Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Libreta de apuntes
Saúco

¿Qué es el saúco?

El saúco es una planta medicinal utilizada desde antiguo; sus referencias se remontan a la Edad de los Metales. Entre sus numerosas propiedades se le atribuyeron incluso virtudes mágicas. Contiene aceites esenciales, taninos, ácidos orgánicos, ácidos animados, azúcar, abundante vitamina C, y una serie de glucósidos como la rutina y la sambunigrina. Es un arbusto caducifolio de de tronco con corteza suberosa y ramas con médula blanquecina muy desarrollada.

Es una especie extendida por toda Europa, propia de los bosques húmedos y riberas y que se cultiva por las flores y los frutos. Además, en macizos o como árbol pequeño solitario resulta interesante por su floración y su fructificación apreciada por las aves.

Hay varias otras especies estrechamente vinculadas, nativas de Asia y de Norteamérica, muy similares, y tratadas como subespecies de S. nigra, por algunos botánicos.

Los frutos frescos y maduros también se emplean en mermeladas, jarabes, licores y vinos. La planta tiene un particular aroma y es amarga.

Se utiliza en sahumerios para problemas de la piel y en infusión para calmar la tos, como sudorífico, lavar los ojos, manchas en rostro, en gargarismos para las anginas y las encías inflamadas. Los frutos son depurativos, la corteza es purgante y diurética y la madera, dura y fuerte, es empleada en tornería

La infusión de flores secas es un buen remedio para las afecciones de las vías respiratorias altas, anticatarral y eficaz contra los resfriados gracias a su acción sudorífica. Es calmante, útil en el tratamiento de trastornos nerviosos ligeros, tales como insomnios, migrañas, dolores de cabeza e inflamaciones dolorosas. Es depurativo, diurético, útil en afecciones renales (nefritis) y laxante; entra en la composición de tisanas adelgazantes. Se usa externamente en compresas y baños para los ojos. El agua de saúco es un buen astringente ocular. En farmacología también se utiliza el vinagre de saúco (acetum sambuci), como desinfectante y en la preparación de compresas febrífugas.

No se debe confundir con su pariente el sauquillo o yezgo (Sambucus ebulus), cuyos frutos tienen una apariencia similar, pero son venenosos. Es fácil, no obstante, diferenciar ambas plantas, pues mientras el saúco es un arbusto, el sauquillo es una planta herbácea de no más de 2 m. De alto.

Clasificación científica

Reino: Plantae
Subreino: Tracheobionta
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Asteridae
Orden: Dipsacales
Familia: Adoxaceae
Género: Sambucus
Especie: S. nigra
Nombre binomial
Sambucus nigra
L.
Sinonimia
Sambucus graveolens Willd. ex Schult.
Sambucus peruviana H.B. & K.
Sambucus peruvianus

Descripción

Planta arbustiva o pequeño arbolillo de entre 2 y 5 m de altura, de copa baja y densa, redondeada. El tronco es curvo, inclinado por lo general; las ramas son gruesas y tienen una medula blanca y la corteza rugosa. Sus yemas son ovales, agudas y tienen 2 o 4 escamas dispuestas de forma opuesta. Las hojas, en pares opuestos de 10-30 cm de largo, son grandes, caducas, imparipinnadas, formadas por 5 o 7 (raramente 9) foliolos ovado-lanceolados, de ápice agudo y margen serrado, con el haz glabro y algo peloso en el envés. Las flores se reúnen en corimbos densos, que aparecen después de las hojas, y que al madurar se van haciendo colgantes; son de color blanco cremoso; el cáliz es pequeño, tubular, de 2 mm de diámetro y tiene en su extremo 5 pequeños dientes; la corola, de 6 mm de diámetro, tiene los pétalos soldados en la base. El androceo está formado por 5 estambres con anteras amarillas y oblongas. El gineceo tiene un ovario con 3-5 lóculos y un estilo corto que acaba en 3 estigmas. Florece en de abril a junio y polinizado por avispas fructifica durante agosto y septiembre. El fruto es una baya negra globosa en la madurez con 3-5 semillas oblongas y comprimidas. Fruto en grupos caedizos a fines del otoño; son importante alimento de muchas aves. Las bayas son verdes primero y negras cuando maduran.

