>
La Página de Bedri
Relatos prohibidos
Mi querido padrote, Mi mujer y mi amigo Antonio (por Frank
OTROS RELATOS
ENLACES RECOMENDADOS
Los Relatos prohibidos de La Página de Bedri
ADVERTENCIA: Esta página contiene textos e imágenes que pudieran ser considerados no apropiados para personas menores de la edad legal. Por eso se hace esta advertencia. El contenido de los mismos es evidentemente "para adultos" y de contenido explícitamente sexual por lo que, hecha esta advertencia, si finalmente decides continuar, lo haces bajo tu única y exclusiva responsabilidad. No se obliga a entrar, es más, se recomienda que aquellas personas que puedan sentirse molestas, o incluso ofendidas, con el contenido de lo que aquí aparece, que se abstengan de hacerlo.

Me dirigí a mi domicilio pensando en Sarita, me acordé de mi hermana; cuantas veces la vi masturbarse; mi prima que ahora ya de casada, quiere coger conmigo; mi maestra que bien sabía que estaba bien buena, le encantaba que le viéramos las nalgas en pequeñas tangas debajo de falditas o pantalones bien entallados, y sus escotes que casi dejaba salir sus pechos; y de esta misma forma: en la calle, centros comerciales, a poco no saben las mujeres lo que tienen y les gusta; les calienta y pone cachondas que las vean aunque muy ofendidas gritan la existencia de fisgones, mirones depravados y cochinos, cuando son ellas las que provocan: a veces erotismo fino, pero otras… sin embargo de siempre también tienen en la mente una verga que a gritos pediría,, pero no, eso para muchas sería indecente, un pecado; pero que distancia hay de diferencia cuando el fin es el mismo; también les gusta y re encanta la verga.. Y así con estas ideas llegue a mi domicilio, nuevamente pensé: ¿Qué estaría haciendo mi mujer?, bajé del auto, abrí la puerta y antes de entrar a la sala recorrí un cuadro que tenía hacia el patio y que en la sala era espejo, pero del patio se podía ver con toda amplitud su interior Y ¡OOOOOHHHH, QUE VEO!, mi mujer ya se encontraba en brazos de Toño, mi amigo, EN TREMENDO FAJE.

Que escena: mi mujer de pié, él la tenía tomada por su hombros y con suavidad y ternura la atrajo hacia si, ella lo miró y colocó sus dos manos sobre la parte lateral de su cintura acariciándole lentamente la espalda corrió su manos a su pecho, desabotonó su camisa, y primeramente le rodeó por la espalda, posteriormente apretó delicadamente sus pechos los besó largamente y levantando su cara le ofreció la flor de sus labios que entreabiertos parecían decir cuanto lo deseaba. Toño la besó, le mordió delicadamente, corrió su boca por sus mejillas, la aureola de sus oídos, besó el lóbulo de su oreja derecha, su cuello; al deslizarle su lengua húmeda Viky. empezó a gemir, su respiración se oía cada vez más acelerada, más excitada estirando su cabeza hacia atrás para sentir en todo su cuello la lengua húmeda de Toño que sabía perfectamente como poner caliente a mi mujer con esas caricias.

Subió Toño su falda con las dos manos y las posó sobre sus nalgas acariciándoselas; y oprimiéndoselas hacia su órgano que ya se notaba completamente erecto, Viky. Solo gemía: ¡ah, ah, aaaahhhh!, ¡que rico!, ¡qué delicia Toño!, caliéntame más, ¡Ayyyyyy, ponme bien cachonda!. Esta escena me pareció demasiado excitante, Toño siguió besando su cuello de un lado a otro, su garganta, al tiempo que Viky se oprimía fuertemente a R él rozando con energía su sexo contra su miembro. Mientras Toño bajaba a sus pechos; y con su mano derecha extrajo uno para darle una tremenda chupada abriendo su boca y metiéndoselo lo más posible, mientras cu mano derecha aprisionaba una de sus nalgas, mi esposa solo se arqueaba para rozar su sexo con su verga pidiéndole: ¡MÁSS TOÑO, CHÁPALAS MAS, QUE LINDO, QUE DELICIA, AHHHHHHH QUE RICO!.

