La Página de Bedri
LLibreta_de_apuntes_texto.gif (3261 bytes)
Pagina_inicial_texto.gif (1150 bytes) LLibreta_de_apuntes_texto.gif (3261 bytes) Mapa_del_web_texto.gif (1230 bytes)

 

TOCOFEROL O VITAMINA E

 

¿QUÉ ES EL TOCOFEROL O VITAMINA E?

El alfatocoferol o vitamina E es una vitamina liposoluble que actúa como antioxidante a nivel de la síntesis del hemo, que es una parte esencial de la hemoglobina de los glóbulos rojos.

Llamada también Vitamina E, esta vitamina liposoluble esencial para el organismo es un antioxidante que ayuda a proteger los ácidos grasos. Así cuida al organismo de la formación de moléculas tóxicas resultantes del metabolismo normal como de las ingresadas por vías respiratorias o bucales. Evita la destrucción anormal de glóbulos rojos, evita trastornos oculares, anemias y ataques cardíacos.

El papel de la vitamina E en el hombre no está del todo definido, pero se ha observado que es indispensable en la reproducción de algunos animales y previene el aborto espontáneo. Gracias a su capacidad para captar el oxígeno, actúa como antioxidante en las células frente a los radicales libres presentes en nuestro organismo. Al impedir la oxidación de las membranas celulares, permite una buena nutrición y regeneración de los tejidos. Debemos asegurarnos un aporte suficiente de vitamina E si queremos mantenernos jóvenes y saludables.

A la vitamina E se la considera la vitamina del corazón, dado que es preciso tener las necesidades de esta vitamina cubiertos para tener un corazón saludable. La razón se encuentra en su capacidad de protección de las membranas de las células a las que impide que los radicales libres las oxiden, lo cual llevaría a una degradación del cuerpo humano, especialmente a la aparición de enfermedades cardíacas o posibles cánceres


Tocoferol o vitamina E

Descripción

La vitamina E en estado natural tiene cerca de ocho diferentes formas de isómeros, cuatro tocoferoles y cuatro tocotrienoles. Todos los isómeros tienen anillos aromáticos con un grupo hidroxilo el cual puede donar un átomo de hidrógeno para reducir los radicales libres de los materiales que componen las membranas biológicas hidrófugas de las paredes de las células. Existen formas alfa α, beta β, gamma γ y delta δ para ambos isómeros, y se determina por el número de grupos metílicos en el anillo cromático. Cada una de las formas tiene su propia actividad biológica.

La vitamina E o tocoferol constituye un conjunto de componentes liposolubles diferentes divididos en dos grupos. El grupo que más destaca es el de los tocoferoles que tiene 4 miembros: alfa tocoferol, beta tocoferol, gamma tocoferol y delta tocoferol, siendo el primero el más conocido y el que parece tener un carácter más activo. Es una vitamina, que junto con la vitamina A y la C, forma el grupo de las vitaminas antioxidantes.

Funciones

La vitamina E es un antioxidante que protege el tejido corporal del daño causado por sustancias inestables llamadas radicales libres. Estos radicales pueden dañar células, tejidos y órganos, y se cree que juegan un papel en ciertas afecciones asociadas con el envejecimiento.

La vitamina E también es importante en la formación de glóbulos rojos y ayuda al cuerpo a utilizar la vitamina K.

La capacidad de la vitamina E para prevenir el cáncer, la cardiopatía, la demencia, la enfermedad hepática y el accidente cerebrovascular aún no se conoce. En niveles bajos, esta vitamina puede ayudar a proteger el corazón.

Propiedades:

  • Aparato circulatorio: Se han comprobado como la ingestión de esta vitamina ayuda a mejorar la salud de nuestro aparato circulatorio. La capacidad de esta vitamina para prevenir la arteriosclerosis se produce al impedir la oxidación del colesterol y su deposición en las paredes de las arterias . De esta manera evita la formación de trombos que dificultan la circulación al estrechar los vasos sangíneos. Podemos decir hasta cierto punto que esta vitamina " limpia las arterias" y hace que las probabilidades de sufrir un infarto de miocardio, angina de pecho, o una embolia sean mucho menores. Estudios realizados con personas que tomaban 400 UI diarias de esta vitamina demostraron tener menos de un 70 % de probabilidades de sufrir un ataque de corazón que aquellos que no lo tomaban. Al mejorar la circulación y proteger de accidentes vasculares, previenen anomalías cerebrales como embolias o perdida de memoria. La dosis habitual suele ser de 400 a 500 UI diarias.

