La Página de Bedri
·-Libreta de apuntes-·
Mango

¿Qué es el mango?

El mango es el fruto del árbol también llamado mango (Mangifera índica) un árbol de hoja perenne que puede llegar a alcanzar los 30 metros de altura, aunque normalmente mide la mitad, especialmente cuando es cultivado fuera de su lugar de origen. Pertenece a la familia de las anacardiáceas, en la que se encuentran plantas con frutos tan conocidas como los anacardos (Anacardium occidentale) o los pistachos (Pistacia vera) algunas plantas medicinales e industriales menos conocidas como el lentisco (Pistacia lentiscus) o árboles de jardín como el falso pimentero (Schinus molle).

Este fruto carnoso, sabroso y refrescante, es también conocido como "melocotón de los trópicos". Es el miembro más importante de la familia de las Anacardiáceas o familia del marañón, género Mangifera. Está reconocido en la actualidad como uno de los tres o cuatro frutos tropicales más finos.

El mango es una fruta de la Zona Intertropical de pulpa carnosa y de sabor dulce. Ésta puede ser o no fibrosa, especialmente en la variedad llamada "mango de hilacha". Es una fruta normalmente de color verde en un principio, y amarillo o anaranjado cuando está madura, de sabor medianamente ácido cuando no ha madurado completamente. De origen asiático, fundamentalmente de la India, comprende unas 50 especies, nativas del sureste de Asia e islas circundantes, salvo la Mangifera africana que se encuentra en África. Muchas de las variedades han sido obtenidas por injerto. El mango que crece espontáneamente en la zona intertropical americana, que fue introducido por los portugueses en el Brasil a fines del siglo XVIII, es de color amarillo, más pequeño que las variedades de injerto y muy dulce. También el sabor es muy diferente entre una variedad y otra. Por ejemplo, una variedad de mango de gran tamaño tiene un sabor y olor similares al del melocotón en almíbar, aunque con una textura menos hidratada (mango melocotón).

Origen

La palabra mango procede del tamil "mangay" que posteriormente, por influencia del portugués derivó en "manga". Los mangos proceden del sudeste asiático, concretamente del norte de Birmania y del noroeste de la India, en donde hoy en día todavía encontramos especies silvestres. Los primeros textos donde se menciona este árbol y su fruto están escritos en sánscrito y fueron encontrados en la India hace 2000 años.

Los mangos salvajes originarios producen unos frutos del tamaño de una ciruela, son extremadamente fibrosos y tienen un gusto a trementina muy fuerte, muy por encima del pequeño sabor que presentan en la actualidad. Todo ello los hace desagradables al gusto. A partir de aquí, mediante selección de especies, se fueron obteniendo las variedades actuales que no tienen nada que ver a los primitivos. Desde su lugar de origen se fueron extendiendo hacia otros lugares y, en la actualidad, se pueden encontrar hoy en día cultivados en la mayoría de las regiones tropicales y subtropicales del mundo.

El mango se cultiva desde la antigüedad existiendo una gran documentación en Oriente sobre la importancia que desempeña en estas culturas. En la India, donde ya se cultivaba hace más de 4000 años, el árbol se considera que tiene propiedades sagradas y mágicas, pues con su madera se preparan las pilas para quemar a los muertos, los enamorados expresan sus deseos debajo de un mango y las personas se lavan los dientes con ramitas de mango en los días especiales. Los casamientos se realizan en presencia de hojas de mango como símbolo de la fertilidad y del amor. Las Sagradas Escrituras en Sánscrito, las leyendas y el folklore hindú se refieren a él como de origen antiguo, aun desde entonces. El árbol de mango ha sido objeto de gran veneración en la India y sus frutos constituyen un artículo estimado como comestibles a través de los tiempos. Aparentemente es originario del noroeste de la India y el norte de Birmania, en las laderas del Himalaya y posiblemente también de Ceilán.

En zonas rurales se adornan las puertas de las casas donde se ha producido un nacimiento con ramas de mango. Hace tiempo, en este país, se realizaba una tintura amarilla con la orina de las vacas alimentadas con hojas de mango. Posteriormente, cuando se descubrió que las hojas de mango eran tóxicas, se prohibió esta práctica. Hoy en día, durante la época de recolección, existe en la India una auténtica pasión sobre esta fruta y, dado que tienen tantas variedades, son muchas las discusiones que se producen en las familias sobre cual de ellas es la mejor. La leyenda dice que Buda encontró inspiración y paz sentado en un huerto de mangos que se le había ofrecido como regalo.