Aunque veía perfectamente decidí entrar a la sala; hice un poco de ruido además de anunciarme: ¡ MI amor, ya vine, donde está Toño!. Aquí está cariño; hola, saludé, cómo la están pasando! Bien, contestó Viky, pero aún no preparamos la botana, por estar acomodando la despensa en su lugar, verdad Toño?, así es, pero en un momento queda lista, y ambos, como chiquillos entraron a la cocina mientras yo arreglaba algunas cosas de la sala; libros, revistas … alcancé a escuchar el ruido de los platos, el golpe de cuchillo sobre la tabla de picar y ver a Toño pasar por la espalda de mi mujer, en forma segura y confiada le acercó su miembro para rozarlo a las nalgas de mi mujer, ella coqueteó risueña diciendo: tranquilo Toño, nos va a ver mi esposo, él no le contestó presionando más su miembro a sus nalgas y pasando sus manos por debajo de los brazos de Viky para tomar delicadamente sus pechos, mi esposa solo alcanzó a exhalar ¡AHHHHHHHHHHHH!, malvado eres un atrevido volteando ligeramente su cabeza hacia atrás para permitir que Toño le besara en la boca succionándose mutuamente sus lenguas y acariciándole con la lengua su cuello.

Me quedé callado, por primera vez experimenté una sensación desconocida al ver como mi esposa disfrutaba con otra persona su sensualidad, no sabía quehacer, que decir, solamente recuerdo que sin darme cuenta tenía mi órgano completamente erecto,; me lo toqué con la palma de mi mano; pensé, no es del tamaño de Toño, levanté la vista y alcancé a ver que en la misma posición, Toño seguía en poder de las chiches de mi esposa, y, ahora, ella alargó su mano hacia atrás para acariciarle, por encima del pantalón, su verga, que se veía bien parada debajo de su pantalón con una mancha húmeda en la parte de la punta, claro, ya se encontraba bien caliente.

Que hacen les pregunté; se separaron y vinieron hacia mi; me distraje colocando un CD en el aparato, vamos a escuchar música les dije, a propósito, les ofrecí una copa de Ron y nos sentamos en la sala, Viky y yo juntos enfrente de Toño, Salud, dije, por la oportunidad de compartir nuestra amistad y el gusto de que estés con nosotros, Toño, el gusto y honor son míos, contestó, por la amistad que hemos tenido desde nuestra infancia, y por el placer de haber conocido a tu mujer, Juanito, agregó, es realmente hermosa, te felicito Juan, continuó, que daría por tener una compañera así; bueno Toño, no lo tomes a mal, pero es que yo te estimo mucho, según recuerdas desde chicos, y que más que ahora, con mi gran amigo, tener un poco de confianza para sentir la experiencia de estar con mi mujer, en lo que ella disponga puedes disfrutar y agradarle a ella, que también me ha expresando su gusto. Todo esto no se como lo pude decir, el caso es que estaba demasiado caliente, mi esposa a un lado con su blusa abierta dos botones abajo, suficiente para dejar ver por completo sus dos volcanes que casi se le querían salir, cruzada de piernas mostrándoselas por completo a Toño, y cuando terminé de decir lo anterior, mi esposa intervino: cierto Toño y para complacer a mi esposo, y por que me agradas, acepto con mucho gusto tener intimidad contigo; y con mi esposo, al tiempo que emparejaba sus piernas entreabriéndolas ligeramente para enseñarle a Toño su bizcocho oculto dentro de su diminuta tanga. Bueno , que les parece algo de música para bailar? Opiné, y sin esperar respuesta hice sonar el aparato. Música suave, cadenciosa; Toño, dirigiéndose a mí expresó: me permites Juan? Tomando de la mano a mi mujer, claro, mientras preparo otras copas y acerco la botana, contesté, inmediatamente tomó a mi mujer con su mano derecha por la cintura e inmediatamente la acercó a él; mientras me dispuse a preparar las bebidas, ron con soda de sabor, sentí la necesidad de tomarme una por adelantado, así es que bebí completa mi copa, nuevamente vino a mi esa extraña sensación confundida: celos con agrada al ver como ya Viky y Toño estaban deleitándose succionando sus lenguas, él besando el lado derecho e izquierdo de su cuello; ella echando la cabeza ligeramente hacia atrás entregándose por completo al cachondeo de mi amigo, nuevamente, Toño bajó sus manos hacia la cintura de mi mujer, más abajo, entre sus manos tomó sus nalgas, subió la falda y ahora solo se veía la cinta de su tanga apenas ocultando su culo, Toño las acarició durante buen rato apretando ligeramente y propiciando que su bizcocho se frotara contra su pene con movimientos laterales, circulares que ponían a mi mujer cada vez más caliente pues apenas susurraba !AHHHHHHHHHHH TOÑITO SIENTO QUE LA TIENES TREMENDA, QUE DELICIA, AHHHHHH TOÑO MUÉVELA MÁS, MAS, MAAAS!. Terminó la música y se acercaron a sentar, les ofrecí sus bebidas y brindamos; efectivamente se lograba dibujar, dentro del pantalón el tremendo órgano de Toño; la mancha húmeda creció más; Viky le dio otro trago a su bebida diciendo: me voy arreglar un poco, con el permiso de ustedes; se dirigió a la recamara que se encontraba frente a la sala; dejo la puerta abierta muchachos, ya somos de confianza, dijo; se metió a la regadera y oímos caer el agua sobre su cuerpo completamente desnudo.

