La Página de Bedri
Café
Utensilios para el café
ÍNDICE DE Recetas de café
Índice alfabético
Recetas por grupos
ÍNDICE
Publicidad

Tomar café es mucho más que ingerir un líquido, excepto en aquellos caso en los que se trata de un brebaje tan irreconocible como intragable. Lamentablemente, en algunos lugares, el café solo es interesante como objeto de lucro económico o como bebida que logra mantenernos despiertos como consecuencia de su contenido en cafeína. Sin embargo y afortunadamente, para algunas personas, no solo es un placer, es toda una necesidad poder disfrutar del sabor del café y de sus 900 aromas, en un ambiente agradable y particular.

Para degustar un café es necesario una serie de utensilios que van desde el molinillo hasta el recipiente utilizado en la degustación, pasando por la más que evidente cafetera. Todos son igualmente importantes aunque quizás alguno no lo pareciera. Aunque es de justicia reconocer que lo auténticamente más importante para disfrutar auténticamente del café es la compañía.

El molinillo

El molinillo de café o molino de café se trata de una herramienta empleada en la cocina para moler los granos de café y prepararlos para degustar una taza de café.

El café molido inmediatamente antes de su preparación hace una importante diferencia en la calidad de la bebida. El café en grano tiene menos exposición al aire al conservar su corteza, por eso no se oxida tan rápido y conserva mejor su aroma y sabor.

Existe una amplia variedad de molinillos, en general no suelen ser muy caros, e incluso algunas cafeteras de espresso los traen incorporados. Mas allá del método elegido, siempre notaremos la diferencia del café recién molido.

Muchos consumidores prefieren moler el café a comprarlo ya molido. Los mejores resultados se obtienen al moler el café justo antes de usarlo para la preparación, de modo que conserve su aroma y sabor.

Hoy en día alguna cocinas profesionales suelen emplear este instrumento para moler pimienta y otras especias con cáscara dura.

Existe un tamaño de grano ideal para cada cafetera y tipo de preparación. Para café expreso el molido debe ser tal que la preparación dure 20 segundos. Si tarda más es que el grano está muy fino y si tarda menos es que está muy grueso.

Una vez molido el café debe ser consumido inmediatamente. En caso contrario se debe guardar en un recipiente hermético, seco, oscuro y fresco. El frigorífico o nevera sería el lugar adecuado.

Podríamos distinguir dos tipos básicos de molinillos para el café:

  • Molinillo manual. Su funcionamiento es sencillo y se basa en una palanca ubicada en la parte superior que gira unos engranajes internos de la máquina y los granos enteros de café de un depósito superior pasan a ser pulverizados a otro depósito. El resultado obtenido se recoge en un cajón inferior y está listo para ser empleado.
  • Molinillo eléctrico. Permiten triturar el grano a diferente velocidades y distintos tamaños de grano. Se debe evitar moler mucho tiempo para no calentar los granos.

Entre los molinillos eléctricos, hay básicamente dos tipos diferentes: de cuchillas y de placas de trituración o muelas.

La mayoría de los molinillos mas baratos utilizan una cuchilla de metal para cortar los granos. La cuchilla corta los granos, por eso el molidos puede ser inconsistente con trozos mas grandes que otros. El control de la finura de la molienda se suele dar por el tiempo de trituración y generalmente habrá que experimentar un poco para establecer el tiempo de molienda para una determinada cafetera.

En el método de muelas, los granos se parten entre una rueda en movimiento de molienda y una superficie que no se mueve. El molido es constante y la mayoría de las máquinas tienen diferentes configuraciones de tamaño para moler. En esta categoría hay dos tipos de molinillo de rueda y cónicos.

Los de rueda son mas económicos, la velocidad de rotación es mas alta y suelen ser bastante ruidosos.

Los mejores molinillos son los cónicos. La muela o “fresa” en este caso gira más lento que en el modelo de la rueda evitando quemar o calentar los granos innecesariamente. Suelen ser menos ruidosos y producen menos derrames.

El calor durante la molienda precipita la evaporación y degradación de las sustancias del café, por ello el molido debe ser lo más lento posible, las placas suelen utilizar una combinación de poca fricción, y en el caso de molinos eléctricos los mejores utilizan bajas rpm del motor, para reducir cualquier pérdida potencial de sabor debido al calor.

El tamaño de la partícula influye en el sabor, básicamente cuanto más tiempo esté el agua con el café la molienda ha de ser más gruesa y viceversa. Una molienda excesivamente fina puede provocar que se tapone la cafetera y salga un café recalentado y de mal sabor. Una molienda muy gruesa puede generar un café flojo, poco concentrado.

La cafetera

La cafetera es un aparato para preparar café como bebida caliente.