El mango está distribuido por todo el sureste de Asia y el archipiélago Malayo desde épocas antiguas. Se le ha descrito en la literatura china del siglo VII como un cultivo frutal bien conocido en las partes más cálidas de China e Indochina. La temprana prominencia del mango en su tierra nativa sale a la luz por el hecho de que Akbar, el gran Mogol de la India del siglo XVI, tenía un huerto conteniendo 100.000 árboles de mango.

Durante el imperio musulmán el mango fue una fruta muy apreciada y no solamente era habitual en la mesa de los más poderosos sino que, a partir de ella, se elaboraba un brebaje muy apetecible que exigía medio año de preparación.

El mundo occidental conoció el mango e inició su actual distribución mundial con la apertura, por los portugueses, de las rutas marítimas hacia el Lejano Oriente, al principio del siglo XVI. También se le llevó de Indochina a la isla de Mindanao y a Sulus por el siglo XIII, no siendo sino hasta fines del siglo XIV y principio del siglo XV que los viajeros españoles llevaron la fruta desde la India hasta Manila, en Luzón. Mientras tanto, los portugueses en Goa, cerca de Bombay, transportaron fruta de mango al sur de África, de ahí hacia Brasil, alrededor del siglo XVI y unos 40 años después a la Isla de Barbados. La primera referencia europea es la que hace un fraile llamado Jordano en el año 1328, aunque hay que admitir que esta fruta, siendo una de las más admiradas en Oriente , y la tercera del mundo en orden de producción, nunca ha tenido demasiada aceptación en el mercado occidental.

Del mismo modo, los españoles introdujeron este cultivo a sus colonias tropicales del Continente Americano, por medio del tráfico entre las Filipinas y la costa oeste de México por los siglos XV y XVI. Jamaica importó sus primeros mangos de Barbados hacia 1782 y las otras islas de las Indias Occidentales, al principio del siglo XVII. Los mangos fueron llevados de México a Hawai, en 1809, y a California, alrededor de 1880, mientras que la primera plantación permanente en Florida data de 1861.

Distribución geográfica

Hoy día se cultiva sobre todo en la India, Indonesia, Florida, Hawai, México, Sudáfrica, Egipto, Israel, Brasil, Cuba, Filipinas y otros numerosos países. También hay producciones cada vez más importantes en España, sobre todo en Málaga y Granada, donde se da en algunas zonas un microclima tropical apropiado para su cultivo. También se cultivan en las Islas Canarias. Sin embargo, la importancia económica real del mango estriba en el tremendo consumo local que se realiza en cada localidad de las tierras bajas de los trópicos, ya que se trata de una de las plantas más fructíferas de los países tropicales. Esta especie se cultiva en todos los países de Iberoamérica, siendo México el principal país exportador del mundo.

El área de distribución natural del mango se caracteriza por una precipitación anual de entre 1500 y 2600 mm, con una estación seca de 4 a 5 meses entre noviembre y marzo. En su área de distribución tropical y subtropical, crece bien en sitios con una precipitación anual que exceda 750 mm. Sin embargo, la humedad excesiva es perjudicial para la producción de fruta, y los mejores rendimientos proceden de sitios que reciben entre 750 y 1300 mm de precipitación con una estación seca bien definida durante el período de la florescencia. En Puerto Rico el mango se ha naturalizado en lugares en donde la precipitación anual oscila entre 1000 y 2600 mm.

En su área de distribución natural, las temperaturas anuales promedio oscilan entre 24 y 27 °C, con temperaturas mínimas promedio de entre 11 y 17 °C y temperaturas máximas promedio de entre 32 a 34 °C durante los meses más fríos y más calientes, respectivamente. Los árboles de mango pueden tolerar heladas ligeras.