¿Qué te parece lo que estamos haciendo Toño, pregunté, no crees que nos estamos excediendo?. Mira Juan creo que estamos lo suficientemente maduros para saber lo que hacemos, y si tu así lo has querido, si lo deseas y tu mujer también, que más da, además, continuó, en la sociedad y época que no0s tocó vivir, todo mundo aparenta lo que realmente no es; y afirmó lo que yo ya sabía, acaso las mujeres que pasean solas o acompañadas de su novio, de su esposo mostrando las nalgas metidas en faldas o pantalones bien ajustados y trasluciendo su ropa íntima, ¿tu crees que no saben lo que hacen?, claro que lo saben, y las parejas que se besan y fajan en público, en las calles, en las escuelas las alumnas solo piensan y desean irse a la cama a coger con el que les place; amigos, maestros, y las maestras con sus alumnos, por ello hacen todo para insinuar sus pechos, y nalgas, no te preocupes Juanito, mi amigo, nuestra sociedad está completamente erotizada, por algo Sigmund Freud afirma que la felicidad del ser humano se basa en la calidad de sus relaciones íntimas, y justifica la neurosis y esquizofrenia de mucha gente por su frustración sexual consecuencia de falsos mitos mojigaterías que les prohíbe o impide gozar su sexualidad con libertad. Juan, créeme, agregó, eres una de las pocas personas, junto con tu mujer, que realmente saben vivir, que disfrutan su intimidad sin inhibiciones, sin complejos, y te agradezco me tomes en cuenta para participar y te prometo que no le voy a fallar a Viky, que a propósito, está buenísima pocas veces he tenido entre mis manos nalgas y chiches como las de ella, está exquisita.

Por escuchar a Toño, no me dí cuenta que ya me había terminado mi copa, así es que me preparé otra y dije: bueno Toño pues salud, salud contestó por tu mujer, apenas tomamos el trago de brindis salió Viky de la recámara; que bárbara solo traía puesto un neglillé color blanco transparente sin brassier, por lo que sus pechos se veían por completo; sus pezones tremendamente erectos apuntando hacia nosotros, una tanga del mismo color que trasparentaba por completo su bello púbico, uyyy caballeros, ¿no invitan nada a esta pobre mujer?, dijo, claro respondió Toño y le ofreció de su baso, ella lo aceptó quedando muy cerca de él, bebió un trago e inmediatamente lo tomó por la nuca para besarlo en la boca en forma muy ardiente, Posteriormente se sentaron juntos en el sillón; Toño del lado derecho de mi mujer acariciándole las manos de mi mujer diciéndole algo al oído, ella sonriente le contestó: claro que lo deseo, terminando de decir esto bajó su mano derecha a las piernas de mi mujer, ella le rodeó el cuello con su mano, también derecha, y lo atrajo ofreciéndole sus labios entrelazándose en un ardiente y excitante beso; él besaba su cuello, sus oídos, preparando con gran experiencia a mi mujer poniéndola cada vez más cachonda haciéndola gemir y susurrar: ¡Ahí que lindo!, ¡sigue, no te detengas! ¡Me haces muy feliz! ¡Sigue, sigue!. Ya para entonces Toño había extraído sus dos enormes volcanes tomándolos completamente entre sus manos se los mamaba alternativamente y casi metiéndoselos por completo a su boca. Yo estaba paralizado sentado en el sillón viendo de lado la forma tan apasionada de cómo mi mujer se entregaba al mi amigo. Mientras seguía en poder de sus pechos con sus eróticas caricias diciéndole que las tenía como se las había imaginado que eran como dos volcanes las tienes enormes, Viky, exquisitas, mi esposa ya fuera de sí se las ofreció completamente desnudas diciendo, ¡anda, hoy te las regalo!, mámamelas cómetelas; son tuyas!; teniéndolas así mi amigo. Continuó con sus caricias húmedas pasó por sus pezones, se los mamó y chupó durante varios minutos, metiéndoselos lo más posible en la boca durante mucho rato dando movimientos circulares a su pezones hasta dejarlos en estado de plena erección, ella a la vez le decía delirante: ¡no pares, me estas subiendo a las nubes!, ¡no pares, Toño, que rico me las chupas!, ¡mámamelas más hay! ¡Que sabroso me las mamas!. ¡MAAAAAAASSSS!

