La Página de Bedri
·-Libreta de apuntes-·
Espárrago

¿Qué es el espárrago?

El espárrago es una planta originaria de los países mediterráneos, es un cultivo hortícola al que se atribuyen numerosos beneficios para la salud. La vida productiva de una esparraguera es de aproximadamente 7 u 8 años, si bien, cuando son silvestres, pueden llegar hasta unos 30 años.

El espárrago blanco se obtiene al evitar la exposición de las plantas a la luz mientras crecen.

En la actualidad, España es el primer productor de esta planta en el ámbito de la Unión Europea (UE). Francia ocupa el segundo puesto y con menor producción Italia, Alemania, Grecia y Holanda, entre otros. Pero la UE importa gran cantidad de espárrago de conserva de terceros países, principalmente provienen de China, Perú, Méjico y Taiwan.

Según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA, La alimentación en España. Madrid 2000) el consumo medio por persona se sitúa en torno a los 0,25-0,30 kilogramos al año, siendo Navarra la comunidad autónoma donde se produce el mayor consumo en el hogar de este producto.

El mercado del espárrago tiene dos vías principales de venta: el mercado del espárrago fresco y la industria transformadora en conserva y congelado. En esta nota nos vamos a detener a la regulación de la comercialización del espárrago fresco.

El espárrago pertenece a la familia de las Liliaceae, cuyo nombre botánico es Asparagus officinalis L. Es una planta herbácea perenne cuyo cultivo dura bastante tiempo en el suelo, del orden de 8 a 10 años, desde el punto de vista de vida económica rentable. La planta de espárrago está formada por tallos aéreos ramificados y una parte subterránea constituida por raíces y yemas, que es lo que se denomina comúnmente “garra”. La esparraguera (del latín sparagus) (Asparagus officinalis) es una planta perenne de cuyos brotes jóvenes se obtienen las verduras conocidas como espárragos. Ha sido usado desde tiempos muy antiguos como verdura culinaria, debido a su delicado sabor y a sus propiedades diuréticas. Hay una receta para cocinar espárragos en el libro de recetas más antiguo que se conserva, De re coquinaria, libro III, escrito por Apicio en el siglo III.

El espárrago es bajo en calorías y provee una cantidad considerable de dos antioxidantesvitamina A y C.

Realmente es una fuente de folatos y también tiene mucha fibra.

Origen

Los primeros vestigios de espárragos aparecieron en forma de pinturas en los monumentos egipcios (3.000 a.C.), eran dibujados atados en manojos en dos o tres ligaduras; en esta caso parecían ser utilizados como ofrenda a los dioses. Fue una hortaliza apreciada por los griegos, pero serían los romanos quienes introdujeran este cultivo en Europa septentrional. Existen evidencias escritas de su consumo en la época romana. Tras las invasiones bárbaras, su cultivo solo se conservó en España hasta el final de la Edad Media, en que volvieron a cultivarse en el norte y centro de Europa. Fue durante la Edad Media cuando se produjo un incremento importante de este cultivo en la zona mediterránea, dedicándose más tierras al cultivo de esta planta vivaz. Las primeras variedades seleccionadas se obtuvieron en Holanda en el siglo XVIII consiguiéndose un incremento importante de su producción con respecto a la denominada tradicional; fue entonces cuando Francia importa estas variedades e intensifica su estudio en nuevas técnicas de cultivo y en la obtención de híbridos.

Hace mucho tiempo fue cultivado con propósitos medicinales como un remedio natural para limpiar la sangre y con propiedades diuréticas.

Durante la época del Renacimiento, el espárrago fue promocionado como un afrodisíaco y prohibido en las mesas de la mayoría de conventos.

Distribución geográfica

La producción de espárragos a nivel mundial se ha constituido durante los últimos años, en una actividad con un creciente auge especialmente en las importaciones, por ser un producto con un nivel preferencial en el mercado internacional que le permite obtener elevados beneficios, dado el incremento de su consumo y la variedad de preparaciones.

