La Página de Bedri
Miel
Abeja reina
Índice
Publicidad

La abeja reina es una de las tres castas que tienen las abejas melíferas. Es la única hembra fértil que pone huevos fecundados que dan origen a abejas obreras infértiles y pone huevos no fecundados que dan origen a zánganos fértiles, por un mecanismo denominado partenogénesis.

Es la única hembra completa de la colonia. Sólo ella puede ser fecundada por un zángano, ya que las obreras no tienen el aparato reproductor totalmente desarrollado. La reina es la madre de todos los individuos de la colmena y nace a partir de un huevo idéntico al de obrera y genéticamente son iguales.

Su principal tarea es la de poner huevos y son las obreras las encargadas de alimentarla. Las reinas nacen en unas celdillas llamadas "realeras", que son mayores que las normales y en forma de bellota. Las obreras alimentan esta larva con jalea real lo que hace que sea fértil y se diferencie de las obreras normales. Sólo subsiste una reina por cada colmena.

La diferencia de desarrollo entre obrera y reina estriba en el tipo de alimentación que reciben. Todas las larvas femeninas de las colmenas se alimentan de jalea real durante los tres primeros días de desarrollo, a partir de entonces las larvas de obrera son alimentadas con pan de abeja (una mezcla de miel y polen) y las de reina siguen alimentadas con jalea real toda su vida. Tardan dieciséis días en nacer y su vida se prolonga incluso hasta los cuatro o cinco años. Se distinguen de las obreras por el mayor tamaño del abdomen.

La abeja reina dependiendo de las condiciones climáticas suele comenzar a poner huevos en primavera. Esta actividad está condicionada por la información que recibe desde el exterior como flujo de néctar, recolección de polen, duración del día, temperatura, etc.

La abeja reina no abandona la colmena, salvo durante los vuelos de fecundación, o cuando se produce un enjambre para dar lugar a una nueva colonia. La reina deposita sus huevos, en panales de cera que las obreras construyen con celdas hexagonales. El huevo después del tercer día se transforma en una pequeña larva que es alimentada por las abejas nodrizas (abejas obreras jóvenes). Luego de aproximadamente una semana, dependiendo de la especie, la larva es sellada en su celda por las abejas nodrizas, produciéndose el estadío de ninfa o pupa. En aproximadamente otra semana, nuevamente dependiendo de la especie, la ninfa emerge como una abeja adulta.

La vida de una reina puede ser de hasta 5 años, aunque normalmente se sustituyen de forma natural a los dos o tres años.

Ciclo vital de la reina

Ciclo de la reina

Estadio Días
Huevo 3 días
Larva

5 1/2 días

Operculado

7 1/2 días

Pupa

8 días

Período desarrollo

16 días

Fertilidad aprox. 23 días

Las reinas no son criadas en las típicas celdas horizontales del panal, sino que sus celdas son construidas para ser de mayor tamaño y en posición vertical, tienen forma de bellota y sobresalen por encima del panal. Además, no son alimentadas con polen como las larvas de las obreras, sino con jalea real. Se ha demostrado que es esta alimentación especial lo que hace que una hembra se desarrolle como reina y no como obrera. Cuando la reina termina su etapa de alimentación larval y se convierte en pupa, se desplaza a una posición cabeza abajo, desde la cual luego come su celda para salir. Durante la etapa de pupa, las abejas obreras tapan o sellan la celda real. Justo después de emerger de sus celdas, a menudo las abejas reina producen un sonido el cual se cree es un reto a otras reinas a batallar. Las abejas reina viven un promedio de tres años. Las obreras viven períodos mucho más breves, de menos de tres meses en promedio. Las abejas reinas liberan feromonas para regular las actividades de la colmena. Las feromonas de la reina, entre otras funciones, modifican el comportamiento de las obreras de modo que éstas alimentan las nuevas larvas como obreras y no como reinas en condiciones normales. Muchas abejas obreras también producen feromonas para comunicarse con otras y distintas abejas.

Días después de su nacimiento, en tiempo cálido, la reina sale al exterior para ser fecundada por los zánganos y esta fecundación le llegará para el resto de su vida, que dedicará a poner huevos para que nazcan nuevas obreras. La reina deposita un huevo en cada celda, si es sin fecundar dará un zángano, si es fecundado una obrera.

La abeja reina comienza a desovar en primavera. Esto es probablemente activado por las floraciones de las que liban el néctar, abundantes ya en esta época. La reina es la única hembra fértil y deposita los huevos de los cuales nacerán todas las demás abejas. La abeja reina no abandona la colmena, salvo durante los vuelos de fecundación, o cuando se produce un enjambre para dar lugar a una nueva colonia. La reina deposita sus huevos, en panales de cera que las obreras construyen con celdas hexagonales. El huevo después del tercer día se transforma en una pequeña larva que es alimentada por las abejas nodrizas (abejas obreras jóvenes). Después de una semana, aproximadamente, dependiendo de la especie, la larva es sellada en su celda por las abejas nodrizas, produciéndose el estado de ninfa o pupa. En aproximadamente otra semana (nuevamente dependiendo de la especie), la ninfa emerge como una abeja adulta.