Poco después la levantó delicadamente, y sentado frente a ella le quitó el neglillé, mi mujer lucía una bonita tanga blanca que tiempo atrás le había comprado y que dejaba ver el oscuro manto de su vello púbico abundante pero delicadamente recortado en un triángulo tan perfecto que jamás hubiera visto; también excitado le dijo sorprendido: OH! Que hermosa eres Viky que delicioso bizcochito me voy a comer.

La sentó nuevamente de su lado izquierdo, mientras él se bajaba el pantalón y la camisa quedando solo con la trusa Se sentó, y nuevamente se abrazaron basándose en forma muy ardiente, en tanto, su mano derecha se fue deslizando entre sus piernas muy lentamente, y poco a poco la fue subiendo hasta alcanzar su sexo, K. las abrió ligeramente para facilitar que por la orilla de su tanga metiera su mano y posarla completamente sobre su sexo que ya Se encontraba extremadamente húmedo lo que denotaba que mi mujer estaba demasiado excitada se lo acarició, nuevamente Viky las abrió por completo para facilitar que su mano lo tomara colocando sus talones sobre la orilla del sillón; con sus dedos Toño localizó su clítoris dando ligeros movimientos circulares, ella se arqueó varias veces hacia adelante mientras la besaba y le susurraba al oído cuanto la deseaba y que estaba agradecido aún más ahora que lo consiente , mientras, con sus dedos jugueteaba con su clítoris, esto la llevaba al clímax una y otra vez gimiendo ¡Ah! ¡Que delicia, no pares cariño.! ¡Ay que lindo!, ¡que rico siento, que hermoso!

Al escuchar esto Toño de dijo: pues te voy a dar más placer y se puso de rodillas entre las piernas de mi mujer y acercó sus labios a su panocha, y le empezó a dar una mamada fantástica; con su lengua recorrió todo el entorno de su sexo metiendo la lengua a su vagina, localizo su clítoris y como si fuera dulce lo lamió primero para después chupárselo en forma muy delicada haciendo que mi mujer se arqueada por la cintura susurrándole: ¡AYYYYYY TOÑITO QUE BÁRBARO, ME ESTAS VOLVIENDO LOCA, AYYYYYYYY MALVADO YA ME ESTOY VINIENDO, YA, YA, YA, MÁS MÁS, MAAAAAAS! Y de esta forme le vino su primer orgasmo. Él se enderezó y se sentó en su lugar, ella, ya repuesta de su primer orgasmo lo besó en forma frenética bajando poco a poco su cabeza; también se hincó entre sus piernas y sobre la truza le empezó a besar su verga, con la mano derecha se la acaricio por unos instantes recorriéndola en toda su extensión hasta la base de sus huevos, le bajó ligeramente la trusa, tomó su miembro con la mano derecha y lo extrajo, que barbaridad inmediatamente entreabrió sus labios, le besó insistentemente en la punta, a los lados, le quitó por completo la trusa y ya completamente liberado, abrió su boca y primero se metió la cabeza, la saboreó con la lengua, la metió un poco más, la volvió a sacar y en la tercera ocasión se la tragó completa, de esta forma le empezó a masturbar con su boca por buen rato, se retiró levantando su cara para verlo y le dijo: ay Toñito que rico instrumento tienes, siento que lo voy a gozar de verdad.

En ese momento Toño le preguntó: quieres coger conmigo? y con un ardiente y húmedo beso que reflejaba su aceptación hacia él, mi esposa le contestó: ¡ ¡OH si, deseo ser tuya! ¡Hazme lo que tú quieras!. ¡Ámame, hazme el amor, si quiero coger contigo Toño, con los dos juntos.!, quiero disfrutarlo como nunca le he hecho. Al momento Toño le bajó delicadamente su tanga y la hizo sentarse sobre de él, de frente, mi esposa. abrió las piernas y completamente desnuda se sentó; Toño tomó su miembro con la mano derecha, ahora comprobé cinco centímetros más grande que el mío pero eso si, mucho más grueso, mi mujer se levantó ligeramente para acomodarlo a la entrada de su bizcocho Toño le hizo breves movimientos circulares para encontrar el hoyito y se lo metió despacio, primero solo la cabeza, nuevamente dio uno dos tres movimientos circulares, un poco más, casi la mitad, Viky se levantó un poco y al volver a sentarse entró completito, mi mujer emitió un erótico gemido ¡AAAAHHHHH! ¡!!Que rica verga tienes!!! ¡Está muy gruesa cariño, pensé que no entraba, ¡que rica! que delicia!. ¡¡Ayyyyy papi que rica, métemela toda, más, más, maaaaassss!.

