La Página de Bedri
·-Libreta de apuntes-·
Retinol
ÍNDICE
Publicidad

¿Qué es el retinol?

El retinol o Vitamina A es una vitamina liposoluble que ayuda a la formación y mantenimiento de dientes sanos, tejidos blandos y óseos, de las membranas mucosas y de la piel. Se conoce como retinol porque genera pigmentos necesarios para el funcionamiento de la retina.

Fue la primera vitamina descubierta en 1913, inicialmente como un factor dietético esencial para el crecimiento. A su vez, juega un papel fundamental en la visión y en la regulación de la expresión genética y la diferenciación tisular.

Existen dos grupos de compuestos que tienen actividad vitamínica A, además del retinol, retinal y ácido retinoico (Vitamina A preformada) existen los carotenos y carotenoides, que una vez ingeridos el hígado los transforma en retinal, luego a retinol y por último en ácido retinoico.

Aquellos carotenoides que pueden escindirse dando retinal se conocen como carotenoides provitamina A.

Alimentos

La vitamina A debe ser consumida con los alimentos que la contienen y no se recomienda su administración como suplemento en forma de fármaco aislado. Se encuentra en algunas verduras tales como: col verde, además en los chocolates. La dosis diaria se estima en 4000 - 5000 UI.

La vitamina A proviene de fuentes animales como el huevo, la carne, la leche, el queso, la crema, el hígado, el riñón y el aceite de hígado de bacalao y de hipogloso. Sin embargo, todas estas fuentes, a excepción de la leche descremada fortificada con vitamina A, tienen un alto contenido de grasa saturada y colesterol. La vitamina A preformada se encuentra solamente en los alimentos de origen animal, el hígado es la fuente más rica, a tal punto que puede ser un problema potencial para las mujeres embarazadas puesto que el retinol en exceso es Teratógeno.

Las fuentes de betacaroteno son la zanahoria, la calabaza, la batata o camote, el melón, el calabacín, la pomelo, el albaricoque, el brócoli, la espinaca y la mayoría de las hortalizas de hoja verde. Cuanto más intenso es el color de la fruta u hortaliza, mayor es el contenido de betacaroteno. Estas fuentes vegetales de betacaroteno están libres de grasa y colesterol.

Los carotenos se encuentran en las hortalizas y frutas verdes, amarillas y rojas, así como también en el hígado, la margarina, la leche y los productos lácteos. Además de ser precursores de la vitamina A, los carotenoides tienen un alto poder antioxidante y las dietas ricas en carotenoides se asocian con una disminución de la incidencia de cáncer y de enfermedades cardiovasculares.

El retinol se absorbe en el intestino delgado disuelto en grasas, esto implica que las dietas muy pobres en grasas dificultan la absorción de retinol como de carotenos causando un déficit de vitamina A.

Es importante tener en cuenta que la vitamina A es liposoluble, esto quiere decir que se disuelve en grasas por lo que los lácteos desnatados no son fuentes dietéticas de vitamina A

Función

La función más conocida de la vitamina A y a su vez la primera en ser descubierta es en la visión. Fue mucho después de esto que se ha descubierto su función en la regulación de la expresión genética y en la diferenciación tisular.

Desempeña un papel importante en el desarrollo de una buena visión, especialmente ante la luz tenue. También se puede requerir para la reproducción y la lactancia. El β-caroteno, que tiene propiedades antioxidantes, es un precursor de la vitamina A. Las formas activas de la vitamina A son el retinol, el retinal y el ácido retinoico.

Función antioxidante: los carotenos actúan como antioxidantes captadores de oxígeno y eliminación de los radicales libres.

En ensayos clínicos no se ha demostrado las propiedades antioxidantes de la Vitamina A o sus precursores, debido a que están asociados con una mayor incidencia de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Sistema óseo: es necesaria para el crecimiento y desarrollo de huesos.

Desarrollo celular: esencial para el crecimiento, mantenimiento y reparación de las células de las mucosas, epitelios, piel, visión, uñas, cabello y esmalte de dientes.

Sistema inmune: contribuye en la prevención de enfermedades infecciosas, especialmente del aparato respiratorio creando barreras protectoras contra diferentes microorganismos. Estimula las funciones inmunes, entre ellas la respuesta de los anticuerpos y la actividad de varias células producidas por la medula ósea que interviene en la defensa del organismo como fagocitos y linfocitos. Por ello promueve la reparación de tejidos infectados y aumenta la resistencia a la infección.

