La Página de Bedri
·-Libreta de apuntes-·
Coliflor

¿Qué es la coliflor?

La Coliflor es una planta del Grupo Botrytis de las Brassica oleracea en la familia de las Brassicaceae. Se reproduce por semillas. Se trata de una planta anual, pero se encuentran en su mejor momento entre los meses de septiembre y enero, aunque se puede disponer de ellas durante todo el año.

La coliflor es una inflorescencia de forma redondeada, carnosa y de gran tamaño. Pertenece a la familia de las Crucíferas, que engloba a más de 300 géneros y unas 3.000 especies propias de regiones templadas o frías del hemisferio norte. El término Brassica, género al que pertenecen, es el nombre latino de las coles. Dentro de dicha familia se encuentran otras muchas variedades: bróculi, col blanca o repollo, col lombarda, coliflor, nabo, rábano, etc.

La coliflor se parece al brécol y es que está emparentada con él. La planta está compuesta por una cabeza blanca, (si tiene manchas marronáceas, inflorescencias separadas o partes blandas en la masa, significa que está vieja redondeada) denominada masa, que es la única parte comestible, rodeada de gruesas hojas verdes. Su tamaño puede alcanzar los 30 centímetros de diámetro y puede llegar a pesar más de 2 kilogramos. El color de la masa puede ser blanco amarillento, verde o violeta según la variedad cultivada. Tiene un sabor suave y, en ocasiones, ligeramente dulzón.

El principal componente de la coliflor es el agua y es un alimento de escaso aporte calórico ya que presenta un bajo contenido de hidratos de carbono, proteínas y grasas. Sin embargo se la considera una buena fuente de fibra dietética, Vitamina B6, ácido fólico, Vitamina B5, así como pequeñas cantidades de otras vitaminas del grupo B, (como la B1, B2 y B3) y minerales (sobre todo potasio y fósforo).

La coliflor tiene propiedades diuréticas, debido a su elevado contenido en agua y potasio y bajo aporte de sodio. El consumo de esta verdura favorece la eliminación del exceso de líquidos del organismo y resulta beneficiosa en caso de hipertensión, retención de líquidos y oliguria (producción escasa de orina). El aumento de la producción de orina permite eliminar, además de líquidos, sustancias de desecho disueltas en ella como ácido úrico, urea, etc. Por ello se recomienda también a quienes padecen hiperuricemia y gota y a las personas con tendencia a formas cálculos renales.

Uno de los principales inconvenientes de su ingesta es que provoca flatulencia. A pesar de sus múltiples beneficios para la salud, hay que tener en cuenta que para determinadas personas tiene efectos indeseables. La fibra y los abundantes compuestos de azufre en su composición son las sustancias responsables de la flatulencia y la dificultad para su digestión. Sin embargo, la coliflor se digiere mejor que el resto de las coles, por lo que su consumo no ha de estar necesariamente restringido en aquellas personas con trastornos digestivos como gastritis, úlcera o digestiones difíciles. Además, resulta más suave si se cuece con comino o hinojo. También sirve de ayuda una infusión de manzanilla con anís verde o de hierbabuena como postre.

La coliflor puede prepararse al vapor, asada, frita, estofada, hervida o gratinada. Puede servirse como acompañamiento de otros platos, como legumbres o arroz, o como ingrediente básico en una saludable menestra de verduras. También se puede usar como acompañante de algunos pescados, como el bacalao, o incluso puede formar parte de tortilla.

Origen

Diversos estudios concluyen que los tipos cultivados de Brassica oleracea se originaron a partir de un único progenitor similar a la forma silvestre. Esta fue llevada desde las costas atlánticas hasta el Mediterráneo. De esta manera, aunque la evolución y selección de los distintos tipos cultivados tuvo lugar en el Mediterráneo oriental, la especie a partir de la cual derivaron sería B. oleracea y no las especies silvestres mediterráneas. Las evidencias apuntan a una evolución del bróculi y de la coliflor en el Mediterráneo oriental. Sin embargo, es probable que en el camino de diferenciación de estos cultivos, influyeran posibles intercambios de material genético con especies como B. cretica.