Mi amigo tenía frente a su cara los enormes pechos de mi mujer, con ambas manos los levantaba, los estiraba metiéndoselos alternativamente casi por completo a la boca, unía sus dos pezones y juntos se los chupaba dando movimientos circulares con su lengua, Viky subía y bajaba, se lo metía y sacaba, estaba feliz, disfrutando, por primera vez, una verga diferente a la mía. Nuevamente Toño se la sacó para masturbarle su clítoris y otra vez la penetró ¡¡¡ Aahhhhhhhh !!!!! ¡Que rica! gimió ella mientras el miembro desaparecía en su interior, ahora él comenzó a moverse despacio adentro y afuera y cada tres empujones sacaba toda su órgano y la frotaba en el clítoris de mi mujer para luego meterla nuevamente hasta el fondo. ¡¡¡ Aaahh !!, ¡Aaah!!, ¡que sabroso!, ¡sigue..., sigue!... decía ella.

Seguía clavando su órgano todo completo, que ahora lo vi todavía más grande. Hasta que de pronto mi mujer se contrajo en un violento orgasmo. ¡¡¡AAAHHHHHH..... Mi amor !!!, , ¡¡métemela toda por favor!!, ¡ la quiero bien adentro! ¡Toda! ¡Máaaas! ¡Máaaas!. ¡Muévete rápido, rápido Máaaas!. ¡AAAAHHHHHHHH! ¡MÁAAAAAS! ¡AYYYYYYY RICA VERGA AYYYYYYYY!. Toño la mantuvo clavada hasta que las contracciones fueron disminuyendo y ella se quedó laxa, sentada sobre de él. Luego se la sacó , ella se incorporó y se quedó sentada a su lado con la cabeza apoyada en su hombro.

Que rico me lo hiciste Toño, nunca había tenido esta sensación, fue fabuloso, tienes una verga al tamaño de mi bizcocho

Nuevamente serví los vasos, se los ofrecí y acerqué cada uno bebió un poco, mi mujer estaba completamente sudada, su respiración poco a poco se normalizaba, te gustó mi amor? Le pregunté, si cariño, contestó, es que Toño tiene una verga tremenda, al entrarme completa, desde el principio sentí que me venía, pero quise disfrutar y me aguanté prolongar mis orgasmos, creo que fueron tres seguiditos.

Ya tranquilizados, Toño le dijo: vamos a la cama para seguir más cómodos, claro, les dije y pasaron ala recámara dejando la puerta completamente abierta; ven mi amor, también quiero contigo, enseguida amor contesté, voy a preparar otras bebidas, bueno yo ya me sentía un poco mareado, o más bien, pensé más de la cuenta, como no, me respondí ya son seis vasos preparados que me tomo y como no acostumbro la bebida fuerte, ya me sentía mas de la cuenta, pero felizmente excitado. Posterior mente Toño la levantó y cargándola la acostó sobre la cama sus cuerpos hervían de deseo, de pasión. Toño se colocó sobre de mi mujer que lo recibió con sus piernas completamente abiertas, Viky completamente desnuda; la besó en sus ojos cerrados y fue avanzando hacia el centro de su placer, le besó los oídos, el cuello al tiempo que le susurraba lo mucho que le gustaba y así continuó con sus caricias húmedas, pasó por sus pezones, mamó sus prominentes pechos metiéndoselos o más posible en la boca durante mucho rato hasta dejarlos en estado de plena erección.

Yo estaba paralizado, mudo, no podía creer lo que estaba sucediendo, mi mujer estaba siendo poseída por otro hombre en mi presencia,

Finalmente, le pidió: ¡métemela otra vez Toño toda, ¡la quiero toda adentro! ¡Hazme tuya! quiero sentirte dentro de mi! Desde la mañana que te vi me gustaste mucho y al ver el tamaño de tu órgano, que bárbaro, me dijo está al tamaño de mi bizcocho, este si me lo va a llenar. Así que hincado de frente le abrió las piernas tomo su miembro entre su mano derecha y guiándolo apresuradamente se lo introdujo hasta el fondo, desapareció por completo en su húmedo y ardiente sexo.