Los principales países productores de espárragos son China con aproximadamente el 84% de la producción mundial, la cual está mayormente dedicada al consumo interno. Le sigue Perú con una participación equivalente al 4% de la producción mundial, estando en continuo aumento, debido a que las condiciones climáticas le permiten producir durante todo el año. Estados Unidos participa con un 3% con tendencia decreciente.

Taxonomía y morfología

Clasificación científica

Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Liliopsida
Orden: Asparagales
Familia: Asparagaceae
Género: Asparagus
Especie: A. officinalis
Nombre binomial
Asparagus officinalis
L.

Descripción

Es una planta herbácea perenne cuyo cultivo dura bastante tiempo en el suelo, del orden de 8 a 10 años, desde el punto de vista de vida económica rentable.

La planta de espárrago está formada por tallos aéreos ramificados y una parte subterránea constituida por raíces y yemas, que es lo que se denomina comúnmente “garra”.

Tallo: el tallo principal es único, subterráneo y modificado en un rizoma. En el terreno se desarrolla horizontalmente en forma de base o plataforma desde la cual se producen, según su tropismo, otros órganos de la planta.

Raíces: Las raíces principales nacen directamente del tallo subterráneo y son cilíndricas, gruesas y carnosas teniendo la facultad de acumular reservas, base para la próxima producción de turiones; de estas raíces principales nacen las raicillas o pelos absorbentes cuya función es la de absorción de agua y elementos nutritivos.

Las raíces principales tienen una vida de 2 a 3 años; cuando estas raíces mueren son sustituidas por otras nuevas, que se sitúan en la parte superior de las anteriores, con ello las yemas van quedando más altas; de esta forma la parte subterránea va acercándose a la superficie del suelo a medida que pasan los años de cultivo.

Yemas: Las yemas son los órganos de donde brotan los turiones, parte comestible y comercializable de este producto, que cuando se dejan vegetar son los futuros tallos ramificados de la planta.

Flores: son pequeñas, generalmente solitarias, campanuladas y con la corola verde amarillenta. Su polinización es cruzada con un elevado porcentaje de alogamia.

Fruto: es una baya redondeada de 0.5 cm. de diámetro; son de color verde al principio y rojo cuando maduran. Cada fruto tiene aproximadamente de 1 a 2 semillas.

Semillas: son de color pardo oscuro o negras, y con forma entre poliédrica y redonda, teniendo un elevado poder germinativo.

*La planta de espárrago es dioica; es decir, hay plantas hembras que solamente dan flores femeninas y plantas machos que únicamente dan flores masculinas.

Las plantas macho son más productivas en turiones que las plantas hembra; esto es lógico que ocurra, ya que las plantas hembra en la formación de flores, frutos y semillas utilizan buena parte de las reservas, que en el caso de las plantas macho acumulan en las raíces para la próxima producción de turiones. Las plantas macho son, también, más precoces y longevas que las hembras.

En un cultivo de espárrago verde son preferibles las plantas macho a las hembras, ya que al no fructificar no hay posibilidad de que las semillas den lugar a nuevas plantas, que multiplican la densidad de plantación; lógicamente, pasando los años al existir mayor número incontrolado de plantas, disminuye la calidad al no dar muchos turiones el calibre mínimo exigido por las normas de calidad vigentes.

Desde el punto de vista agronómico, la planta de espárrago tiene tres fases diferenciadas:

-Desarrollo vegetativo.

-Producción de turiones.

-Parada vegetativa.

Clima.

Se trata de una de las especies más sensibles a las oscilaciones térmicas, que se manifiesta por la inercia de sus movimientos vegetativos.

La temperatura de la atmósfera para el crecimiento de turiones está comprendida entre 11 y 13ºC de media mensual.

El óptimo de desarrollo vegetativo está comprendido entre 18 y 25ºC. Por debajo de 15ºC por el día y 10ºC por la noche paraliza su desarrollo; por encima de 40ºC encuentra dificultades para desarrollarse.