La coliflor es una verdura procedente de las regiones del Mediterráneo oriental, en concreto del cercano oriente (Asia Menor, Líbano y Siria). En la Antigüedad no era consumida como alimento. Se utilizaba para tratar algunas enfermedades como el dolor de cabeza o la diarrea. Los romanos fueron los primeros en cultivar la coliflor. Desde Italia se extendió al Mediterráneo, gracias a las relaciones comerciales que tuvieron lugar en aquella época. Fue en el siglo XVI cuando su cultivo llegó a Francia e Inglaterra. En el XVII la coliflor ya se cultivaba en la mayor parte de Europa y no fue hasta el siglo XVIII cuando llegó a España.

En un principio el cultivo de la coliflor se concentró en la península italiana, y debido a las intensas relaciones comerciales en la época romana, tendría como resultado su difusión entre distintas zonas del Mediterráneo. Durante el siglo XVI su cultivo se extendió en Francia, y apareció en Inglaterra en 1586. En el siglo XVII, su cultivo se generaliza por toda Europa y a finales del siglo XVIII se cita su cultivo en España. Finalmente, durante el siglo XIX las potencias coloniales europeas extendieron su cultivo a todo el mundo.

En la actualidad, China es el principal productor de coliflor, si bien esta verdura se cultiva en todo el mundo.

Taxonimía y morfología

La coliflor es una planta, perteneciente a la familia Cruciferae y cuyo nombre botánico es Brassica oleracea L. var. botrytis.

En estas plantas la inflorescencia se encuentra hipertrofiada, formando una masa de pecíolos y botones foliares apelmazados.

Las selecciones de coliflores tienen los soportes de la flor desarrollados prematuramente; las flores abortan en gran parte y las ramificaciones a lo largo de las cuales están distribuidas, se encuentran engrosadas y, disminuyendo de longitud, forman una especie de corimbo regular que termina en una superficie blanca amontonada. Es decir, las ramificaciones florales, gruesas, blancas, más o menos apretadas, pero sí unidas y muy tiernas, forman una masa que es la cabeza o pella de la coliflor, en la que los rudimentos de las flores están representados por pequeñas asperezas en la parte superior.

Son consideradas como coliflores las coles de pella compacta que no forman brotes laterales, son de color blanco y tienen algunas características morfológicas distintas, como las hojas, más anchas y no tan erguidas, con limbos que cubren generalmente en su totalidad el pecíolo, a no ser en las hojas muy viejas algunas variedades; tienen también los bordes de los limbos menos ondulados, nerviaduras menos marcadas y no tan blancas, así como pellas de mayor tamaño, de superficie menos granulada y sabor más suave.

Existen bastantes diferencias en la compacidad de las pellas, y encontramos variedades de grano muy apretado, en cuyo caso son más resistentes a la subida de la flor, mientras que otras son de tipo medio en relación con este carácter o bien de grano casi suelto que forman una superficie menos granulosa, como afelpada, las cuales son de poco aguante en estado de aprovechamiento para el mercado.

La forma de la pella en la coliflor presenta algunas diferencias que son interesantes para su utilización en las descripciones varietales:

Esférico: la forma de las pellas es relativamente esférica, con base plana reducida, siendo el resto de forma redondeada hasta la cúspide.

Abombado: la base plana es más amplia que en el tipo esférico, la relación del diámetro a la altura es mayor y la forma de la superficie en su mitad superior es más amplia.

Cónico: los rudimentos florales forman aglomerados cónicos parciales, en conjunto toman la forma apuntada o cónica, especialmente apuntada en al cúspide de la pella.

Aplanado: la superficie superior de la pella es tan amplia como la base, siendo la relación diámetro-altura mayor que en el tipo abombado, resultando en conjunto una pella aplastada.

