La Página de Bedri
Vino
Vinos rosados
ÍNDICE
Publicidad

Los vinos rosados se obtienen de uvas tintas fermentadas, inicialmente, en presencia de los hollejos y, posteriormente, sangrado el mosto con rapidez para acabar la fermentación, sin ellos. En consecuencia, poseen un color que oscila desde un rosado muy tenue hasta un tinto poco cargado de color. A veces, se generan tonos rosados con aire de piel de cebolla de color cobrizo, llamados "blush".

En general, se trata de vinos elaborados con cualquier variedad tinta, pero recurriéndose, sobre todo, a aquellas que evolucionan muy rápidamente, como es el caso de la Garnacha. Habitualmente, deben ser consumidos en su primer año de vida.

Maridaje

Tienen la aromaticidad frutal característica de la variedad de la que procedan; son mucho más ligeros que un tinto y más corpóreos y tienen más taninos que un blanco. Se trata de vinos con una difícil adaptación óptima a platos concretos, pues la buena mesa siempre parece demandar un blanco o un tinto que se adapte a las diferentes recetas. Pero parece que, en esencia, los rosados sintonizan muy bien con fórmulas que tengan un cierto aroma a ajo, ingrediente muy frecuente en la cocina mediterránea, como las salsas "alioli", pastas tipo "alio-oleo e peperoncino", además de arroces y sopas de ajo.