La humedad relativa óptima en el crecimiento de turiones está comprendida entre el 60 y 70%.

Si el cultivo es al aire libre, el efecto del viento puede tener una especial incidencia al final del desarrollo de los plumeros, pues pueden llegar a "encamarlos", no habiéndose comprobado pernicioso este efecto en el cultivo. En zonas con vientos dominantes en una dirección fija, se realizarán las hileras de cultivo en esa dirección.

Iluminación.

Al tratarse de espárrago verde, la característica del color es un factor de calidad, por tanto se debe procurar dar este color a la mayor parte posible del turión, como mínimo dos tercios de su longitud. Es decir, cuando perseguimos el color verde se deberá actuar procurando captar la mayor cantidad de luz, para que se pueda sintetizar la clorofila necesaria para lograr dicha coloración.

Suelo.

La textura debe ser franca, con inclinación a franco arenosa o limosa; también admite la franco arcillosa, aunque no le convienen los suelos arcillosos. Para el mejor aprovechamiento comercial de sus turiones, el suelo no debe ser pedregoso para evitar que, durante el crecimiento de la yema apical del turión bajo tierra, se deteriore por roces u obstáculos con las piedras.

El terreno no debe encharcarse en ningún momento, ya que tiene gran sensibilidad a la asfixia radicular.

El pH óptimo está comprendido entre 7,5 y 8, aunque admite suelos de pH 6,5.

Tiene gran resistencia a la salinidad del suelo y del agua de riego; siendo uno de los cultivos de huerta que presenta más resistencia a la salinidad, pero aunque tolera una elevada conductividad eléctrica, se entreve la posibilidad de que pueda ser causante de la disminución de longevidad del esparragal.

Materia Vegetal

Existen diferentes criterios de clasificación varietal, entre los que la coloración de los brotes es la más importante, habiendo variedades de brotes de color púrpura que una vez expuestos a la luz adquieren una tonalidad verde oscura, y otras de brotes violáceos y rosados, que viran a verde claro al ser expuestas a la luz.

Las características que deben reunir las variedades de espárragos verde, deben ser las siguientes.

-Precocidad.
-Resistencia al espigado de la cabeza.
-Color.
-Resistencia a enfermedades, especialmente por Roya.
-Grosor medio del turión.

Las variedades más aptas para el cultivo del espárrago verde son: Verde de California, Huetor, Plaverd, UC-157, Mary Washington, Jersey Giant, Eros, Grande, Mastric etc.

Huetor: variedad autóctona de la localidad granadina de Huetor-Tájar. Es específicamente de aptitud "verde". Existen dos modalidades de color verde: oscuro y morado. Es de precocidad media y productividad por debajo de la mayoría de las variedades híbridas con aptitud para "verde".

Plaverd: es una variedad específica para producción de espárragos verdes. En cuanto a la precocidad, es menos temprana que la variedad Huetor.

UC-157: variedad obtenida en 1.980 en Estados Unidos. Se trata de una variedad específica para la producción de turiones verdes. Se comercializan los híbridos F1 y F2. El híbrido F1 es más productivo y de mejor calidad que el híbrido F2. Es una de las variedades más precoces y más productivas del mercado.

Mejora genética

Los principales objetivos que se persiguen en la Mejora Genética del espárrago verde son:

Precocidad.
Incremento y agrupación de la producción.
Buena calidad, uniformidad y apariencia atractiva del turión.
Disminución de la fibrosidad del turión.
Mantenimiento de las brácteas cerradas en el turión.
Resistencia a plagas y enfermedades.
Cultivares totalmente masculinos.

Actualmente las investigaciones se centran por un lado en el cultivo de anteras como fase previa para obtener "supermachos" (YY) que son cruzados con hembras (XX) y dan lugar a híbridos totalmente masculinos, que son empleados como cultivares.

En la producción de "supermachos" se emplean dos métodos:

1.- La autofecundación de flores hermafroditas que aparecen en individuos machos andromonoicos.
2.- El cultivo de anteras para producción de callos y posterior regeneración de plantas.