Empezaron su juego se la metía y sacaba, le hacia movimientos circulares, de entrada, salida, ¡ya era suya nuevamente, ya se encontraba dentro de ella, estaba alucinado, incrédulo de tener a mi esposa con él haciéndole el amor! , ¡Entraba y salía! nuevamente con movimientos circulares entraba hasta el fondo de su manjar sintiendo que se venía a cada envestida, fueron largos minutos de gozar ami mujer. En esta posición; al sacárselo lo tomaba con su mano derecha y le masturbaba su bizcocho, pero ella le susurraba: ¡no lo saques mi amor! ¡Métemelo todo!, todo hasta adentro, que lindo me estas cogiendo, eres lo que tanto deseaba, ¡sigue muévete Máaaas!, ¡Máaaaaas! ¡Métela toda!, ¡toda! le dijo: ¡quédate quieto! y le dio una buena ración de contracciones vaginales que daban la sensación de quererse comer su pene, ¡que delicia que increíble sensación sentir tu palpitante sexo aprisionando mi órgano le dijo Toño., siguió con movimientos lentos, disfrutando esa hermosa sensación de ver, de tener por fin a K. completamente desnuda y entregándose apasionadamente a él, fue acelerando el ritmo pues Viky. Lo pidió: ¡más rápido Toñito.! ¡Más rápido...más...más, más, máaas!,; ¡que rico siento! ¡La tienes bien gruesa R.! ¡!!!Es lo máximo!!!! ¡Ah,ah,ah!¡me vengo!, ¡ me vengo contigo amor, contigo, que rico! ¡Máaaas! ¡Máaaaas! ¡Métela toda, toda.! ¡Hay, hay, máaas! ¡Que hermoso me lo haces!, ¡que rico me coges .! Muévete más, ¡máaas rápido, rápido, ¡métela toda Máaaaas! ¡Toda mmmáaaaas! ¡!!!Aaaaaayyyyyyy!!!!!!

A continuación Viky se monto sobre de él, de frente y guiando con su mano derecha su pene, nuevamente se lo metió, y empezó a cabalgar moviéndose hacia arriba y hacia abajo, en forma circular, jadeando, gimiendo y gritando de placer: ¡hay, ay que rico, que delicia! ¡Ah,aaah! ¡Que hermoso! ¡Ah,ah,ah,ah!, te gusta cariño.?,quieres más?, al tiempo que con sus dos manos se acariciaba sus pechos oprimiéndose sus pezones, y se movía de arriba hacia abajo, lento, rápido, con movimientos circulares; ¡Aaah que delicia, que sabroso!, ¡Hay que divino!, ¡ya soy tuya !, ¡ya soy tuyaaa! ¡Déjame gozarla mucho! ¡que feliz me estas haciendo Toño., ¡Aaaay que divino!, ¡Aaaayyyyy!, y cuando a punto estaba de venir su orgasmo nuevamente se detuvo, con cuidado se levantó, volteándose, le dio la espalda sentándose nuevamente sobre él , estiró su mano derecha sobre sus preciosas nalgas y tomando su órgano la colocó sobre su vagina frotándola con energía y guiándola se la volvió a meter diciendo: ¡es la cosa más rica y sabrosa que jamás haya probado!, ¡dámela cariño! quiero sentirme en la gloria ¡ah! ¡Ah! ¡Dame más!, ¡Más! ¡Quiero más de tu cosita! ¡Tómame toda, toda, hazme tuya!, ¡muévete! ¡OH! ¡OH! ¡Más cógeme más, más! ¡más, más! ¡que rica verga tienes que gruesa!

Yo me sentía tremendamente excitado nada más de ver en esa posición las hermosas nalgas de mi esposa y cómo la verga de mi amigo entraba y salía de su exquisito bizcocho desapareciendo por completo; subía, bajaba, entraba, salía, lento, rápido; movimientos circulares y mi mujer sin dejar de exclamar ¡ah ,ah, aaahh, que divino amor!, que exquisito lo haces, le dijo Toño, coges divinamente tienes el bizcocho más grande que jamás me he cogido, eres hermosa y muy cachonda.

Nuevamente se separaron ahora colocó a Viky. boca arriba colocando sus ricas nalgas al borde del colchón, le abrió las piernas y colocándose de frente en medio se las levantó hasta sus hombros y ahora él tomó su órgano con la mano derecha, lo colocó frente a su sexo, localizó su clítoris y rozándolo lentamente la masturbó hasta que ella. nuevamente excitada, ya no resistió y pidió: ¡ya Toño! ¡métela! y nuevamente se la dejó ir hasta el fondo y con movimientos, primeramente lentos fue aumentando el ritmo, ahora le abrió completamente sus piernas, mi mujer, con sus manos, acariciaban frenéticamente sus pechos, oprimiendo sus pezones, arqueándose y acoplando sus movimientos a los de él, gimiendo, suspirando y ya casi fuera de control pidió nuevamente: ¡más , amor! ¡más rápido, más rápido, ¡máaas! ¡más! ¡más! , ¡ahora si otra vez me vengo!, Toño le subió la pierna derecha sobre su hombro de tal manera que su imagen se reflejaba completamente en el espejo, esto me excitó demasiado ver como el órgano de mi amigo. entraba y salía de su sexo, con movimientos lentos, aceleraba y ella. no dejaba de exclamar: ¡más, más ¡Ooooooooooh! ¡más mi amor! ¡me vengo, me vengo contigo, otra vez!, ¡me vengo, me veeeeengo, ¡métela toda. hasta adentro, ¡más, más rápido más! ¡ay, ay, ¡Aaaayyyy! ¡métela maaaaaas! ¡maaaaaas! ¡Ayyy que sabrosa la tienes! ¡que rica la siento! ¡muévete más, más rápido, más rápido!, ¡Máaaaaaas! ¡ay, ay, aaaay! ¡métela toda! ¡toda¡ me estoy viniendo! ¡me estoy vinieeeeendo! ¡AY,AY PAPACITO, AYYY! ¡Ayyyy papi ! ¡Aaaaahhhh! . . ¡me veeeengo!, ¡AAAAYYYYYYYYYY! ¡ .…ya me vine!.