Importancia económica

Como casi todas las plantas de interés económico cultivadas en la zona intertropical, donde se adaptan muy bien plantas de cultivo de las latitudes templadas además de las plantas autóctonas de la misma, puede llegarse muy fácilmente a la superproducción. De hecho, gran cantidad de mangos se pierde durante los meses de mayo a julio por falta de mano de obra y, sobre todo, de mercado. Esta idea no se aplica tanto a los mangos injertos, que pueden cultivarse en ambientes de riego controlado y comercializarse casi durante todo el año, por lo que comercialmente tienen siempre un valor superior al del mango silvestre o "criollo". El mango injerto tiene además la ventaja de su mayor duración: puede cosecharse bastante verde y esperar su maduración durante unos días hasta que adquiera un color amarillo o rojizo y un delicioso sabor. En cualquier caso, el problema principal de la producción y comercialización de esta fruta se debe a que es perecedera, por lo que su consumo no puede distanciarse demasiado del lugar de cosecha. Afortunadamente, su pulpa puede guardarse congelada bastante tiempo y también sirve para la producción de zumos.

Como cosecha de exportación, se coloca bastante abajo en la lista de las frutas, siendo sobrepasada en mucho por los plátanos, cítricos, aguacates, dátiles, higos, piñas y posiblemente otros, pero ocupa el segundo lugar, sólo superándolo los plátanos, en términos de uso doméstico.

El mango es consumido en gran parte en estado fresco, pero también puede ser utilizado para preparar mermeladas y confituras. Actualmente se está empleando bastante en la industria farmacéutica.

Clasificación científica

Reino: Plantae
Filo: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Orden: Sapindales
Familia: Anacardiaceae
Género: Mangifera
Especies:
M. altissima, M. caesia, M. camptosperma, M. casturi, M. domestica, M. foetida, M. indica, M. kemanga, M. longipes, M. macrocarpa, M. odorata, M. oppositifolia, M. pajang, M. pentandra, M. persiciformis, M. pinnata, M. siamensis, M. verticillata.

Botánica

Mangifera indica L, es el miembro más importante de los Anacardiaceae o familia del marañón. Tiene algunos parientes bien conocidos, tales como el marañón (Anacardium occidentale L.), el pistachero (Pistacia vera L), los mombins (Spondias spp.), y la familiar hiedra venenosa o roble venenoso de Norteamérica (Rhus toxicodendron L, o R.radicans L.), entre otros.

La mayoría de todas las especies de la familia se caracterizan por los canales de resina y muchos son famosos por su savia irritante y venenosa, que puede ocasionar dermatitis severa. El género Mangifera comprende más o menos 50 especies nativas del sureste de Asia o las islas circundantes, excepto una, Mangifera africana que se encuentra en África. Sólo 3 ó 4 especies del grupo producen frutas comestibles; sin embargo, muchas de las otras especies pueden ser de un valor potencial para fines de mejoramiento, puesto que ellas poseen flores con 5 estambres fértiles.

Material vegetal

Descripción

La planta del mango suele ser un árbol leñoso, que alcanza un gran tamaño y altura, puede superar los 30 m de altura, sobre todo, si tiene que competir por los rayos solares con árboles más grandes, como sería en una plantación de cocoteros, siempre y cuando sea en un clima cálido. En las zonas de climas templado puede cultivarse aunque no suele alcanzar una gran altura, por las incidencias climáticas que le resultan adversas. Es originario de la India y se cultiva en países de clima cálido además de algunos de climas templado como España, China y EEUU. En la zona intertropical es una planta sumamente noble: no requiere de riego y rechaza los incendios; una plantación de mangos difícilmente podría quemarse durante la época de sequía, ya que es el período de máximo crecimiento de biomasa para estos árboles y de mayor actividad de la fotosíntesis por la menor nubosidad.

Tronco. El mango típico constituye un árbol de tamaño mediano, de 10-30 m de altura. El tronco es más o menos recto, cilíndrico y de 75-100 cm de diámetro, cuya corteza de color gris – café tiene grietas longitudinales o surcos reticulados poco profundos que a veces contienen gotitas de resina.

Copa. La corona es densa y ampliamente oval o globular. Las ramitas son gruesas y robustas, frecuentemente con grupos alternos de entrenudos largos y cortos que corresponden al principio y a las partes posteriores de cada renuevo o crecimientos sucesivos; son redondeadas, lisas, de color verde amarillento y opacas cuando jóvenes; las cicatrices de la hoja son apenas prominentes.

Hojas. Las hojas son alternas, espaciadas irregularmente a lo largo de las ramitas, de pecíolo largo o corto, oblongo lanceolado, coriáceo, liso en ambas superficies, de color verde oscuro brillante por arriba, verde – amarillento por abajo, de 10-40 cm de largo, de 2-10 cm de ancho, y enteros con márgenes delgados transparentes, base agua o acuñada y un tanto reducida abruptamente, ápice acuminado.