Cultivo

Preparación del terreno

Será necesario una buena labor de subsolador, para facilitar la posterior exploración y fácil desarrollo de un potente sistema radicular, así como pases cruzados de cultivador y fresadora que favorezcan la uniformidad de distribución de enmiendas y abonados de fondo y la consecución de una estructura mullida, a la hora de trazar los surcos, en cuyo fondo se desarrollará el material vegetal, pero se recomienda que este no sobrepase los 50 cm. de profundidad. En este caso el fondo del surco respecto al nivel del suelo estará a 10-15 cm. En la profundidad influye el tipo de órgano a plantar, garra o plántula, la diferencia va ser aproximadamente de 5 cm, siendo el rizoma de la garra no superior a esa altura, y que deberá dirigirse erguido para mantener su tropismo.

Al no tener que blanquear, se puede prescindir de utilizar caballones.

Trasplante.

El trasplante depende del tipo de material vegetal a implantar, garra o plántula.

-Plántula: se obtienen a partir de semillas híbridas. El momento del trasplante la plántula presentará un plumerillo de unos 10-12 cm de longitud que por su base mostrará un segundo plumero más o menos crecido.

En la plantación con planta en cepellón puede obtenerse producción de turiones a los dos años, después de haber realizado la plantación en el suelo definitivo de cultivo; pero en climatologías cálidas, al año de haber realizado la plantación ya se puede obtener cosecha.

-Garra: las garras son obtenidas en los semilleros, se recomienda que las garras pesen unos 60 g, siendo conveniente desechar aquellas cuyo peso es inferior a los 20 g.

Al año de realizar la plantación con garra en climas cálidos se obtiene la primera recolección; siendo recomendada esta forma de plantación para cultivo forzado en invernadero.

Siembra directa.

Se depositan dos líneas de semillas separadas entre sí unos 25 cm, dejando a cada lado de las líneas de siembra un metro aproximadamente, por tanto el gasto en semilla será de unos 3 kg semillas/ha.

Malas hierbas

La presencia de malas hierbas además de competir en la captación de agua y fertilizantes, dificultan la localización y posterior recolección de los turiones verdes.

En la etapa de formación y desarrollo de los plumeros, la parte aérea sintetiza las sustancias de reserva que son acumuladas en las garras; pero en la fase de recolección se produce una migración de las reservas acumuladas en la garra que son empleadas en la formación de turiones. Por tanto, es posible emplear herbicidas sistémicos vía foliar en la fase de recolección, pues solo afectan a los turiones emergidos y no a la parte subterránea de la planta.

Densidad de plantación

La densidad de plantación en el cultivo del espárrago verde oscila entre 25.000 y 30.000 plantas /ha. Pero si el cultivo se lleva a cabo en invernadero una densidad de plantación adecuada sería de 33.000 plantas/ha para un marco de 1 x 0.33 m.

Con 25.000 plantas/ha se recomiendan marcos de plantación de 1.25-1.50 x 0.30 m

Siega

Una vez que finaliza el periodo de aprovisionamiento y restitución de las sustancias se reserva extraídas de la planta durante la recolección, el conjunto de la parte aérea comienza a secarse.

La siega debe realizarse próxima a la base del tallo, se recomienda realizarla de forma mecanizada, aunque también se realiza manual. En el mercado existen unas sierras de disco que son accionadas por un motor que pueden ser empleadas para este efecto, con el inconveniente que deja toda la materia vegetal segada y hay que retirarla.

También se puede emplear la traílla, la cual siega la planta entera y además saca los restos. pero en este caso el terreno debe estar muy nivelado y la planta muy seca.

Abonado

Se ha demostrado que el espárrago es un cultivo con moderados requerimientos nutritivos, por tanto los aportes a realizar no serán elevados y si se tendrá cuidado en realizarlos en los momentos oportunos, coincidiendo con las épocas de mayor demanda de la planta

Nitrógeno: influye tanto en los procesos de desarrollo como en los de producción, auque dosis excesivas provocan una disminución del rendimiento, pues se reduce el número y calibre de los turiones.