Páralas más Viky. quiero meterme todo en ti, ella. se acercó más a él y tomó su pene, lo guió a la entrada de su sexo, se empujó más a y se lo metió hasta el fondo de su vagina, húmeda, todavía palpitante, mi amigo inició movimientos acompasados, lentos, fue aumentando de ritmo, ¡rápido, más rápido, más rápido, más!. Mi mujer se volvió a estimular y nuevamente pidió: ¡más rápido amor más, más, más ¡quiero venirme otra vez!, ¡los dos juntos!, esto me estimuló, me excitó como nunca, otra vez escuchando, viendo con Toño se cogía a mi mujer y a ella completamente liberada como se entregaba, gozando, gimiendo palabras llenas de pasión, de erotismo. el., también completamente excitado daba movimientos circulares entraba y salía, ¡lento, rápido, lento, rápido!, Viky, se contorsionaba, gemía, y pedía: ¡más cariño.! ¡la quiero toda!, ¡toda, más, más!; él sintió también próximo su orgasmo y aceleró el ritmo; entraba, salía, lo metía todo, entra, sale, ella gritó: ¡me vengo otra vez papi.! ¡más, más!; al momento colocó un cojín bajo sus nalgas y al abrir completamente sus piernas, rápidamente se la volvió a meter, en esta postura su pene entró completo, hasta el fondo desapareciendo completamente dentro de su vagina al acelerar el ritmo sintió que se venía, ¡me vengo también, dijo Toño!. ¡que rico, que sabroso bizcocho tienes!, ¡que rico, es mío, mío!; nuevamente mi mujer dijo: yo también me vengo, mientras con sus dos manos se acariciaba sus dos enormes volcanes, y cuando al punto estaba de venir su orgasmo mi mujer excitada al máximo susurraba: ¡dame más de tu “verga” papá.!, ¡más! ¡más, máaaaaaaas!, ¡que sabrosa, que rica!, la siento toda hasta adentro, ¡que delicia, y nuevamente al borde de su orgasmo casi gritó: ¡Máaaaaaaaaaass verga!, ¡Máaaaaas verga, ¡qué rica verga tienes papi ¡me vengooo!,!me vengo! ¡que rico me estoy viniendo ¡Aaaayyyyyy papacito lindo !!!!!! ¡AAAAAHHHHHHHG. al tiempo que el orgasmo de Toño también se consumaba, gritó gritaron ¡!!¡AY, AY, AYYY!!!!!!.... ¡Ah, aaaaaaah! que sabroso me estoy viniendo, le dijo mi amigo que rico bizcocho, ¡es mío, es mío, que hermoso, AAAAAHHHH! y se vinieron juntos; Toño al momento la alcanzó a sacar y soltó su chorro le leche que le llegó hasta lo senos de mi m mujer h un poco cerca de la comisura de su labio inferior, Viky con sus dos manos se embarró sus pechos con el semen que le cayó, volteó a verme y sacando su lengua alcanzó a penas a lamer su dedo índice mojado con la lecha de Toño.