Hueco: es el tipo que forman las pellas más ramificadas interiormente.

En el cultivo de la coliflor se reconocen las siguientes fases:

1.-Fase juvenil.
2.-Fase de inducción floral.
3.-Fase de crecimiento de la pella.

La fase juvenil queda definida como aquel periodo en el que la planta no responde a la acción de las bajas temperaturas que provocan la inducción floral, estando marcada su duración por la formación de un número determinado de hojas, diferente de cada cultivar.

Clasificación científica

Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Brassicales
Familia: Brassicaceae
Género: Brassica
Especie: olearacea
Variedad: italica
Nombre trinomial
Brassica oleracea var. italica

Importancia económica y distribución geográfica

La coliflor es de gran importancia económica a nivel mundial. Estas plantas se cultivan anualmente por sus pellas, que se consumen principalmente como verduras o en ensaladas, utilizándose crudas, cocidas, en encurtidos o industrializadas.

Material vegetal

Existen numerosas variedades de coliflor que pueden clasificarse en función de diferentes criterios. Si se atiende a su color, se distingue entre coliflores blancas, verdes y moradas.

Coliflor blanca: es la variedad más común. Su color blanco se debe a que los agricultores unen por encima de la mata las hojas verdes que la rodean. Impiden así la entrada del sol e inhiben el desarrollo de la clorofila, pigmento que les confiere su color verde.

Coliflor verde: se permite su exposición al sol y por tanto tiene lugar el desarrollo de la clorofila. Esta variedad es más aromática que la anterior y contiene más vitamina C. Dentro de este grupo se incluye una variedad conocida como "Romanesco", que tiene forma de torrecilla o minarete.

Coliflor morada: variedad caracterizada por la presencia de antocianinas, unos pigmentos con acción antioxidante, responsables de su color violáceo. Sin embargo, su peculiar color desaparece con la cocción y da lugar a un tono amarillo verdoso.

Se puede hacer una segunda clasificación de la coliflor según los requerimientos térmicos para la formación de la pella.

Coliflores tropicales: son capaces de producir pellas de calidad aceptable a temperaturas superiores a los 20º C. Dentro de este grupo, se encuentran la White Baron y la White Corona.

Coliflores vernalizantes: requieren temperaturas más bajas para producir pellas de buena calidad. Son típicas de países del norte de Europa. Dentro de este grupo se encuentra la variedad Walcheren Winter y sus derivados, así como la Gigante de Nápoles.

Coliflores no vernalizantes: capaces de producir pellas de calidad a temperaturas de entre 14 y 20º C. Son propias de regiones templadas. Se conocen en Europa con el nombre de coliflores tardías. Dentro de este grupo se encuentran la coliflor Erfurt, la tipo Snowball, Suprimax y la variedad Matra.

A continuación se muestran las variedades divididas por su ciclo:

Extratempranas

De Erfurt: variedad muy antigua de origen francés, empleada en numerosas selecciones. Con siembras a finales de junio en clima continental, se cosecha durante la segunda mitad de octubre. La pella es blanca, de tipo abombado, tamaño medio, con un peso alrededor de 1.5 kg, de grano fino y apretado, compacidad media y resistencia también media, para la subida de la flor, que influye en su capacidad de conservación.

Bola de nieve: de características muy parecidas ala De Erfurt, de la que se considera originaria. La pella es igualmente de tamaño medio, grano fino y apretado, pero de tipo más esférico y algo más compacta, con mejor conservación. La planta es de porte bajo, con follaje erecto de color verde claro yde bordes ondulados. Se adapta a todo tipo de suelos, siempre que sean profundos.

Succes: variedad tipo Erfurt, muy precoz, que puede iniciar su recolección a principios de otoño. Forma pellas de tamaño medio, tipo esférico, blancas, de grano fino y apretado, con aguante a subirse, por lo que dura bastante en estado de aprovechamiento; los pedúnculos de la inflorescencia son cortos, lo que da a la pella forma redondeada.