Se recomienda las aportaciones nitrogenadas cuando el cultivo se encuentra en estado avanzado del desarrollo de los plumeros.

La fertilización nitrogenada reduce los ataques de Rhizoctonia violacea al promover el desarrollo del micelio en detrimento de la formación del esclerocio, impidiendo se esta forma su propagación.

Fósforo: estudios han demostrado que el fósforo disminuye la fibrosidad de los turiones, mejorando su calidad. Asimismo el desarrollo de raíces secundarias se ve influenciado por su presencia o ausencia.

Potasio: se trata del elemento más extraído por parte de la planta, y cuya deficiencia se manifiesta por una disminución en la calidad de los turiones.

Calcio: las aportaciones de calcio resultan importantes para este cultivo, debido a la relación Ca/P, que debería estar en la proporción 3/1.

Magnesio: los rendimientos del cultivo dependen de la relación K/Mg.

Boro: se trata del oligoelemento más importante, pues su carencia puede dar lugar a clorosis en los cladodios, con posterior desecación y caída. Se recomienda el aporte de estiércol como abonado de fondo para cubrir las necesidades de boro durante la primera etapa del cultivo. No debe descuidarse el control de boro, pues puede ser bloqueado por un periodo de sequía.

Se podrá aplicar de 20-40 kg de borax/ha cada tres años.

Riego

A lo largo del cultivo del espárrago verde, existen tres momentos importantes en cuanto al riego: el primero tiene lugar en la plantación, este es único y solo tiene lugar el primer año de cultivo; los otros dos corresponden por un lado a la recolección y por otro al desarrollo anual de la parte aérea, siendo anuales y variables según el estado del cultivo.

El objetivo del riego de plantación será mantener la humedad del sistema radicular, y por tanto de formación de la garra. Un exceso de agua induce clorosis en las plantas jóvenes, dando lugar a amarillamientos en la punta de los plumeros; si por el contrario hay un déficit hídrico los plumeros se desarrollan mal y la planta queda achaparrada.

El riego de recolección debe mantener la humedad en la zona próxima y donde vayan a emerger los turiones. Se deberá tener en cuenta que una alteración en el meristemo terminal del turión provoca un crecimiento irregular con deformaciones y pérdida del tropismo aéreo.

Al inicio de este periodo se regará hasta la capacidad de campo aportando aproximadamente 200-300 m3/ha y durante el periodo de recolección se aplicará 30-40 m3/ha semanalmente, dependiendo del suelo, la modalidad de cultivo, la climatología, etc.

En general esos riegos serán ligeros, procurando que el suelo no quede encharcado.

El riego de desarrollo de la parte aérea influye tanto en los nutrientes como en el agua para el buen desarrollo de la parte aérea.

Durante este periodo si no se dispone de riego por goteo, es preferible regar por gravedad, que no por aspersión; pues por este último sistema de riego se corre el riesgo de desarrollar enfermedades fúngicas que afectan a la parte aérea, especialmente roya.

Se aplicarán aproximadamente 1-2 riegos semanales, oscilando las necesidades hídricas durante este periodo entre 900-1000 m3/ha.

El último riego se dará en septiembre, para evitar que haya brotaciones tardías, que gastarán yemas de la próxima recolección y consumirán reservas de las raíces y estos nuevos brotes no tendrán tiempo de restituir estas reservas consumidas antes de que finalice su ciclo.

Si se dispone de riego localizado, se regará por este sistema durante todo el ciclo de cultivo, tanto en el período de recolección como en el de desarrollo vegetativo. Conviene instalar dos líneas portagoteros, una por cada lado de cada hilera de plantas, se trata del mejor sistema de riego.

Si no se dispone de este sistema, durante el tiempo de recolección se debe de regar por aspersión; si es con microaspersores es mejor. En cambio, durante el período de desarrollo vegetativo se debe de regar por el sistema tradicional de gravedad.