Principios activos

Corteza:

Flores:

Frutos:

Hábitat y ecología

Vive tanto en bosques como matorrales en lugares frescos, pero también en escombreras, zonas habitadas, generalmente en zonas de suelo fresco y húmedo, desde el nivel del mar a los 1500 m. Es una especie pionera en la colonización de muchos lugares, ya que sus frutos son comidos por aves y las semillas se dispersan con las deyecciones. Forma parte de comunidades de la Clase Querco - Fagetea, que están dominadas por meso y microfanerófitos, caducifolios o marcescentes, que forman bosques, prebosques y formaciones arbustivas de xerófilas a higrófilas. Son características Acer pseudoplatanus, Arum maculatum, Brachypodium sylvaticum, Castanea sativa, Corylus avellana, Dryopteris affinis, Dryopteris dilatata, Dryopteris filis-mas, Euphorbia amygdaloides, Euphorbia dulcis, Fagus sylvatica, Fraxinus excelsior, Hedera helix, Hyacinthoides non-scripta, Hypericum androsaemum, Ilex aquifolium, Lonicera periclymenum, Melittis melisophyllum, Oxalis acetosella, Poa nemoralis, Polygonatummultiflorum, Polypodium vulgare, Polystichumaculeatum, Polystichum setiferum, Prunus avium, Quercus robur, Ranunculus tuberosus, Sambucus nigra, Sorbus aria, Stellaria holostea, Symphytum tuberosum, Taxus baccata, Ulmus glabra y Viola reichenbachiana.

Requerimientos ecológicos

Resiste bien heladas fuertes de -15/-20 °C. Es poco exigente en suelos, tanto húmedos y frescos como terrenos áridos y húmedos. El riego regular, evitando que el terreno llegue a quedar completamente fresco. Es atacado por pulgones.

  • Luz: Penumbra.
  • Temperatura: Calor moderado.
  • Piso: montano principalmente.
  • Continentalidad: Suboceánica; no soporta heladas tardías ni temperaturas extremas.
  • Humedad: Suelos de moderadamente secos a húmedos.
  • Acidez: Suelos débilmente ácidos. pH 4.5 - 7.5.
  • Nitrógeno: Principalmente suelos ricos; indicadora de riqueza de nutrientes.

Distribución

Presente en Europa, la zona Oeste de Asia y el Norte de África.

Cultivo del saúco

El saúco se cultivó en jardines durante mucho tiempo. Aunque el olor de sus hojas no es agradable, entre finales de primavera y principios de verano se cubre de bonitas flores blancas. En un jardín natural ofrece refugio y alimento a muchas aves.

El saúco es un arbusto o árbol perenne de hasta 10 m. De altura si se le deja. Prefiere zonas soleadas o parcialmente sombreadas, suelos frescos y con cierta humedad. Se siembra en otoño o primavera, también se puede reproducir por esquejes.

Propagación

Su propagación por semilla es algo difícil debido a complejas condiciones de letargo que abarcan tanto a las cubiertas de las semillas como al embrión.

Probablemente el mejor tratamiento es un periodo de estratificación cálida de 2 meses a temperaturas de 21º a 30ºC seguido por un periodo de 3 a 5 meses de estratificación fría a 4ºC.

Estas condiciones se pueden conseguir en forma natural plantando las semillas a fines del verano, debiendo presentarse la germinación en la primavera siguiente.

Como las estacas de madera suave pueden hacerse enraizar con bastante facilidad bajo vidrio, si se toman en primavera u otoño, éste es el método que generalmente se usa.

Recolección y conservación

La primavera o el otoño son las mejores estaciones para recolectar las flores. Hemos de escoger las hojas de los brotes tiernos también en primavera. La corteza en el otoño y los frutos a final del verano o en el otoño.

Las flores deben de secarse a la sombra y guardarlas en un lugar seco y oscuro. La corteza debe secarse al sol y conservarla en un recipiente seco y hermético. Los frutos se pueden comer frescos o secarlos al sol y guardarlos en las mismas condiciones que la corteza.

Para usos medicinales se recolectan sobre todo las flores y frutos, aunque también tienen utilidad las hojas y cortezas. La floración se produce en primavera hasta el verano, dependiendo de la latitud, y es el momento en que se procede a cortar las hojas e inflorescencias, que deberá realizarse con tijeras. Para obtener los frutos y cortezas hay que esperar al otoño.