Antes de la invención o creación de la cafetera como tal, la forma de preparar el café era utilizando un recipiente al que se añadía agua que se calentaba hasta la ebullición, añadiendo café molido y dejando que este infusione hasta depositarse en el fondo donde queda formando posos. Este sistema se conoce como "café a la turca" y se sigue utilizando en muchos lugares del mundo con ligeras variantes como son el "café de puchero", "café de pota" o "café de manga" donde el café es filtrado mediante una especie de colador de tea alargado con forma como de calcetín por lo que a veces recibe también este nombre. Una variante popular en Asturias es el "café de tizón" que, se distingue de las demás porque se remueve la infusión con un tizón encendido lo que hace innecesario el filtrado si el vertido en las tazas se realiza con el suficiente cuidado; es lógico suponer que además proporciona determinado sabor al café.

Pese al gusto por las tradiciones, no es está la mejor manera de elaborar un buen café, ya que el agua suele alcanzar demasiada temperatura y se pierden muchos de los aromas del café. Por otro lado, el sabor del café que se obtiene suele ser bastante agrio.

En estos casos, la cafetera en lugar de ser el aparato con el que se elabora el café, pasa a ser el elemento de la vajilla con el que se sirve en la mesa.

El complemento a la cafetera es el molinillo de café, con el cual se determina la tamaño del grano necesaria para cada cafetera.

Existen diversos tipos de cafetera, cada una con ventajas e inconvenientes pero siempre adaptadas a unas condiciones y necesidades muy determinadas y concretas pero todas utilizan, por lo general uno de estos dos principios:

Infusión : El café molido se deposita en el interior de algún objeto que le contenga al tiempo que sirva de filtro, como una bolsa de tela, y se sumerge en un recipiente con agua que es calentado para preparar una infusión como se hace con el .

Filtrado : El café molido se coloca en algún recipiente o soporte que haga las funciones de filtro y se hace pasar agua muy caliente a través de él. De esta manera el agua atraviesa el café molido y pasa a otro recipiente donde se deposita tras haber recogido el sabor y aroma del café.

Podríamos distinguir ocho tipos básicos de cafeteras según el sistema final empleado para la infusión del café:

Cafetera de cápsulas

Es la más reciente de las innovaciones en la elaboración de café, tanto a nivel doméstico como profesional. Permite preparar de forma rápida y limpia diversos tipos de café porque suelen ir acompañadas de una serie de accesorios con tal finalidad.

Se trata de de equipamientos muy recientes y sujetos a estrictas patentes de marca por lo que existe notables diferencias entre ellos. En este momento, en el mercado existen cinco modelos de cafeteras de cápsulas:

  • Caffitaly
  • Dolce Gusto
  • Nespreso
  • Senseo
  • Tassimo

La principal de las desventajas es el precio de las cafeteras y que cada  modelo solo utiliza cápsulas de su marca aunque es posible encontrar cápsulas compatibles., especialmente por Internet. (Ver más)

Cafetera de filtro, de goteo

Consiste en un depósito de agua que se calienta y se hace pasar a través del café molido que está depositado sobre un filtro de papel o de malla de aluminio o plástico. El agua pasa lentamente a través del café medianamente molido, que cae por gravedad hasta una jarra gota a gota. Usualmente la jarra es de cristal y va sobre una base o placa eléctrica que lo mantiene caliente. Ideal para preparar varias tazas de café. Funciona con energía eléctrica. (Ver más)

Cafetera de Vacío

La maquina de café de vacío o cafetera de vacío fue inventada en los años 1930 por Loeff of Berlín. Poco después un escocés llamado Robert Napier presento en 1940 un diseño propio al que denomino The Napier Vacuum Machine (La maquina de vacío de Napier) que alcanzo cierta popularidad.

Este tipo de cafetera fue muy apreciada por el café libre de impurezas que realizaba y la riqueza de aromas y sabores que este tenia. Fue bastante popular a mediados del siglo XX, sin embargo su diseño era demasiado complejo para el uso diario en el hogar, y además no era demasiado infrecuente que se produjeran accidentes en los que la cafetera explotaba haciendo saltar los cristales por todas partes por no retirarla del fuego a tiempo.

Esta maquina de café es también conocida por el nombre de cafetera Cona debido a la que así se llamaba el principal y mas conocido fabricante de este tipo de cafetera en el siglo XX.

