La Página de Bedri
·-Canciones-·
Luís Eduardo Aute
Enlaces recomendados
Publicidad

Canciones

El polifacético Luis Eduardo Aute, con canciones de letras comprometidas fue uno de los entonces cantautores cuyas letras más calaron entre los jóvenes de entonces y los no tan jóvenes. El amor y la lucha por la libertad están siempre presentes en estas canciones plagadas de elementos para algunos crípticos y misteriosos, que no hay que olvidar que la censura "obligaba" A por el mar es un ejemplo de ello. Al alba debe de ser una de las canciones más musitadas de nuestra historia. Entre sus versos esconde alusiones a hechos de nuestra historia más próxima que muchos aún se empeñan en ocultar. De alguna manera es una canción que recuerdo por razones evidentes, no se si ella llegará a leerla, puede que ya ni me recuerde, eran días lejanos pero yo a ella sigo recordándola, también cuando suena no te desnudes todavía. Pasaba por aquí sigue recordando otra cosa, la verdad es que sigo pasando por allí muchas veces. Rosas en el mar es otra canción llega de significados como también lo es Siento que te estoy perdiendo.

El mar que fue una palabra vacía y sin horizonte,
hoy es un niño que canta sobre cuarenta pasiones.
Un niño que se despierta como una ola gigante,
lleva en un puño una perla y un coral rojo en la sangre.
A por el mar, a por el mar que ya se adivina, a por el mar,
a por el mar, promesa y semilla de libertad, a por el mar, a por el mar.
El mar nos está esperando a poco tiempo del sueño,
sólo es cuestión de unos pasos, esos que reprime el miedo.
Vayamos pues a abrazarlo como un amante que vuelve
de un tiempo que nos robaron, ese que nos pertenece...
Si te dijera amor mío
que temo a la madrugada
no sé qué estrellas son éstas
que hieren como amenazas
ni sé que sangra la luna
al filo de su guadaña.
Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones,
amor mío, al alba,
al alba, al alba.

Los hijos que no tuvimos
se esconden en las cloacas
comen las últimas flores
parece que adivinaran
que el día que se avecina
viene con hambre atrasada.
Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones,
amor mío ,al alba,
al alba, al alba.

Miles de buitres callados
van extendiendo sus alas
no te destroza amor mío
esta silenciosa danza
maldito baile de muertos
pólvora de la mañana.
Presiento que tras la noche
vendrá la noche más larga,
quiero que no me abandones,
amor mío ,al alba,
al alba, al alba.
De alguna manera tendré que olvidarte, por mucho que quiera no es fácil, ya sabes,
me faltan las fuerzas, ha sido muy tarde.
Y nada más. Y nada más, apenas nada más.
Las noches te acercan y enredas el aire, mis labios se secan e intento besarte
que fría es la cera de un beso de nadie.
Y nada más. Y nada más, apenas nada más.
Las horas de piedra parecen cansarse y el tiempo se peina con gesto de amante
de alguna manera tendré que olvidarte.
Y nada más. Y nada más, apenas nada más...
No te desnudes todavía, espera un poco más,
no tengas prisa, el tiempo es algo que quedó detrás.
La eternidad es un latido, un solo corazón, el tuyo, el mío, abrazados, en perfecta comunión.
Cuando el deseo estalle como rompe una flor, te quitaré el vestido, te cubriré de amor,
y en la espera te pediría, no te desnudes todavía.
No quiero aún que me descubras toda la verdad, que la verdad no es lo evidente, sino su mitad.
Quiero mirarte con los ojos del amanecer, como la noche mira al día que tarda en nacer.
Cuando el deseo estalle como rompe una flor, te quitaré el vestido, te cubriré de amor
y en la espera te pediría, no te desnudes todavía.
La hora fue, sin duda, lo que me hizo subir al ver aún encendida la luz en la ventana de David.
No pienses que te espío, no llego a ser tan ruin,
es torpe que tú creas que quiero sorprenderte en un desliz.
Y bien, qué tontería, no soy nada sutil, si yo solo pasaba, pasaba por aquí, pasaba por aquí,
ningún teléfono cerca y no lo pude resistir, pasaba por aquí.
¿Qué esperas que te cuente? Hay poco que decir,
tal vez me vaya un tiempo, no aguanto este coñazo de Madrid.
Te veo muy distinta, es nuevo ese carmín,
estás mucho más guapa, será que te embellece ser feliz.
¡Qué cosas se me ocurren! Todo esto es tan pueril,
si yo solo pasaba, pasaba por aquí, pasaba por aquí...
Voy buscando un amor que sepa comprender
La alegría y el dolor, la dicha y el placer
Un bello amor sin un final,
Que olvide para perdonar
Es mas fácil encontrar rosas en el mar...

La la la la larara rosas en el mar
La la la la larara rosas en el mar

Voy buscando la razón de tanta falsedad
La mentira es obsesión y falta la verdad
Que ganaran, que perderán
Si todo esto pasara
Es mas fácil encontrar rosas en el mar

La la la la larara rosas en el mar
La la la la larara rosas en el mar

Voy pidiendo libertad y no quieren oir
Es una necesidad para poder vivir
La libertad, la libertad
Derecho de la humanidad,
Es mas fácil encontrar rosas en el mar

La la la la larara rosas en el mar
La la la la larara rosas en el mar

Voy buscando un lugar perdido en el mar
Donde pueda olvidar del mundo la maldad
La soledad quiero buscar
Para poder vivir en paz
Es mas fácil encontrar rosas en el mar

La la la la larara rosas en el mar
La la la la larara rosas en el mar. Y con monosílabos adormecidos pretendes decir que dialogas conmigo,
tus gestos son más elocuentes, al menos son signos
de tu indiferencia por todo lo mío y más si mi afán es hacerte feliz.
¿Qué fue lo que pasó, dónde estuvo el error que no pude impedir?
Aunque sé que no es fácil decir la verdad, no la digas jamás.
Siento que te estoy perdiendo, mis labios no encuentran tu beso oportuno
ni encuentra mi cuerpo en tu cuerpo refugio, tan solo pasivo abandono,
distante, desnudo, que entregas como algo que no fuera tuyo, dejándote hacer en ausente actitud,
¡qué mortal desazón es hacerte el amor cuando ya no eres tú!
No quisiera saber cuando sueles llorar, en qué brazos estás.
Siento que te estoy perdiendo...