Las reinas no son criadas en las típicas celdas horizontales del panal, sino que sus celdas son construidas para ser de mayor tamaño y en posición vertical. Cuando la reina termina su etapa de alimentación larval y se convierte en pupa, se desplaza a una posición cabeza abajo, desde la cual luego come su celda para salir. Durante la etapa de pupa, las abejas obreras tapan o sellan la celda real. Justo después de emerger de sus celdas, a menudo las abejas reina producen un sonido el cual se cree es un reto a otras reinas a pelear por el control de la colonia.

Las abejas reina viven un promedio de tres años. Las obreras viven períodos mucho más breves, de menos de tres meses en promedio.

Las abejas reinas liberan feromonas para regular las actividades de la colmena. Muchas abejas obreras también producen feromonas para comunicarse con otras abejas.

Vuelos de fecundación

La reina sale de la colmena para realizar varios vuelos de fecundación o vuelos nupciales, suelen realizar 4 o 5 durante varios días, siendo el apareamiento con el zángano en vuelo, decimos que es polígama o poliándrica porque se apareará con varios zánganos.

Algunas investigaciones indican que la copula se produce en pleno vuelo a una altura de hasta 15 m sobre para caer al suelo muchas veces juntos, el zángano muere tras la cópula dado que se desprende su aparato genital de la misma manera que el aguijón de las obreras ya que este es en realidad un contenedor de huevos modificados. Las reinas copulan con hasta 15 zánganos. La reina guarda en el interior de su abdomen el esperma de los diferentes machos con que copuló.

Parece ser que la reina se aparea con muchos zánganos para mantener la diversidad genética de su colonia. Por ello,  todas las obreras son todas hijas de la misma madre pero no del mismo padre. Esto explica la razón por la que dentro de la colonia se pueden observar obreras con diferentes coloraciones.

Alrededor de cinco días después de los vuelos de fecundación, la reina comienza a poner huevos. Durante periodos favorables, una reina puede poner más de 1500 huevos cada día. Factores que afectan la puesta son: el clima, la calidad y cantidad del néctar y del polen, el tamaño y edad de la reina, y la condición de la colonia. El número de huevos puestos varía con el ciclo anual según la variación de néctar y polen disponibles. Cuando hay entrada de mucho polen y néctar las obreras se estimulan, dando más y mejor alimentación a la reina, lo cual la estimula a poner más huevos.

Feromonas de la reina

Varias de las glándulas de la reina producen una sustancia compleja que se llaman feromonas de la reina. Se distribuye por toda la colonia por medio de las obreras que cuidan a la reina.

Las feromonas de la reina son una combinación de sustancias químicas complejas que sirven para controlar el comportamiento de otros individuos de la misma especie. Las sustancias producida por la reina y otros individuos de la colonia sirve para armonizar el comportamiento de la colonia y hacerla actuar de forma coordinada ante determinadas situaciones.

Normalmente hay una reina en cada colonia, aunque a veces hay dos reinas es porque la colonia está reemplazando a la reina vieja pero lo normal es que la reina vieja se vaya con parte de la colonia antes de que la nueva reina salga de su celda de cría, en lo que se denomina enjambre.

Identificación por colores de la reina

La reina puede vivir hasta cuatro e incluso excepcionalmente cinco años, pero en las zonas tropicales, donde el periodo anual de puesta es más prolongado, la reina no alcanza la longevidad de otras áreas menos cálidas. Además, las reinas viejas ya no tienen la misma capacidad de poner huevos que tienen las reinas más jóvenes, por eso los apicultores prefieren tener reinas jóvenes, reemplazándolas cada dos años. Además, la aparición de una nueva reina provocaría la enjambrazón que puede no ser deseada por el apicultor por cuanto a perdidas de efectivos de la colmena y también por el descenso de la producción si se producen demasiados enjambres o estos se producen de forma incontrolada.

Por esas razones, es necesario poder identificar adecuadamente a la reina de cada colmena. Por eso las reinas se señalizan pintándoles una marca de color en la parte superior del tórax y así poder  tener un control del año en que nacieron y por la misma razón de la edad. Al estar marcada la reina de cada colmena, se puede saber de forma fehacientemente si se ha producido un cambio en la reina de la colmena ya que la nueva no tendría marca de color alguna.

El código de colores para marcarlas es el siguiente:

  • Blanco para los años terminados en 1 y 6.

  • Amarillo para los años terminados en 2 y 7.

  • Rojo para los años terminados en 3 y 8.

  • Verde para los años terminados en 4 y 9

  • Azul para los años terminados en 5 y 0.

En castellano el código se relaciona con la palabra BARVA.