La Página de Bedri
Conservas caseras y mermeladas
Esterilización de frascos para conservas
ÍNDICE
Publicidad

La limpieza de los frascos es imprescindible, por eso, después de lavarlos muy bien enjuáguelos con agua caliente y colóquelos boca abajo en la rejilla del horno a temperatura media (140° C). Manténgalo ahí durante unos 10 minutos o hasta que queden completamente secos.

Las tapas de vidrio deben ser esterilizadas junto con los frascos y las de metal, roscas y demás utensilios hervidos en agua durante un mínimo de 10 minutos y colocados a secar sobre un paño limpio, boca abajo. Caliente los frascos pequeños (hasta 300 grs.) durante 20 minutos y los mayores 30 minutos.

Utilice los frascos y vasijas cuando aún están calientes, para evitar el choque térmico cuando se ponen en contacto con los alimentos calientes. Si se enfrían, caliéntelos nuevamente.

Acondicionamiento de los alimentos en los frascos

Antes de iniciar el acondicionamiento de los alimentos, recuerde que después de retirar los frascos del horno deben ser colocados sobre madera o sobre una cacerola cubierta con un tejido grueso. No olvide que si los coloca sobre una superficie fría, los frascos pueden romperse.

En el caso de conservas de hortalizas, frutas enteras o en pedazos, introdúzcalas en los frascos, una a una, delicadamente, cuidando de no machacarlas. Trate de colocar la mayor cantidad posible. Luego cúbralas con el conservante, salmuera o vinagre, dejando un espacio de 2 cm. en la parte superior del frasco.

Para retirar el aire usted debe introducir una espátula de madera en el recipiente, corriéndolos hacia las paredes del frasco. Limpie el borde externo del frasco con papel de cocina.

Pasteurización

La cacerola donde los frascos de conservas van a ser colocados debe estar forrada con un tejido doblado para evitar el contacto directo de los frascos con el horno caliente. El fondo falso estará constituido en general por una rejilla de madera.

Coloque los frascos todavía abiertos en el baño maría. Como el agua deberá estar hirviendo, introduzca los frascos lentamente, colocándolos y retirándolos continuamente, unas cinco veces para evitar el choque térmico. Déjelos allí durante algunos minutos para poder eliminar el aire por completo y seguidamente tápelos adecuadamente, de acuerdo con el tipo de frasco utilizado.

Adicione mas agua caliente en la cacerola, de manera de cubrir los frascos por completo. Deje el tiempo indicado en la receta que se comenzará a contar a partir del momento en que el agua entra en ebullición. Después de ese período los frascos pueden ser mantenidos a la temperatura ambiente, sobre una toalla, unas 12 horas. Para ello colóquelos inicialmente en agua caliente, y después en fría, lentamente baño maría.

Prueba de sellado

Después de 24 horas de reposo debería haberse formado el vacío en el interior del recipiente asegurando el sellado, para comprobarlo, gire la tapa sin forzar y coloque el frasco boca abajo. Seguidamente, gire la tapa hacia la derecha y apriete bien. Los frascos que no pasen esta prueba pueden volver a someterse al mismo proceso o sino debe consumir el alimento inmediatamente.

Después de fríos y debidamente probados, lave el exterior de los frascos, colóqueles etiquetas y guárdelos en lugar seco y poco iluminado. Los lugares calientes e iluminados facilitan la alteración de las conservas y además de oscurecerlas pueden inutilizarlas.

Duración de las conservas

Las conservas saladas duran, en general, de 6 meses a 1 año. Cuando se abren, deben guardarse en el frigorífico. Al utilizar las conservas, para garantizar su calidad, debe observarse si estas presentan particularidades, color modificado tendiendo al oscuro, almíbar turbio, olor desagradable, sabor extraño o ácido. En estos casos ni las pruebe, deséchense de forma inmediata. El sellado es una de las etapas más importantes de todo el proceso. Si los frascos no están bien sellados, todo el trabajo será inútil. En ese caso no es prudente ni sensato consumir esos productos. En caso de duda la salud es lo primero.