La Página de Bedri
Sidra
La sidra
ÍNDICE
Publicidad

La sidra es el producto de la fermentación del mosto natural de la manzana de sidra que contiene exclusivamente gas carbónico endógeno y que tiene una graduación alcohólica mínima de 4.5 grados.

Se trata de una bebida muy extendida por todo el mundo. En Europa se encuentra en Escocia, Inglaterra, Bretaña, Asturias y País Vasco. En México se produce en las ciudades de Huejotzingo y Zacatlán, en el estado de Puebla.

Por su singularidad hay que diferenciar la sidra natural de la espumosa. En el resto el mundo se acostumbra a consumir la sidra en forma parecida a la cerveza o el champagne. Sin embargo, existe la tradición en la cornisa cantábrica de degustar la sidra natural, especialmente en Asturias, radicalmente distinta a la anterior.

La producción de sidra natural se centra principalmente en el Principado de Asturias y escasamente en el País Vasco aunque la propaganda quiera hacer parecer lo contrario. Debido al decremento de producción de manzana autóctona se ha venido mezclando la manzana asturiana con manzanas provenientes del extranjero pero gracias a recientes impulsos a los productos locales se está recuperando paulatinamente la producción de manzana autóctona. La sagarra (manzana) usada en el País Vasco es conocida como sagarra "motela". En Asturias utilizan otros tipos de manzana, autóctonas como la Raxao, Xuanina, etc., hasta un total de 270 variedades de manzana de sidra oficialmente reconocidas y provenientes del extranjero o de otras comunidades autónomas.

Popularmente la sidra natural siempre se ha relacionado con un acto social festivo.

La sidra, beber sidra es placer y tambien mito. no se puede beber sidra si no se dan unas condiciones especificas. beber sidra , es eso, beber sidra , no importa si una , dos , tres botellas o cajas, que mas da , si tenemos tiempo, el alma serena, la mente alegre y los amigos de siempre alrededor de una mesa, con sabor, olor y color de Asturias.

Beber sidra es compartir amistad y alegría de vida. botellas y un solo vaso. Botella izada en lo alto de la que mana , hábil equilibrio, el líquido que será recibido, allá en lo bajo, en el mismo borde del vaso amplio que lo acoge. Vaso amplio y de paredes finas que permitirá un tentador abanico de espuma.

La cantidad servida, el culín o culete,  ha de ser la justa, ni escasa ni abundosa, para ser consumida en una sola etapa de ingestión. No valen pausas ni respiros. Y el final, el sobrante, porque siempre ha de quedar un sobrante, tendrá como misión limpiar el borde del vaso.

A la sidra le va el frescor del rocío o del agua que brota de un manantial. No gusta ni del hielo ni del frigorífico. Tampoco de los calores .Por eso ha de ofrecerse fresca, con esa temperatura alegre que no enmascare aromas y sí enaltezca las que la Naturaleza le regaló

Es prácticamente imposible disociar la relación que existe entre la manzana y su producto fermentado la sidra; de la propia historia del Principado de Asturias. Una y otra forman un todo, un conjunto inseparable

La sidra al igual que muchas otras costumbres, es otra marca de la identidad asturiana, que se ha conservado a lo largo de los siglos y ha pasado de generación en generación.

El secreto de su elaboración: la complicada fórmula para conseguir a base de la mezcla de distintos tipos de manzanas una sidra de calidad, el ritual de mayarla, o incluso la espicha es el principal atractivo que queremos compartir con ustedes delante de un buen "culín" de este preciado licor.

Documentación