Sistema reproductivo: contribuye en la función normal de reproducción, contribuyendo a la producción de esperma como así también al ciclo normal reproductivo femenino. Debido a su rol vital en el desarrollo celular, la vitamina A ayuda a que los cambios que se producen en las células y tejidos durante el desarrollo del feto se desarrollen normalmente.

Visión: es fundamental para la visión, ya que el Retinol contribuye a mejorar la visión nocturna, previniendo de ciertas alteraciones visuales como cataratas, glaucoma, perdida de visión, ceguera crepuscular ,también ayuda a combatir infecciones bacterianas como conjuntivitis.

Antioxidante: previene el envejecimiento celular y la aparición de cáncer, ya que al ser un antioxidante natural elimina los radicales libres y protege al ADN de su acción mutagénica. (Ver más de los antioxidantes)

Deficiencia

A nivel mundial, la deficiencia de vitamina A es un grave problema de salud pública y a su vez es la principal causa de una ceguera evitable.

Es por eso que los signos de deficiencia más precoces se asocian con la visión. Inicialmente se produce una pérdida de sensibilidad a la luz verde seguida de la llamada ceguera nocturna. Y como síntoma más grave, su deficiencia puede producir la xeroftalmía (es una enfermedad de los ojos caracterizada por la sequedad persistente de la conjuntiva y opacidad de la córnea).

Exceso

La capacidad de nuestro organismo para metabolizar la vitamina A es limitada, esto implica que ingestas excesivamente altas traen consigo su acumulación en el hígado y otros tejidos, superando la capacidad de fijación de las proteínas normales, esto implica que la vitamina A se encuentra en forma libre, no ligada y esto causa lesiones en el hígado y el hueso, caída de pelo, vómitos y dolores de cabeza.

Efectos tóxicos de una ingesta excesiva de vitamina A

La hipervitaminosis A se refiere a un depósito anormal en el organismo de grandes cantidades de vitamina A (retinol).

Normalmente esta se da por la ingesta excesiva de suplementos vitamínicos.

Existen varios efectos adversos entre los que se destacan:

  • Defectos al nacer: se da cuando el suplemento que tiene altas dosis de retinol se ingiere durante un tiempo, varios días o semanas y especialmente durante el primer trimestre del embarazo.
  • Anormalidades en el hígado.
  • Densidad mineral ósea reducida.
  • Desórdenes del sistema nervioso central.

Los signos y síntomas de toxicidad o hipervitaminosis (exceso de vitamina A) pueden ser: Anorexia, pérdida de peso, vómitos y nausea, visión borrosa, irritabilidad, hepatomegalia, alopecia, jaquecas, insomnio, debilidad, poca fuerza muscular amenorrea (cese del periodo menstrual), hidrocefalia e hipertensión craneana en niños.

Un signo carente de peligrosidad es la hipercarotenosis. El consumo excesivo de verduras puede producirlo. El exceso de carotenos se deposita debajo de la piel dando un color amarillento en palma de las manos.

Los beta carotenos son considerados seguros generalmente ya que no están asociados con efectos adversos. Su conversión a vitamina A disminuye cuando los depósitos de ésta en el organismo son suficientes. Solo pueden producir hipercarotenosis, la cual no es considerada peligrosa para la salud. Cuando se disminuye esta ingesta excesiva, el color de la piel se normaliza.

Se han establecido niveles de ingesta máximas tolerables (tolerable upper intake levels: UL) para prevenir el riego de toxicidad con vitamina A. Los efectos adversos se incrementan a ingestas mayores al nivel máximo tolerable.

Estos niveles no son aplicables en personas que padecen de malnutrición y que reciben periódicamente vitamina A ni tampoco en individuos que son tratados con vitamina A para tratar diversas enfermedades como la retinitis pigmentosa

Otros síntomas de toxicidad también afectan:

  • Al sistema nervioso central: dolor de cabeza, náuseas, ataxia (alta concentración de calcio en la sangre) y anorexia
  • Al hígado: hepatomegalia (agrandamiento del hígado por encima de su tamaño normal), hiperlipidemia (exceso de grasas en la sangre)
  • En los huesos: dolores articulares, espesamiento de los hueso largos, calcificación de los tejidos blandos, hipercalcemia (alta concentración de calcio en la sangre)
  • En la piel: desecación excesiva de la piel, erupciones, descamación, fisuras.

Documentación

http://www.dietas.net
http://m1.paperblog.com/
http://es.wikipedia.org/
http://www.zonadiet.com