Recolección

El momento de la recolección está determinada por las normas de calidad en cuanto a sus dimensiones y a la coloración del turión, evitando la apertura de brácteas de la cabeza.

Para este cultivo al aire libre es mucho más recomendable la recolección mecanizada, al no estar los turiones cubiertos de tierra.

Si se cultiva esta especie en invernadero la recolección se realiza de forma manual. La herramienta empleada para el corte va desde la cuchilla en ángulo de unos 100 grados de apertura hasta los cuchillos de hoja fina inciso-cortante.

Durante la primera mitad del tiempo de la recolección los turiones se cortarán a 30-35 cm, a partir de la mitad de este tiempo, a medida que se incrementa la temperatura, disminuye la longitud del turión a unos 22-25 cm.

En el forzado, la duración del tiempo de recolección se acorta unos 15 días aproximadamente respecto a la recolección en cultivo al aire libre.

Gastronomía

Valor nutricional en 100 g de materia seca
Agua (%) 93.75-94.5
Albúmina (%) 1.62-1.79
Grasas (%) 0.11-0.25
Azúcares (%) 0.37
Extractos no nitrogenados (%) 2.26-2.33
Fibra (%) 0.81-1.04
Cenizas (%) 0.54-0.70
Calcio (mg) 20
Fósforo (mg) 60
Hierro (mg) 1
Vitamina B1 (mg) 25
Vitamina B2 (mg) 170
Vitamina C (mg) 30
Vitamina A (U.I.) 900
Valor energético (cal) 26

El espárrago es vegetal de primavera aunque es posible encontrarlos como consecuencia de sus plantación en muy diversos lugares del mundo.

Cuando compre espárragos escoja los que tienen puntas compactas y tallos que tienen un color verde uniforme en todo el largo. Revise la parte del tallo donde han cortado el espárrago para determinar si está seco y no compre espárragos marchitos.

Tanto los tallos del grosor de un lápiz como los más gruesos son deliciosos. Contrario a lo que dice la gente, los tallos finos y delgados no son una indicación de que los espárragos son suaves. Los tallos gruesos ya son gruesos cuando sacan la cabeza a la superficie del suelo y los tallos delgados no se ponen gruesos cuando maduran. Lo suave se relaciona con la madurez y frescura.

Cocine los espárragos tan pronto como sea posible para asegurar mejor sabor. Los espárragos (vástagos) empiezan a perder su sabor y suavidad inmediatamente después de ser cosechados.

Los espárragos pelados se pueden poner en agua –con la que se van a cocer- y esta agua se puede refrigerar y volver a usar. El agua con que se han cocido los espárragos toma un sabor delicioso y es excelente por sus nutrientes que contiene, la puede usar para hacer sopa o para cocer verduras.

Pelar espárragos puede representar mucho trabajo, por lo que muchos cocineros prefieren quebrar la parte dura de la base. Para usar este método, con una mano agarre la parte superior del espárrago (a la mitad) y con el dedo pulgar e índice de la otra mano agarre la parte inferior del espárrago. Doble cada espárrago, hasta que se quiebre en dos partes.

Los espárragos se quiebran fácilmente de la parte más blanda (suave) que está unida a la parte dura. Aunque este método ocasiona mucho desperdicio, las partes que se cortan se pueden usar para sopas o sopas con verduras, si se desea.

Los espárragos se pueden comer crudos, cocidos al vapor, hervidos, cocidos a la parrilla, asados o incorporados en comidas hechas en cazuelas o ensaladas. Ollas altas y delgadas son ideales para cocinar espárragos, donde las cabezas se cuecen al vapor. La clave para cocinar espárragos, es cocinarlos brevemente.

El sabor del espárrago combina muy bien con muchos ingredientes, pero también es delicioso solamente con aceite de oliva, jugo de limón, sal y pimienta. Cuando use espárrago para ensalada, siempre espere hasta el momento de servir para agregar el aderezo, porque la alta acidez de la mayoría de aderezos pone el espárrago amarillo. Agregue cebolletas frescas, albahaca, tomillo, y estragón, para aumentar el sabor de los espárragos cocidos.