Catalina: variedad española de octubre-noviembre. Corresponde al tipo de coliflor mediterráneo. Forma pellas de muy buen tamaño, muy blancas y finas, pero no de grano demasiado apretado, correspondiendo al tipo hueco, de pedúnculos largos, cuya parte superior es de curvatura amplia. La pella aguanta poco la subida de flor y ha de comercializarse con rapidez , pueden también influir las temperaturas elevadas durante su formación.

Master: de origen danés, muy precoz, se puede considerar de septiembre a octubre según la fecha de siembra, de finales de mayo a finales de junio. La pella es de tamaño medio, blanca, tipo redondeado, compacta, grano fino y duro, con aguante a pasarse, siendo su producción muy agrupada.

Brestol: de origen danés, similar a la variedad Master, aunque con menor precocidad. Forma pellas muy compactas, de grano duro, con aguante y producción agrupada.

Preciosa: de origen holandés, más precoz que la variedad Master. La pella es de tamaño medio, tipo redondeado, blanca, compacta y de grano duro.

Eureka: de origen holandés. Precocidad superior a la variedad Preciosa. Se trata de una planta de poca altura pero vigorosa, con hojas que protegen muy bien la pella, con un periodo muy corto de recolección por estar muy agrupada; la pella es muy compacta, blanca, de tipo esférico, superficie poco irregular y de grano duro.

Presto: de origen francés. Es de las más precoces, pudiéndose cosechar en septiembre-octubre, según se siembre de últimos de mayo hasta últimos de junio. Las pellas son de buen tamaño, muy blancas, de tipo redondeado, poco irregular en su superficie y con pedúnculos cortos; muy compactas, de grano duro, tiene buen aguante y la recolección es agrupada en un periodo breve de tiempo.

Veralto: variedad holandesa, destaca por su precocidad y corto periodo de recolección. El follaje es abundante, cubriendo bien la pella, la cual es compacta, de tipo esférico, blanca, con grano fino, pudiéndose recolectar a principios de otoño.

Primula: variedad holandesa de características similares entre la variedad Eureka y Veralto. Es de poca altura, hojas decolor verde semioscuro, pellas blancas, de buen tamaño, de grano duro y compactas.

Fortados: variedad holandesa de precocidad algo menor que Preciosa. Es de porte medio, con muchas hojas, anchas y de bordes ligeramente ondulados, de color verde semioscuro, erguidas, cubriendo bien la pella; ésta es de buen tamaño, tipo abombado, blanca, compacta y de grano duro.

Tempranas

Suprimax: de origen holandés, se recolecta en noviembre, con siembras a finales de junio en clima continental; el periodo de recolección es muy corto por presentar la formación depellas muy agrupadas. Es de follaje muy abundante, cubriendo la pella que es muy compacta, de tipo esférico, superficie lisa y color muy blanco por su situación profunda en la planta. Está indicada para consumo en fresco y para industria.

Idol: de origen danés, siendo recolectada en el mes de noviembre. Los peciolos tapan la pella, siendo esta de tamaño medio, blanca, compacta y de grano duro.

Supernova: de origen danés, se cosecha a finales de octubre y principios de noviembre. Las pellas son de formación agrupada, de tipo esférico, tamaño medio, compactas y de grano duro.

Selandia: de origen danés, precocidad similar a Supernova. De porte medio y hojas erguidas que protegen la pella. Forma pellas de buen tamaño, muy agrupadas, compactas y de grano duro.

Avans: de origen danés, planta de porte bajo, los bordes de las hojas son ondulados y cubren la pella parcialmente; ésta es de buen tamaño, producción agrupada, blanca, compacta y con buenas características para el mercado.

Dominant: de origen danés, su producción se inicia en diciembre. Da lugar a pellas de buen tamaño pero no excesivo, forma redondeada, cubierta por las hojas interiores, compactas y de grano duro. Está adaptada tanto para la industria como a consumo en fresco.