  • Calambres en las piernas: Esta vitamina resulta adecuada para aquellas personas con mala circulación en las piernas, sobre todos aquellos que sufren calambres en las pantorrillas o músculos de las piernas cuando caminan o los dolorosos calambres en las pantorrillas durante la noche. Para notar mejoría se recomiendan dosis iniciales de 200 UI diarias e ir incrementando hasta las 400 o 500 UI.

  • Perdida de memoria: sus propiedades antioxidantes el uso de suplementos de vitamina E puede ayudar a disminuir el efecto negativo que los radicales libres tienen sobre las neuronas.

  • Propiedades antioxidantes: Es un componente antioxidante que favorece la eliminación de los radicales libres generados por el propio organismo, así como los que proceden del exterior, como humos, emisiones, emanaciones de productos contaminantes, etc.. Se ha comprobado la capacidad de este elemento para eliminar estas substancias contaminantes que penetran en el organismo. La capacidad de esta vitamina para proteger las membranas celulares e impedir su oxidación es la responsable de sus poderes preventivos en muchas enfermedades degenerativas que van apareciendo poco a poco a medida que las personas se hacen mayores. Así, se ha comprobado como dosis de unas 300 UI diarias protegen a los hombres, no a las mujeres, del cáncer de colon y a las mujeres del cáncer de pecho y de cuello de útero. Dosis superiores de hasta 2000 UI diarias retrasan la degeneración mental que produce el Alzheimer u otras formas de demencia. Igualmente parece tener un papel positivo en el tratamiento del Parkinson cuando se combina con seligilina. La vitamina E parece ser uno de los mejores antídotos para conseguir mantenerse jóvenes durante más tiempo. Es interesante tomar suplementos de esta vitamina a partir de los 60 años para prevenir enfermedades degenerativas y mantenerse fuerte durante mas tiempo. Entre estas, no solamente hemos de mencionar el cáncer, sino otra serie de enfermedades como las que afectan a las articulaciones como la artritis reumatoide, artrosis, etc..Tomar 400 UI diarias de esta vitamina previene la aparición de las cataras y mejora la visión.

  • Diabetes: Esta misma dosis tomada por personas diabéticas puede ayudarles a estabilizar mejor sus niveles de azúcar en la sangre.

  • Alcoholismo: La vitamina E se toma, junto con la vitamina C, en el tratamiento contra el alcoholismo.

  • Molestia e hinchazón en los pechos: La ingestión de 200 UI diarias de vitamina E parece mejorar los síntomas de pecho hinchado y dolorido que las mujeres tienen durante el periodo de la menstruación. Igualmente las dosis altas de esta vitamina pueden ayudar a disminuir los síntomas negativos de la menopausia.

  • Propiedades cicatrizantes: La vitamina E, mezclada con aceite y aplicada externamente sobre las heridas, ayuda a que cicatricen mejor. Los suplementos de esta vitamina ayudan a mejorar los síntomas de la soriasis. Internamente puede suministrarse con la misma finalidad para tratar enfermedades como la diverticulitis.

Fuentes de Vitamina E

La mejor manera de obtener las vitaminas esenciales en cantidad suficiente es consumir una dieta equilibrada que contenga una buena variedad de alimentos.

Normalmente se suele considerar un aporte de vitamina a los aceites vegetales. Algunas dietas que emplean desayunos de cereales aportan una gran cantidad de vitamina E al cuerpo.

El enranciamiento oxidativo que ocurre en algunos alimentos destruye las vitaminas liposolubles, particularmente las vitaminas A y E (tocoferoles).

  • Fuentes animales de la vitamina E

Las cantidades de vitamina E en las fuentes de procedencia animal son tan bajas que no presentan ninguna utilidad para conseguir las necesidades de esta vitamina. Puede encontrarse en alimentos de origen animal como la yema de huevo.

  • Fuentes vegetales de la vitamina E

Los vegetales que poseen esta vitamina son las grasas de origen vegetal: la margarina, el aceite de germen de trigo, las semillas de girasol, las avellanas, las nueces, el aceite de soja, de palma, de girasol, las almendras tostadas, el aceite de oliva. También se encuentra en el brócoli, las espinacas, la soja, cacahuate, arroz, algodón, coco, el germen de trigo y la levadura de cerveza

Otras fuentes vegetales poseen cantidades menores, como la manzana o los espárragos. El mango y el aguacate tendrían también en cantidad menor. Muchos otros vegetales poseen vitamina E pero en cantidades tan pequeñas que no merece la pena nombrarlos.

