La Página de Bedri
La cerveza
Tipos de cerveza
ÍNDICE
Publicidad

Las cervezas varían mucho en sabor, color fuerza, y cada fase del proceso de elaboración es susceptible de alteraciones, modificaciones e intervenciones creativas. Con todo, hay una distinción básica en la familia de las cervezas: el tipo de levadura. Las cervezas elaboradas con levaduras flotantes, es decir, aquellas que flotan en la superficie del mosto en fermentación, reciben el nombre de tipo ale; las cervezas que se elaboran con levaduras que fermentan en el fondo de la cuba reciben el nombre de tipo lager. Las cervezas de tipo ale fermentan más rápido a temperaturas entre los 15 y los 25°C, mientras que las tipo lager. fermentan más lentamente entre los 5 y los 9°C. Las cervezas tipo ale pueden servirse a los pocos días de finalizar la fermentación; las tipo lager., por el contrario, deben almacenarse a 0°C durante periodos que oscilan entre tres semanas y tres meses y deben su nombre a este proceso: Lager significa "almacén" en alemán, y Lagerbeer significaba originalmente cerveza para almacenar. Es costumbre servir las cervezas tipo ale más calientes (entre los 12 y los 18°C) que las tipo lager. (entre los 7 y 10°C). La cerveza tipo ale precedió en muchos siglos a la lager. A pesar de ello, el sabor suave de la última la ha convertido en el tipo de cerveza que predomina en el mercado, mientras que otros tipos de cerveza de sabor más ‘comprometido’ ocupan parcelas de mercado menos importantes.

Existe un gran número de tipos de cerveza a lo largo y ancho de nuestro planeta, unos 5.000. Cada país tiene un sabor característico que nos permite con un poco de práctica, localizarlas geográficamente. Por ejemplo, las cervezas mexicanas son cervezas suaves, casi como las famosas claras de verano. Las belgas suelen ser dulzonas y, en un gran número de casos, son de alta graduación. También son fácilmente reconocibles las alemanas, británicas, españolas etc... Aunque realmente, existen sabores muy dispares dentro de una misma zona geográfica.

Las cervezas se catalogan principalmente a partir se su sabor, aunque también se suelen catalogar a partir de su color, fermentación, ciudad de origen, ingredientes, etc... Muchas cervezas reciben el nombre de las ciudades que las vieron nacer, como es el ejemplo de las Pilsen de la República Checa, las Munchener de Alemania, las Burton ales de Staffordshire (Inglaterra) etc...

La mayoría de las cervezas tienen como componente principal la cebada, aunque las podemos encontrar de malta o trigo (las cervezas de trigo, en algunos sitios se sirven junto a los sedimentos) o mezcladas con distintas frutas silvestres.

La fermentación también es importante. Dependiendo si durante la fermentación la levadura queda en la superficie o en el fondo se puede dividir en cervezas tipo ale o tipo lager., respectivamente. Las tipo ale fermentan más rápido y a mayor temperatura, además se suele servir no demasiado frías (entre 10º y 20º C). Las lager, servidas más frías (entre 6º y 10º C) deben permanecer de uno a tres meses almacenadas antes de poder consumirse.

La cerveza es una bebida que admite la mezcla. Pese a que casi todo el mundo bebe cerveza sola, se puede mezclar, el limón le acompaña bastante bien.

Entre las variedades clásicas de cerveza, los expertos distinguen diversos tipos en razón del lugar de origen, la elaboración y los ingredientes añadidos.