Las hojas tienen nervaduras visiblemente reticuladas, con una nervadura media robusta y conspicua y de 12-30 pares de nervaduras laterales más o menos prominentes; ellas expiden un olor resinoso cuando se les tritura; el pecíolo es redondeado, ligeramente engrosado en la base, liso y de 1,5-7,5 cm de largo. Las hojas jóvenes son de color violeta rojizo o bronceado, posteriormente se tornan de color verde oscuro.

Inflorescencia. Las panículas son muy ramificadas y terminales, de aspecto piramidal, de 6-40 cm de largo, de 3-25 cm de diámetro; las raquias son de color rosado o morado, algunas veces verde–amarillentas, redondeadas y densamente pubescentes o blancas peludas; las brácteas son oblongas–lanceoladas u ovadas–oblongas, intensamente pubescentes, se marchitan y caen pronto y miden de 0,3-0,5 cm de largo.

Flores. Las flores polígamas, de 4 a 5 partes, se producen en las cimas densas o en la últimas ramitas de la inflorescencia y son de color verde–amarillento, de 0,2-0,4 cm de largo y 0,5-0,7 cm de diámetro cuando están extendidas. Los sépalos son libres, caedizos, ovados u ovados–oblongos, un tanto agudos u obtusos, de color verde–amarillento o amarillo claro, cóncavos, densamente cubiertos (especialmente en la parte exterior) con pelos cortos visibles, de 0,2-0,3 cm de largo y 0,1-0,15 cm de ancho.

Los pétalos permanecen libres del disco y son caedizos, ovoides u ovoides–oblongos, se extienden con las puntas curvadas, finamente pubescentes o lisos, de color banco–amarillento con venas moradas y tres o cinco surcos de color ocre, que después toman el color anaranjado; ellos miden de 0,3-0,5 cm de largo, y 0,12-0,15 cm de ancho; los pétalos viejos a veces tienen márgenes rosados, el disco es grande, notoriamente de cuatro o cinco lóbulos arriba de la base de los pétalos, surcado, esponjoso, de color de limón, convirtiéndose después a blanco translúcido, durante la antesis es mucho más ancho que el ovario y de 0,1-0,15 cm de alto.

Los estambres pueden ser de cuatro a cinco, desiguales en su longitud, siendo fértiles sólo uno o dos de ellos, el resto está reducido a diminutos estaminoides, de color morado o blanco amarillento; los estambres perfectos miden de 0,2-0,3 cm de largo, con las anteras ovoide–oblongas, obtusas, lisas. Las flores estaminadas carecen de ovario rudimentario y sus estambres son centrales, reunidos cercanamente por el disco. El ovario en la flor perfecta es conspicuo, globoso, de color limón o amarillento y de 0,2-0,15 cm de diámetro; el estilo es lateral, curvado hacia arriba, liso y de 0,15-0,2 cm de largo; el estigma es pequeño y terminal. La polinización del mango es esencialmente entomófila, siendo los principales polinizadores, insectos del orden Díptera.

Fruto. Se trata de una gran drupa carnosa que puede contener uno o más embriones. Los mangos de tipo indio son monoembriónicos y de ellos derivan la mayoría de los cultivares comerciales. Generalmente los mangos poliembriónicos se utilizan como patrones. Posee un mesocarpo comestible de diferente grosor según los cultivares y las condiciones de cultivo.

Su peso varía desde 150 g hasta 2 kg. Su forma también es variable, pero generalmente es ovoide-oblonga, notoriamente aplanada, redondeada, u obtusa a ambos extremos, de 4-25 cm. de largo y 1.5-10 cm. de grosor. El color puede estar entre verde, amarillo y diferentes tonalidades de rosa, rojo y violeta. La cáscara es gruesa, frecuentemente con lenticelas blancas prominentes; la carne es de color amarillo o anaranjado, jugosa y sabrosa.

Semilla. Es ovoide, oblonga, alargada, estando recubierta por un endocarpo grueso y leñoso con una capa fibrosa externa, que se puede extender dentro de la carne.