  • Suplementos

La única forma posible de llega a ingerir cantidades considerables de esta vitamina, sin llegar a engordar mediante las grasas vegetales, es a través de los suplementos.

Alfa- tocoferol succinato:¨En forma de tabletas o cápsulas en las que la vitamina E se mezcla con el succinato para evitar que se ponga rancia en contacto con el aire.

Alfa-tocoferol acetato: En forma de cápsulas o de gel en las que la vitamina E se mezcla con el acetato para evitar que se ponga rancia en contacto con el aire.

Tocoferoles mixtos. En los que se combinan todas las formas obtenidas a través de destilación de frutos grasos vegetales. Resultan más adecuados para el organismo que las formas anteriores.

Vitamina E natural (d-alfa- tocoferol): obtenida principalmente a partir de la soja o el cártamo.

Vitamina E sintética ( dl-alfa-tocoferol): Al igual que las anteriores, se utilizan cuando hay problemas de acidez estomacal.

Necesidades diarias de vitamina E

Las dosis necesarias de esta vitamina ( RDA) son de 15 mg (equivalente a 22,5 UI) diarios. Se pueden adquirir fácilmente ya que una simple cucharada de  germen de trigo supone unas 25 UI No obstante estas dosis son muy bajas según algunos expertos  para que esta vitamina tenga un efecto terapéutico y recomiendan dosis mayores que se situarían  entre las 400 y las 800 UI diarias. Para llegar a estas dosis es preciso recurrir a suplementos vitamínicos. La ventaja de esta vitamina es que parece no tener, toxicidad incluso en dosis muy
elevadas. Así se ha comprobado como dosis de 400 a 800 UI diarias pueden mejorar la salud del corazón. Un estudio realizado en Cambridge reveló como un 77 % de enfermos con problemas de infarto mejoraron ostensiblemente después de ser tratados durante casi 600 días con la cantidad mencionada anteriormente de vitamina E natural.

Necesidades especiales de ingestión de vitamina E

Entre las situaciones que sería posiblemente conveniente tomar suplementos de vitamina E porque puede existir una deficiencia de la misma tendríamos las siguientes:

  • Problemas del hígado que impiden una asimilación correcta de esta vitamina.

  • Regímenes de adelgazamiento muy bajos en grasas o dietas estrictamente vegetarianas en las que hay poca ingestión de grasas vegetales. Esta vitamina es liposoluble y el cuerpo necesita de las grasas para poder absorberla.

  • Enfermedades intestinales que impiden la absorción de la vitamina.

  • Algunos medicamentos como antiácidos y los que se utilizan para bajar el colesterol.

La vitamina E se absorbe mejor si ingerimos grasas. Resulta más adecuado tomar suplementos de vitamina E durante las comidas. La combinación de vitamina E y de selenio hace que se obtengan mejores resultados y a más largo plazo con esta vitamina. Se deben conservar los frascos de suplementos de vitamina E en un lugar fresco y al amparo de la luz. Si la temperatura es tan baja que llega casi a la congelación se estropea. No ponga esta vitamina en el congelador o en la nevera.

Dosis y formas de presentación

Las recomendaciones específicas para cada vitamina dependen de la edad, el sexo y otros factores (como el embarazo). El Comité de Nutrición y Alimentos del Instituto de Medicina (Food and Nutrition Board at the Institute of Medicine) dio a conocer los siguientes consumos de referencia en la dieta para la vitamina E:

* 0-6 meses: 4 mg/día
* 7-12 meses: 5 mg/día
* 1-3 años: 6 mg/día
* 4-8 años: 7 mg/día
* 9-13 años: 11 mg/día
* 14 años y más: 15 mg/día

Las mujeres lactantes pueden necesitar cantidades ligeramente mayores, lo cual se debe verificar con el médico.

La ingestión diaria recomendada es para un adulto de 10000 UI/día de α-tocoferol. En este segundo caso, una recomendación que tuviera en cuenta el grado de insaturación de la grasa sería 0,7 mg de α-tocoferol por gramo de ácido linoleico. La presentación es 10000 UI. y 20000 UI.