El resultado es un café aromático y complejo, libre de impurezas. (Ver más)

La Cafetera Express Exprés o Espresso

Esta tipo de cafetera hace pasar agua caliente, regularmente a 90°C, a presión de 8-10 atmósferas durante 20 a 30 segundos a través de café molido muy fino, extrayendo su sabor y esencia. La preparación básica de esta cafetera es el café expreso. Esta máquina nació en Italia a principios del siglo XX. Hoy en día existen diferentes categorías como la manual de palanca, hidráulicas y automáticas de erogación continua, etc. Es muy común en restaurantes y cafés, aunque también se ha extendido últimamente en el hogar. Usualmente constan de un portafiltro, filtro, boquilla para espumar la leche y lo más importante, la bomba de presión. La presión es la clave y determina la cremosidad del café. La preparación es rápida, menos de 2 minutos (de ahí su nombre expreso), y se obtiene un café aromático, con cuerpo y gran sabor. Funciona con energía eléctrica. (Ver más)

La Cafetera Italiana o Moka

Esta cafetera consta de dos cuerpos que se enroscan por la parte central. La parte inferior es el depósito de agua, que tiene una válvula de seguridad por un lado y donde se pone un filtro con el café, en forma de embudo. La parte superior es el depósito que recibirá el café preparado. El agua al hervir libera vapor, que aumenta la presión dentro del deposito, haciendo que el agua suba por el tubo del filtro hacia arriba a través del café molido extrayendo su esencia y sabor. Al llegar a la parte superior, sale por una pequeña torre perforada en la punta para evitar que se regrese el café preparado y ahí se mantiene hasta que todo el café haya salido. Normalmente se fabrican en aluminio o acero inoxidable. Se usa un café más bien fino regular. Es una manera cómoda, rápida y fácil de preparar café expreso. Funciona sobre los quemadores de la cocina o fuego moderado.

Inventada en el año 1930 por el italiano Alfredo Bialetti, hoy en día se trata de uno de los métodos más usados en los hogares españoles, aproximadamente el 60% la utiliza. Se cree que este éxito se debe principalmente a que el café resultante es el más parecido al obtenido con una cafetera espresso, café de referencia en países como España, Italia y Portugal. (Ver más)

La Cafetera Francesa, de pistón o prensa francesa

Permite preparar café en forma sencilla y manteniendo todos los aceites del café, haciéndolo muy suave y delicioso. Esta cafetera pese a que fue una invención italiana, fue popularizada por los franceses, de ahí su nombre. El café debe ser molido con grano grande para que no traspase el filtro.

El funcionamiento de este tipo de cafetera es muy sencillo: se deposita en el fondo agua muy caliente junto con la mezcla molida de café y se deja reposar unos minutos, dependiendo del café y de los gustos puede ir entre 5 y diez minutos aproximadamente. En este proceso inicial se ha dejado el pistón ubicado en la parte superior sobre la mezcla de café y agua y tras haber pasado el tiempo que se considera oportuno, se aprieta el pistón y el émbolo baja separando el agua con la infusión de café en la parte superior y dejando los posos o restos del café en la parte inferior.

Es un sistema poco usado en nuestros hogares, pero se trata de uno de los métodos más sencillos de preparación. Ideal para el consumo de cafés de alta gama monovarietales. (Ver más)

Cafetera napolitana

La cafetera napolitana se basa en el principio de filtración por gravedad que es mas lento y produce un café mas denso.

Funciona de la siguiente manera; Tras poner agua en uno de los recipientes de los extremos y el café molido en el de la mitad se lleva a ebullición.

Cuando se alcanza este punto se da la vuelta a la cafetera y se espera a que por medio de la gravedad caiga todo el agua a la que ahora es la parte inferior. (Ver más)

Percolador

El nombre percolator o percolador viene de la palabra "percolare" que en latín significa "filtrar" o "colar".

Su funcionamiento se basa en el movimiento ascendiente que desarrollan los líquidos al calentarse.

El diseño de esta cafetera es bastante simple y en parte similar a las cafeteras moka, aunque con diferencias significativas.

Básicamente se trata de un recipiente metálico con forma cilíndrica que en su parte inferior central tiene un pequeño habitáculo mas deprimido que el resto del fondo. (Ver más)

Las tazas

Una buena taza no mejora el gusto ni el aroma de un buen café pero permite conservarlos durante más tiempo. Así las tazas de porcelana, gres o loza son las más adecuadas para disfrutar del café al máximo.

Las tazas suelen estar hechas generalmente de porcelana o cerámica, encontrándose también fabricadas de Pyrex, plástico o de metales como el aluminio o el acero. Son de capacidad variable según el tipo de café que se vaya a degustar. las más pequeñas son las destinadas a consumir el café expreso y las más grandes las dedicadas a tomar café de desayuno u otras variedades. La taza para café expreso se llama también pocillo y tiene una capacidad máxima aproximada de unos 60 cc. Las tazas para el café son de menor tamaño que las utilizadas para el .

Las tazas que conservan durante más tiempo la temperatura del café son las de porcelana y, a continuación, las de loza. El vidrio y el plástico, por el contrario, enfrían el café muy rápidamente.

A lo largo de la historia se han elaborado juegos de café que son autenticas maravillas especialmente de porcelana y que convertidos en tesoros familiares han ido pasando de generación en generación y donde tomar un café constituye un acto casi religioso.