Cultivares

La elección de un cultivar para un emplazamiento dado debe tener en cuenta lo siguiente:

  • La producción para el mercado de destino.
  • La adaptación al medio, diferenciando entre zonas tropicales y subtropicales y zonas húmedas y secas.

Los cultivares de mango pueden agruparse en 3 grupos principales según el lugar de selección:

Cultivares Indios: su sabor a trementina es muy marcado. La longitud de las fibras y el color de la piel son muy variables, teniendo algunos una piel bastante roja. La mayoría son dulces con un contenido en ácidos bajo. Es una variedad monoembriónica muy comercial y ampliamente exportada. Resiste muy poco la humedad y ofrece colores muy vivos.

Cultivares Indochinos y Filipinos: son muy dulces, sin fibra ni sabor a trementina. La epidermis es verde amarillenta. Carabao es el cultivar más importante en Filipinas, exportándose en cantidades considerables a Japón. Bajo el sinónimo de Manila es uno de los cultivares más importantes de México. Es una variedad poliembriónica que aguanta muy bien el exceso de humedad. Con el fruto más alargado y menos coloreado que la variedad india, aguanta mucho mejor las plagas.

Cultivares de Florida: dominan la mayoría de las plantaciones de mango en casi todo el mundo, aunque en algunas áreas de cultivo predomine la selección local. En general tienen excelentes características, pero la mayoría son sensibles a la descomposición interna. El Haden se desarrolló en Florida como planta de semilla del cultivar indio Mulgoba en 1910. Sus características lo han hecho muy popular en el comercio internacional, de color rojo atractivo de la piel, alta resistencia de la piel, muy importante para el transporte a larga distancia y contenido en ácidos relativamente alto.

Desde 1940 se han desarrollado en Florida un grupo de cultivares con similares características. Algunos ejemplos son Tommy Atkins, Zill, Torbet, Kensington, Irwi, Haden Glenn, Lippens, Van Dyke, Sensation, Osteen, Keitt. El orden de maduración es aproximadamente el mismo en diferentes zonas de cultivo. Dentro de una zona, el período de maduración para la totalidad de los cultivares de mango es extiende sobre aproximadamente 3 meses.

Actualmente se continúa investigando para el desarrollo de nuevas variedades de mango como Nomi (Tomer et al, 1993), Tango (Lavi et al, 1997), Shelly (Lavi et al, 1997) etc., cultivares mejor adaptados a las condiciones de cada área productiva donde se han desarrollado.

Variedades

Como variedades más importantes a partir de las cuales se han desarrollado los cultivares más importantes se citan las siguientes:

Alfonso: Procedente de la India. Es una de las variedades más conocidas y apetecibles. Tiene poca fibra, mucho aroma y muy buen sabor. Pesa unos 300 gr.

Amini: de pequeño tamaño y forma arriñonada; su peso está comprendido entre 170-200 g, y sus dimensiones oscilan entre 7-9 cm de largo y 7-8 cm de ancho. De color verde amarillento, escarlata en la base y con lunares de color amarillo pálido; la cáscara es gruesa y de superficie lisa. La pulpa es de excelente calidad, sin fibras, color rojizo pálido y muy jugosa. Semilla delgada u oval. También se cultiva en las Islas Canarias.

Apple: con mucho jugo y bastante ácido. Pesa unos 350 gr.

Ataulfo: Procedente de Hawai, muy dulce y aromático. Pesa entre 350 y 700 gr.

Camboyana: tamaño regular, forma alargada, de 10-12 cm de largo y 6-7 cm de ancho. Color verde amarillo con muy pocos lunares; cáscara blanda y delgada. Pulpa de buena calidad, sin fibras, de color amarillo intenso, muy jugosa; sabor aromático, ligeramente ácido. Está muy cultivada en Camboya, de donde es originaria.

Carabao: Procede de las Filipinas. Posee mucha fibra, una elevada acidez y mucho jugo. Pesa unos 300 gr.

Irwin: con mucha pulpa y poco fibroso. Pesa entre 1/4 de kilo y casi medio kilo.

Julie: Procede del Caribe. Es pequeña ( unos 200 gr.) y tiene mucho aroma.

Keitt: Variedad procedente de la India, muy dulce y con muy poca fibra. Pesa entre medio kg y 700 gr.

Mabruka: Procedente de Israel, posee bastante fibra. Sabor fuerte y peso de 400 gr.