Yo me encontraba sorprendido, el vigor de mi amigo y lo extremadamente cachonda de mi mujer, pero las copas de más que me había tomado hicieron su efecto y ligeramente me quedé dormido en el sillón, al cabo de unos treinta minutos desperté al escuchar nuevamente gemidos; era mi esposa y Toño, que nuevamente estaban cogiendo, me enderecé un poco para ver como mi amigo colocó a Viky agachada en la orilla de la de la bracera del sillón, a un lado de mi, apuntando sus exquisitas nalgas hacia él, en posición que le llaman “chivito en precipicio”, disfrutando con su vista esas deliciosas nalgas que tenía y que en esa posición se veían aún mas grandes, carnosas y apetecibles, se las observó deliciosamente, se las acarició , le acercó nuevamente su miembro en la entrada del bizcocho de mi mujer, se lo frotó algunos instantes, como se dio cuenta de que estaba deliciosamente mojado, nuevamente se la metió, comenzó sus movimientos circulares, de entrada y salida hasta casi golpear con sus huevos, ella sintió otra vez la delicia de sus embates, pues empezó a moverse primeramente en forma cadenciosa hasta que acoplaron sus movimientos él se dio cuenta que por la posición, donde más presión sentía de su vagina, era en la entrada, por lo que optó por sacársela toda y volverla a meter de golpe hasta el fondo, Viky, nuevamente excitada hasta más no poder susurraba: ¡más amor! ¡más rápido, más rápido, ¡más! ¡Máaaas! ¡más! métemela toda, así me gusta mucho, ¡que delicia ¡, ¡te siento todo dentro de mi!, la siento ahora más grande y más gruesa, que rica verga tienes papi, no me canso de gozarla, de disfrutarla; ¡ah, ah, aaahhh, que delicia, ¡quiero más, dame más verga, que rica la tienes, más, más rápido pero, ahora, hazme gozar por mi culo, métemela por el ano mi amor, a mi esposo le di mi virginidad y a ti te doy mi culito; Toño coloco la punta de su verga en la entrada del ano de mi mujer, empujo un poco;!AYYYYY AMOR, ME DUELE!, ponte flojita le dijo Toño, tomó saliva entre sus dedos, le mojó la entrada del culo de mi esposa; ponte flojita, le volvió a decir, nuevamente empujó; pude a ver como entró la mitad de la cabeza de su verga, empujó un poco más y ¡ya! Entró solo la cabeza; mi esposa nuevamente se quejó: ¡AYYYY PAPI ME DUELE!, aflójate más cariño, le dijo él; empujó nuevamente y ¡LA METIÒ A LA MITAD!, ¡AYYYYY, NUEVAMENTE SE QUEJO MI MUJER! Ya casi le dijo Toño, un poco más, otro empujoncito y ¡qué bárbaro, pensé que no le iba a entrar, pero ya, le dijo mi amigo, se quedaron un rato quietos para que el culo lo mi mujer recibiera el enorme miembro que se encontraba dentro, completo; poco a poco se empezaron a mover, la respiración de mi mujer ahora era demasiado acelerada pero ya muy caliente le dijo: ya te entregué mi culo Toño, ya empiezo a sentir bonito; se empezaron a mover y ya muy excitada le susurraba: ahora sí amor lléname el culo, cógeme sabroso y acoplando sus movimientos nuevamente excitados al máximo gritaron : ¡Máaaaaaas verga!, ¡Máaaaaas verga, ¡que rica verga tienes papi ¡me vengooo!,!me vengo! ¡que rico me estoy viniendo ¡Aaaayyyyyy papacito lindo !!!!!! ¡AAAAAHHHHHHHG. Ven Juanito, ven mi amor dame tu verga en la boca; me apresuré a acercarme, solo me bajé el pantalón, saque mi verga de entre la trusa, OH, no era de gran tamaño, la coloqué en la entrada de sus labios, los abrió y prácticamente me la succionó, entraba y salía, yo ya estaba demasiado caliente, también pronto se aproximó mi orgasmo; ¡Ayyyyyyy mi vida! Solo alcancé a decir, saqué mi verga de su boca y le aventé sobre su cara mi chorro de leche ¡AYYYYYYYYYY, AHHHHHHH!, ME VINE. al tiempo que el orgasmo de Toño también se consumaba, gritó gritaron ¡!!¡AY, AY, AYYY!!!!!!.... ¡Ah, aaaaaaah! que sabroso me estoy viniendo, le dijo mi amigo que rico bizcocho, ¡es mío, es mío, que hermoso, AAAAAHHHH! y se vinieron juntos; Toño al momento la alcanzó a sacar y soltó su chorro le leche que le baño la espalda de mi mujer; se henderos y acercándose a mi, con un beso todavía muy ardiente me dijo: MI AMOR, SOY TU PUTA Y TU SERAS MI PADROTE.

Se recostaron sobre la cama, me dirigí a ellos preguntando: que tal, les gustó? Maravilloso dijo Toño realmente Viky es toda un hembra, y tu Toño interrumpió mi mujer, bueno, creo que la experiencia estuvo completa, espero, continué dirigiéndome a mi amigo, que no sea la primera y última vez. Claro que no respondió Toño todas las veces que ustedes me inviten estaré dispuesto a acompañarles y disfrutar su intimidad.

Se retiro mi mujer a la ducha, el la siguió y se metieron juntos a la regadera, disfrutaron como chiquillos haciéndose cosquillas, besándose en forma apasionada, él le enjabonó el cuerpo por completo; ella hizo lo mismo, y al agacharse para enjabonarle los huevos, nuevamente se metió la verga de mi amigo a la boca; se encontraba en reposo, sin embargo su tamaño no perdía la extensión en longitud. Pensé que en adelante mi mujer ya no se va a masturbar después de coger, creo que le han llenado; no solo su vagina, sino también su culo.