Esta web utiliza cookies, puedes ver nuestra la política de cookies, aquí Si continuas navegando estás aceptándola
Política de cookies +
La Página de Bedri
Vino
Monastrell
ÍNDICE
Publicidad

La reina del altiplano levantino (Alicante, Jumilla, Yecla, Bullas, Almansa). Es la Morvedre francesa, que debe ese nombre a los otrora famosos vinos de Murviedro (Sagunto) y de moda en los vinos australianos.

Variedad tinta muy extendida por todo el mediterráneo, Murcia (52%, Alicante, Albacete, Valencia y Cataluña. Está considerada variedad principal en las denominaciones de origen Alicante, Almansa, Costers del Segre, Jumilla, Penedés, Valencia, Yecla y Bullas.

La cepa de monastrell, es de porte erguido, con sarmientos gruesos y cortos poco ramificados, su hoja posee un limbo de forma pentagonal, con tres lóbulos marcados.

Sus racimos son pequeños o medianos y bastante compactos, con bayas esféricas y de tamaño mediano, de coloración azul-negro, de piel gruesa rica en antocianos; su pulpa es carnosa y blanda con poca cantidad de taninos.

Es una variedad de gran rusticidad y elevada resistencia a la sequía, necesita buena insolación. Posee una sensibilidad media-alta frente a mildiu y oidio, es muy resistente a la excoriosis, podredumbre gris y polilla, presentando alta resistencia a la filoxera.

Es una variedad tinta productiva y muy bien adaptada a las duras condiciones de los secanos de Murcia.

Vinos de intenso color rubí intenso con tonos violetas en los jóvenes que se van difuminando con el tiempo a colores más sepia y ocres. Sabor dulzón, ricos en grado y con cuerpo, de aroma bastante poco pronunciado  muy valorados para mezcla. Esta cepa sufrida y resistente, capaz de resistir sequías y heladas extremas, ha conocido en los últimos años una especie de rehabilitación en la escala del prestigio enológico. Plantada en zonas elevadas y tratada con esmero, en la zona de Jumilla produce vinos de una calidad desconocida hasta la fecha. Con ella se obtienen vinos de color intenso y notable graduación que sólo desarrolla su pleno potencial varietal a partir de los 13 grados, ligeramente secos y carnosos. También resulta apta para la elaboración de vinos rancios dulces.

En Bullas los vinos rosados elaborados con la variedad Monastrell destacan por su frescura y vivacidad. En el Penedés en cambio, ésta es una de las variedades tintas autorizadas para elaborar Cava.

Su cultivo se extiende también por otras zonas levantinas. Combina muy bien con la Syrah y con la Cabernet Sauvignon.