Manga rosa: Un poco ácida y con mucho jugo. Procede del Brasil.

Manila: Procedente de Méjico, tiene una pulpa muy amarilla con un sabor fuerte. Pesa unos 280 gr.

Mulgoba: fruto de tamaño mediano, de forma ovalo – globosa, de 9-12 cm de longitud y 7-9 cm de anchura; de color amarillo fuerte, a veces rojo en el ápice y junto al pedúnculo, con lunares superficiales de pequeño tamaño y color amarillo pálido. La cáscara es gruesa, fuerte y tenaz. La carne, de color amarillo naranja, es suave, sin fibras, de aroma y sabor agradables, pero un poco picante. Semillas largas. Es excelente para climas secos; se cultiva en Florida, y también se ha ensayado en Israel e Islas Canarias.

Pairi: de tamaño regular, forma ovalada, de 200-300 g de peso; 7-9 cm de largo y 7-8 cm de ancho. Color verde amarillento, escarlata en la base y lunares pequeños de color amarillo blancuzco. Cáscara de grosor medio. Pulpa amarillo naranja, compacta, jugosa, sin fibras, dulce y de perfume pronunciado. Semilla gruesa. Procedente de la India, tiene una textura más fofa y una forma muy redondeada. Se cultiva en Canarias, Israel y Hawai.

Parkings: Muy poca acidez. Pesa 1/2 kilo.

Sansersha: de gran tamaño, entre 500 g y un kilo, de forma de pera, de 17-22 cm de longitud y de 9-11 cm de anchura. Color amarillo fuerte, algo rojizo, con numerosos lunares pequeños de color amarillo grisáceo. Es excelente fruta para conserva y no tanto para consumir en fresco; su pulpa es carnosa, regularmente jugosa, sin fibras y algo ácida. La semilla es algo curva y delgada.

Sensación: Procedente de Miami , posee un fruto muy redondeado, poco fibroso y pequeño (200 gr.).

Zill: Procede de Sudáfrica. Muy aromática y algo ácida. Pesa unos 400 gr.

Casi todas estas variedades de mango injerto se derivan de una variedad obtenida por evolución natural que muchas personas denominaban "mangas" en Venezuela y en la costa atlántica de Colombia y que no es sino la adaptación de la planta durante varios siglos a un clima mucho más favorable que el que tenían en la zona de procedencia de esta planta.

Floración y fructificación

Sólo se producen una docena de frutos por inflorescencia. Aparte de que muchas flores son unisexuales masculinas también muchas flores femeninas hermafroditas quedan sin fecundar.

En el momento de la floración, el mango prefiere en general un período seco, y con respecto a su época de floración se distinguen tres tipos de variedades:

  • Los de floración tardía, de marzo a abril, en los países templados están libres de heladas.
  • Los de floración precoz, de enero a febrero, que si bien sus flores son atacadas por las heladas tardías y por la humedad del invierno, al florecer por segunda vez pueden conseguir fruto.
  • Los de floración precoz, que ya no vuelven a florecer; desgraciadamente la mayor parte de las buenas variedades son de este tipo, por lo que tienen rendimientos muy irregulares a causa de que ocasionalmente zonas templadas tienen inviernos frescos.

Para corregir el estado de la floración o para provocar una segunda floración se han realizado ensayos, sin encontrar de momento ninguna solución al respecto, ya que depende de diversos factores, como la acción de las hormonas, de las resinas del árbol o de la temperatura mínima para conseguir la apertura de los capullos.

En busca de soluciones se han realizado ensayos para ver el efecto de las temperaturas y el manejo del riego en la inducción floral de este cultivo. Dichos ensayos muestran como son necesarias para la floración temperaturas por debajo de 20ºC y no pueden ser reemplazadas por los efectos del estrés hídrico sobre la misma (Chaikiattiyos et al, 1994).

Las épocas nubosas, las lluvias, los rocíos excesivos en el momento de la floración siempre son perjudiciales; las flores caen en gran número y los frutos no llegan a madurar. La maduración siempre se efectúa mejor en época de sequedad ambiental. Un exceso de fertilizantes es perjudicial para una buena floración.

(sigue ...)


Documentación

http://www.botanical-online.com
http://frutas.consumer.es
http://www.fs.fed.us
http://www.infoagro.com
http://www.solovegetales.com
http://es.wikipedia.org/