Lefert: variedad antigua y rústica, resistente al calor. La pella es muy grande, de tipo esférico, superficie algo irregular, compacta de grano fino, que se deforma durante el mes de noviembre.

Lefert B: variedad de noviembre con periodo corto de recolección. La pella es de bordes algo ondulados y el color del limbo verde muy oscuro. La pella es blanca, compacta, de superficie algo irregular, de tipo abombado y de grano duro.

Kangaroo: de origen australiano. Se recolecta en noviembre o diciembre según las fechas de siembra. Son plantas uniformes y de desarrollo corto. Las pellas son blancas, de buen tamaño, tipo esférico, compactas y de grano duro.

Rhonia: de origen francés. Se cosecha en la segunda mitad del mes de diciembre. La pella es de tipo esférico con 20 cm. de diámetro aproximadamente.

Pava de navidad: variedad mediterránea cosechada en el último tercio del mes de diciembre; pero si la siembra se retrasa se puede recolectar durante el mes de enero. En algunas zonas sigue cultivándose por la finura de su sabor.

Florablanca: planta de altura media. Produce pellas de gran tamaño, de color blanco, muy compactas y de grano fino. Especie que se adapta a todo tipo de suelos, siempre que sean profundos.

De media estación

Primus: de origen francés. Se considera temprana dentro de las variedades de media estación, pues su recolección comienza a últimos de diciembre, prolongándose hasta enero. Las plantas son de porte elevado, forman pellas de buen tamaño, blancas, protegidas por las hojas, de tipo esférico, compactas, de grano duro y con buena conservación.

Durato: de origen holandés. Variedad de cosecha agrupada desde avanzado enero hasta primeros de febrero. La pella es blanca, de buen tamaño, tipo esférico, compacta, de grano fino y duro, con superficie algo irregular.

Canberra: de origen australiano, cosechada durante la segunda mitad de febrero. Da lugar a buenas pellas, de color blanco, tamaño medio, regulares, compactas y de grano duro.

Frankfurter: variedad de origen alemán , cultivada desde antiguo. Planta de porte elevado y vegetación muy vigorosa, con hojas grandes, de color verde oscuro azulado; la producción se concentra durante la mitad del mes de febrero. Forma pellas bastante grandes, blancas, compactas, de grano fino y duro. Destaca su excelente conservación, siendo una planta rústica y resistente al frío. Especie que se adapta a todo tipo de suelos, siempre que sean profundos.

Gigante danés: originaria de Dinamarca, se trata de una variedad clásica de enero-febrero. Forma pellas redondeadas, de color blanco, superficie granulosa, dura, compacta y resistente al frío.

Gigante de Nápoles: se trata de una variedad antigua que aún sigue cultivándose, y está extendida por diversos países. Se recolecta durante la segunda mitad de febrero. Forma pellas muy grandes que pueden sobrepasar los 30 cm. de diámetro, blancas, de tipo abombado, de grano fino y duro y con una buena conservación.

Tardías

De San José: variedad mediterránea de cultivo tradicional, que ha sido desplazada por las nuevas variedades con mejores características de conservación. Su ciclo puede variar si se retrasa la siembra, pero suele recolectarse en marzo. Las pellas son de gran tamaño y quedan protegidas por las hojas, son de sabor fino, de tipo hueco, con pedúnculos largos, grano no duro que fácilmente es afectado por las elevadas temperaturas, presenta poca conservación, separándose sin dificultad el grano y deformándose para subirse a flor.

Tardía de Cuaresma: se trata de una variedad resistente al frío, con producción en marzo-abril. Las pellas son grandes, blancas, protegidas por las hojas, compactas, de grano fino y duro, con excelente conservación y producción escalonada.