En su forma más simple, los brotes se cuecen en agua o al vapor hasta que están tiernos y se sirven con una salsa ligera (como la holandesa o la mahonesa) o con mantequilla derretida o con unas gotas de aceite de oliva y queso parmesano rallado. Un refinamiento es atar los brotes en haces y prepararlos de pie, de forma que la parte inferior de los tallos se hierve, mientras que las más tiernas yemas se hacen al vapor. Las ollas altas y cilíndricas para cocinar espárragos tienen bases perforadas y salientes para sujetarlos, de forma que este proceso sea lo más simple posible.

A diferencia de las mayoría de las verduras, en las que las más pequeñas y delgadas son más tiernas, los tallos gruesos de espárragos tienen mayor volumen tierno en proporción a su piel. Cuando los espárragos llevan demasiado tiempo en el mercado, los extremos cortados se habrán secado y vuelto ligeramente cóncavos. Los mejores espárragos son los que se recogen y limpian mientras se pone el agua a hervir. Los cocineros meticulosos raspan los tallos de espárrago con un pelador de verduras, evitando las yemas, y los enfrían en agua helada antes de hervirlos; a menudo la piel se incorpora al agua de cocción y se retira cuando los espárragos están hechos, supuestamente para evitar diluir el sabor. Los espárragos pequeños o las yemas de los grandes sirven para cocinar sopa de espárragos. Los restaurantes cantoneses suelen servir espárragos revueltos con pollo, gambas o ternera. El espárrago es una de las pocas comidas que se considera aceptable comer con las manos en un ambiente formal, si bien esto es más común en Europa.

Otro detalle digno de mención sobre los espárragos es que algunos de sus componentes se metabolizan y excretan en la orina, dándole un distintivo olor ligeramente desagradable. Este olor es provocado por varios productos degradados que contienen azufre (como tioles y tioésteres). Diversos estudios han demostrado que no sólo cerca del 40% de las personas examinadas exhibían este característico olor, sino también que no todo el mundo es capaz de olerlo cuando lo produce.

Debido a su forma se ha creído que el espárrago tiene efectos afrodisíacos, pero esto nunca ha sido demostrado.

Una norma armonizada para los espárragos

El 1 de enero de 2000 entró en vigor el Reglamento (CE) nº 2377/1999, de la Comisión, de 9 de noviembre de 1999, por el que se establecen las normas de comercialización de los espárragos. El Reglamento refunde la normativa específica de comercialización del espárrago ante la falta de claridad jurídica por la diversidad normativa y sus continuas modificaciones.

Atendiendo a una finalidad claramente globalizadora del mercado, la refundición operada tiene en cuenta la norma recomendada para los espárragos por el Grupo de trabajo de normalización de los alimentos perecederos y de desarrollo de la calidad, de la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa. Así, por ejemplo, el sistema de calibrado se simplifica, favoreciendo la comercialización de los espárragos verdes finos y los de tipo “triguero”.

La aplicación reglamentaria pretende excluir del mercado aquellos productos cuya calidad sea insatisfactoria por incumplir las exigencias de los consumidores, previamente determinadas. En este sentido, la comercialización de un producto que no cumpla con los requisitos legalmente establecidos incurre en competencia desleal. No debemos esconder que, con ello, también se pretende facilitar las relaciones comerciales con el claro objetivo de permitir un aumento de la rentabilidad de la producción.

La citada norma afecta a aquellos espárragos que se entregan en estado fresco al consumidor, y resulta de aplicación en todas las fases de comercialización del producto. Quedan especialmente excluidos de esta normativa los destinados a la transformación industrial, los espárragos verdes y verde-morados de diámetro inferior a 3 mm, y los blancos y morados de diámetro inferior a 8 mm que se presenten en manojos uniformes o en envases unitarios.


Documentación

http://www.consumaseguridad.com
www.euroresidentes.com
www.infoagro.com
http://es.wikipedia.org/