Las partes cortadas se colocan sobre cañizos, cuidando en el caso de las flores que queden hacia abajo. El secado de éstas debe ser rápido, para ello hay que elegir un lugar bien ventilado; posteriormente, una vez desecadas, se desprenden y se almacenan en recipientes herméticos o sobres bien cerrados, siempre en un lugar seco y alejadas de la humedad.

Propiedades nutricionales

Los frutos, crudos o cocinados, se emplean como alimento, aunque su fuerte sabor no es soportado por muchas personas, pero cocinado, muchos lo consideran un buen plato. Se usa para dar aroma y color a confituras, vinos, salsas y tartas, ya que tiene un jugo rojizo oscuro. Es necesario cocinarlo para destruir sus toxinas o dejarlo madurar completamente. Las flores tienen un uso similar.

Los frutos y las flores de saúco son comestibles. Los primeros se pueden preparar en zumos, mermeladas, jaleas, salsas, sopas, etc. Deben de consumirse siempre maduros, pues cuando verdes son tóxicos. También las semillas, aún estando bien maduras, son indigestas, por lo que conviene no abusar del fruto en crudo.

El saúco como bebida

Con las bayas de saúco se pueden preparar zumos simplemente prensando los frutos con un paño limpio. También se pueden preparar licores.

Las flores de saúco también se han empleado para hacer licores y aromatizar vinos.

Efectos

Corteza:

  • Diurético salurético.
  • Antirreumático.

Flores:

  • Diaforético.
  • Diurético salurético.
ADVERTENCIA: si usted está enfermo o cree que pudiera estarlo acuda a su médico, solo él puede ofrecerle un diagnostico y un tratamiento adecuado a su caso basado en el conocimiento y en estudios serios, rigurosos y avalados por la evidencia científica demostrable. La salud es un bien que no tiene repuesto.

Efectos tóxicos

Las semillas, por su contenido en compuestos cianogenéticos, pueden resultar tóxicas en dosis elevadas.

Usos culturales y tradiciones

El saúco es uno de los árboles con más potencial mágico en la cultura europea. Según la tradición cristiana, ha sido considerado históricamente como el emblema de la pena y de la muerte. Las razones hay que buscarlas en hechos históricos. Este fue el árbol en que se colgó Judas y los leños de la cruz de Jesucristo parece ser que estaban hechos de saúco. A partir de aquí, son muchas las culturas que han considerado este árbol como maldito y han procurado que sus ciudadanos se alejasen de él. Así, por ejemplo, entre los gitanos existe la creencia de no utilizarlo en sus hogueras. En la tradición teutónica se le relacionaba con la ninfa de los bosques Hyldemoer, que habitaba en sus ramas y no dejaba que lo cortasen al perseguir a los que lo hacían y encantarlos. Dicen que se metía en las casas de aquellos que habían puesto a sus pequeños a dormir en cunas hechas con su madera y les molestaba hasta que eran sacados de las mismas. Dentro de esta misma cultura, los enterradores medían a los muertos para construir sus ataúdes, con varas cortadas de este árbol.

Pero las creencias sobre esta especie no son todas negativas, aunque si mágicas. Los serbios se casan llevando una ramita suya, como seña de que la unión será duradera. Entre los anglosajones existía la creencia de recoger sus hojas el último día de abril y colgarlas encima de las puertas, para evitar que no entrasen las brujas. En el Tirol, si se coloca encima de una tumbas una cruz hecha a partir de él, y si esta florece, el anima del muerto descansará feliz.

Se le atribuyen virtudes mágicas a las flores recolectadas la víspera de San Juan.

Otros usos y curiosidades

El hombre se ha valido del saúco desde la edad de piedra, como alimento, medicina, en ritos religiosos y mágicos, como planta de jardín, para fabricar silbatos valiéndose de su madera hueca, etc.

Hojas, ramas jóvenes y flores tienen un olor un tanto desagradable que recuerda al amoníaco La madera es bastante homogénea, amarillenta; se seca difícilmente y es fácil de torcer y agrietar, por lo que su uso principal es la realización de tornería.

Las hojas quemadas se han empleado como insecticida y la infusión de las hojas se empleó como repelente de mosquitos y, rociada sobre las plantas, para protegerlas de pulgones y orugas.

La madera de saúco es frágil y ligera, no es un buen combustible.


Documentación

http://www.asturnatura.com
http://www.botanical-online.com
http://www.hierbitas.com
http://fichas.infojardin.com
http://www.natureduca.com
http://www.vivelanaturaleza.com
http://es.wikipedia.org/