Metropol: de origen italiano y muy extendida por su ciclo tardío, ya que la producción tiene lugar a finales de marzo y abril, por tanto se aconseja su cultivo en zonas frías. Es una planta de porte medio, de vegetación vigorosa, con numerosas hojas, de color verde oscuro que cubren bien lapella. Las pellas son voluminosas, compactas, de grano duro, producción escalonada y buena conservación. Especie que se adapta a todo tipo de suelos, siempre que sean profundos.

Mejora genética

La carencia de una taxonomía clara de este cultivo a afectado negativamente a la conservación de sus recursos genéticos. Por una parte, muchos tipos de coliflores se han extinguido por el desconocimiento que de los mismos tenían los bancos de germoplasma. Por otra parte, la falta de uso en cuanto a la variación genética de la coliflor, ya que los mejoradores se han dedicado exclusivamente a realizar cruzamientos con otras especies del mismo género tratando de encontrar en ellas las características deseadas.

Requerimientos edafoclimáticos

Temperatura

Las coliflores son algo más sensibles al frío que el bróculi, ya que responden mal a las bajas temperaturas (0ºC), afectándole además las altas temperaturas (>26ºC). La temperatura óptima para su ciclo de cultivo oscila entre 15.5-21.5ºC.

Las variedades y su ciclo se cultivan en relación con las posibles heladas donde se presenten. En estos casos se utilizarán variedades cuyas hojas arropen las pellas cuando alcancen su tamaño de mercado, debiendo cosecharlas antes de que las hojas se abran y dejen de proteger la pella que puede ser dañada entonces por las heladas.

Suelo

La coliflor es más exigente en cuanto al suelo que los restantes cultivos de su especie, necesitando suelos con buena fertilidad y con gran aporte de nitrógeno y de agua. En tierras de mala calidad o en condiciones desfavorables no alcanzan un crecimiento óptimo.

La coliflor es un cultivo que tiene preferencia por suelos porosos, no encharcados, pero que al mismo tiempo tengan capacidad de retener la humedad del suelo.

El pH óptimo está alrededor de 6.5-7; en suelos más alcalinos desarrolla estados carenciales. Frecuentemente los suelos tienen un pH más bien elevado, por tanto se recomienda la aplicación de abonos que no ejerzan un efecto alcalinizante sobre el suelo.

Los abonos estabilizados no solo no aumentan el pH del suelo, sino que lo pueden bajar 2 ó más unidades en el entorno inmediato de las raíces, siendo su efecto tanto más pronunciado cuanto más alto sea el pH.

Cultivo

Semillero

La siembra suele realizarse en semillero desde marzo hasta junio, según las variedades, efectuándose el trasplante durante el verano.

Pueden obtenerse coliflores en verano, cultivando variedades de ciclo muy corto que se siembran en invernadero en pleno invierno, pasándose al terreno de asiento en primavera; pudiéndose así obtener pellas durante los meses de julio y agosto.

En una cadena de siembra automática se depositan las semillas en los alvéolos de unas bandejas de poliestireno, que contienen un sustrato hortícola de tipo estándar y cuya superficie externa está recubierta de una fina capa de vermiculita, para mantener el grado higrométrico adecuado. De aquí pasarán a la cámara de pregerminación, de donde saldrán las plántulas mostrando los cotiledones parcialmente, pasando al invernadero, donde se desarrollarán hasta la cuarta o la quinta hoja verdadera, que nos marcará el momento del trasplante.

Preparación del terreno

Consiste principalmente en la nivelación del terreno, especialmente donde se realice riego a manta o por surcos, además de evitar desniveles que propicien encharcamientos y poder realizar riegos uniformes. Posteriormente se realiza una labor profunda o subsolado con reparto de estiércol y abonado de fondo para facilitar el desarrollo radicular del cultivo. A continuación, dar una labor de desmenuzamiento del suelo con un pase de fresadora.