Se suele recomendar la forma dextro α tocoferol o «vitamina E natural» ya que se considera mucho más eficiente que las otras formas (incluso la levo α-tocoferol), aunque esto se mantiene aún discutido a mediados del año 2007.

Deficiencia de Vitamina E

El déficit de vitamina E puede ocasionar anemia, destrucción de los glóbulos rojos de la sangre, degeneración muscular y desordenes en la reproducción.

Existen tres situaciones específicas para la deficiencia de vitamina E. Se ha observado en personas que no pueden absorber dietas ricas en grasas, se ha encontrado en niños prematuros con un muy bajo peso corporal (nacimientos con menos de 1,5 kg), y se ha observado en individuos con extraños desórdenes en el metabolismo de las grasas. La deficiencia en vitamina E se caracteriza generalmente por trastornos neurológicos debidos a una mala conducción de los impulsos nerviosos.

Los individuos que no pueden absorber grasas requieren suplementos de vitamina E debido a que es muy importante esta vitamina en los procesos de absorción del tracto gastrointestinal. Cualquier diagnosis con fibrosis quística, individuos que han sido operados habiéndole quitado parte o todo el intestino o estómago, e individuos que tienen incapacidad de absorción de grasas tales como aquellos que sufren la Enfermedad de Crohn necesitan un suplemento de vitamina E recetada por el médico. Las personas que no pueden absorber grasas suelen tener una diarrea crónica.

No son habituales los excesos ni defectos de esta vitamina en el organismo si su consumo tiende a ser proporcional al de grasos poliinsaturados. Dado que su presencia elimina sustancias tóxicas, ayuda a remover las ingresadas al organismo por los fumadores.

Efectos secundarios

Un exceso de vitamina E puede dar lugar a trastornos metabólicos, por lo que debemos limitarnos a consumirla en los alimentos de la dieta (cereales integrales, germinados, aceites vegetales, etc). Hay que tener en cuenta que con la cocción de los alimentos se destruye gran parte de esta vitamina. No se debe tomar a la vez que los suplementos de hierro, puesto que ambos interactúan y se destruyen.

En noviembre de 2004, la Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association) estableció que altas cantidades de vitamina E pueden ser dañinas. Tomar 400 UI por día, o más, puede incrementar el riesgo de muerte.

Además, se determinó que tomar cantidades más pequeñas, como las que se encuentran en un suplemento multivitamínico, no es dañino.

Toxicidad de la vitamina E

La vitamina E tiene muy poca toxicidad. Sin embargo hay una serie de circunstancias que nos obligan a tomar precauciones: No se pueden tomar suplementos de esta vitamina con enfermos que tengan problemas de sangrado, como los hemofílicos o los que presentan úlceras intestinales sangrantes. Hay que ser prudentes en la administración de esta vitamina en pacientes que toman medicamentos anticoagulantes como la heparina y la warfarina porque puede fluidificar demasiado la sangre, lo que les haría sangrar con demasiada facilidad. Igualmente con pacientes que van a sufrir una operación es conveniente que abandonen la ingestión de estos suplementos un mes antes de operarse. Las mujeres embarazadas o lactantes no deberían superar la RDA. En general, aunque no parece contraindicaciones, es conveniente consultar con el médico en caso de estar enfermo o querer emprender una ingesta muy alta de esta vitamina.

DOCUMENTACIÓN

 

 

¿Has encontrado lo que buscabas?

 

 

Nos gustaría poder contar con tu colaboración y que te pusieras en contacto con nosotros para hacernos llegar tus ideas y tus propuestas sobre esta página. También nos gustaría que colaboraras con nosotros, es gratis y sin compromiso. Si deseas hacerlo, puedes ponerte en contacto con nosotros mandando un correo e-mail, utilizando para ello la dirección que ves debajo.

Antes de nada, queremos hacer constar, de forma especial, que no somos una consultora ni tampoco tenemos la capacidad para responder a todas las preguntas porque a lo mejor, no podemos dar todas las respuestas.

Esta dirección no se puede copiar con las herramientas habituales porque se trata de una imagen. Para enviar el correo debéis copiar manualmente la dirección en la caja de direcciones de vuestro programa de correo electrónico.

Si lo que deseas es hacer alguna consulta de tipo académico o profesional, puedes intentarlo  a través del nuevo foro, seguro que alguien tiene una buena solución.

Te esperamos.

 

Vuelve pronto, te esperamos