La Página de Bedri
·-Cócteles y bebidas combinadas-·
Vaso mezclador
ÍNDICE
Publicidad

Definición

Es un recipiente de cristal de gran tamaño, a veces con una escala graduada que se usa para bebidas que no deben ser agitadas, sino mezcladas. También se puede emplear un vaso plástico o una jarra de boca ancha.

Los vasos mezcladores son recipientes de tamaño medio en los que se pueden remover los cócteles. Suele ser de cristal transparente, lo que permite ver la evolución de la mezcla, y es lo suficientemente grande para preparar varias raciones. Normalmente se utilizan en cócteles o combinados que no necesitan ser agitados con fuerza.

Es un vaso cónico, generalmente de cristal, con un pequeño canal en la parte superior, utilizado para mezclar líquidos que no necesiten ser batidos enérgicamente, y con una capacidad aproximada de 750 cl.

Junto a la coctelera el vaso mezclador es otro de los elementos que más se emplean en coctelerías ya que no todos los cócteles se preparan en coctelera, ciertas mezclas requieren que no se agite el cóctel para evitar que se forme espuma o trozos de hielo triturado, se revuelve con cuchara mezcladora y se cuela en el vaso o copa que sirvamos.

Es un utensilio esencial que debe tener en su bar, casa o cualquiera que sea el lugar en que prepara sus cócteles o bebidas combinadas.

Utilización

El vaso mezclador se emplea en aquellos cócteles para los que la mezcla o fusión de sus ingredientes no necesiten batirse de una manera tan energética como se hace con la coctelera.

Las bebidas que se utilizan son más o menos diáfanas, traslúcidas y de poca densidad.

Los cócteles que se hacen en vaso mezclador tienen las siguientes características: No suelen llevar azúcar y no entran entre sus ingredientes los zumos, a excepción de los de tomate. Las bebidas que entran en su composición tienen poca densidad.

El vaso mezclador se usa junto con estos dos elementos: Strainer o colador de gusanillo y cuchara mezcladora.

Es importante acostumbrarse a poner los elementos en orden dentro del vaso mezclador empezando por el hielo, luego el azúcar, los huevos, la leche, los zumos y al final las bebidas alcohólicas, y siempre agregando las bebidas con menor contenido de alcohol primero y los "golpes" siempre se añaden al final.

En el vaso mezclador, la proporción de hielo se eleva hasta un mínimo de las tres cuartas partes.

Tenemos que tener mucho cuidado con las proporciones cuando en el combinado intervengan ingredientes muy perfumados, como el anís, la menta o la angostura; en estos casos basta con poner una gota de más o de menos para alterar de forma perceptible el sabor del cóctel.

Cuidados del vaso mezclador

Debe lavarse y secarse, cada vez que le utilicemos, cerciorándose que no ha adquirido olores extraños; inclusive de la propia cloración del agua.

Procuraremos también que no queden restos del paño adheridos al cristal.

Para dejarlo brillante, se usa alcohol blanco y un paño viejo, como por ejemplo una toalla gastada, que no suele dejar la famosa "pelusa" en el vaso.

Debe mantenerse en exposición, meticulosamente limpio, y si queremos dar un poco más de vida al lugar de trabajo, podemos mantenerle siempre con hielo renovándolo de vez en cuando; de esta forma además, el vaso, permanecerá siempre frío.

Al sujetar el vaso para el batido de los líquidos, deberá hacerse siempre por el lado contrario al canal de vaciado superior.