Se recomienda aplicar un herbicida de preemergencia contra malas hierbas anuales como Oxifluorfen 24%, presentado como concentrado emulsionable a una dosis de 1-2 l/ha. Debiendo tener precauciones en cuanto al uso reiterado en la parcela o a la posibilidad de lluvias ocasionales en días próximos al trasplante que puedan propiciar salpicaduras de barro en las plantas y que puedan dar lugar a fitotoxicidades.

Plantación

Las fechas de plantación influyen en el peso medio de los frutos, dependiendo de los ciclos: en los ciclos más cortos, las primeras fechas dan pesos algo mayores que en la últimas, ocurriendo al contrario en los ciclos más tardíos. En los cultivares tardíos, la variación de fechas de plantación permite una recolección escalonada dentro de cada cultivar.

El trasplante se hace sobre caballones o mesetas elevadas, empleando una densidad de plantación de 4 plantas/m2, distribuyéndose las plantas al tresbolillo.

Riego

La coliflor demanda un poco más de agua que el bróculi, debido a que su ciclo de cultivo es más largo, se suelen aplicar de 8-14 riegos con una frecuencia semanal. Dada la sensibilidad de la coliflor al encharcamiento no es recomendable aplicar riegos hasta pasados unas 2 ó 3 semanas tras la plantación (depende de las condiciones climáticas), es decir, en cultivos intensivos con fertirrigación será conveniente aplicar un abonado de fondo que proporcione el abono a la planta sin necesidad de iniciar los riegos.

En suelos pesados se recomienda dar 5 riegos por ciclo y en suelos ligeros se recomiendan 10 riegos por ciclo.

En sistema de riego por surcos, se suelen separar las hileras entre 0.5-0.8 m. ajustando la separación entre plantas hasta obtener la densidad requerida. En sistema de riego por goteo se suelen emplear bancos distanciados entre 1-1.4 m. realizando la plantación al tresbolillo. La coliflor es un cultivo medianamente sensible a la salinidad del agua de riego. Por ello es recomendable la aplicación de abono que no incremente la salinidad del agua de riego y del suelo.

Abonado

Nitrógeno: se trata de un cultivo ávido de nitrógeno, principalmente en los primeros 2/3 de su cultivo. La aplicación de nitrógeno en forma de nitrógeno estabilizado reduce la concentración de nitratos en hojas y pella entre un 10-20%. Por ello los abonos estabilizados son especialmente adecuados en el cultivo de la coliflor.

Fósforo: no debe excederse en cuanto a su abonado, pues favorece la subida de flor.

Potasio: el potasio es muy importante para obtener una cosecha de calidad. Además confiere resistencia a condiciones ambientales adversas (heladas, sequía...) y ataque de enfermedades. La carencia de potasio provoca una acortamiento de los entrenudos y pigmentación violácea en los nervios de las hojas.

En cuanto a las carencias de microelementos, la coliflor es especialmente susceptible a presentar carencias de boro y molibdeno.

Un programa de abonado recomendado en el cultivo de la coliflor sería:

Abonado de fondo:

12-24 tn/ha de estiércol o gallinaza fermentados.
600 kg/ha de complejo NPK (15-15-15).
240 kg/ha de sulfato de magnesio.

Abonado de cobertera:

240 kg/ha de nitrosulfato amónico a los 10-20 días de la plantación.
300 kg/ha de nitrato potásico a los 30-40 días de la plantación.
240 kg/ha de nitrosulfato amónico al cubrir la vegetación totalmente el suelo.

Malas hierbas

El cultivo debe mantenerse limpio de malas hierbas hasta el inicio de la cosecha, por tanto, se controlarán las malas hierbas con herbicidas selectivos empleados en pretrasplante o postrasplante del cultivo y/o a través de escardas mecánicas con el aporcado a los 15 ó 30 días del trasplante o, bien combinar el empleo de herbicidas localizados en el lomo del surco y aporcados en el vacío con aperos adecuados.

(Sigue en la página siguiente ...)

Documentación


http://es.wikipedia.org/