El relieve asturiano
Zona Camtábrica

 

 

CUENCA CENTRAL

Esta unidad, a la que el nombre de cuenca sólo cuadra desde el punto de vista hidrográfico y minero, se encuentra limitada al Sur por las Sierras Centrales, entre el puerto de Tarna y Peña Ubiña (Peñubina), al Norte por la cuesta cretácica de la depresión de Oviedo, al Este por el cordal de Ponga, sierra de Giblaniella (Xiblaniella) y Peña Mayor, divisoria hidrográfica de las cuencas del Sella y el Nalón, y al Oeste por la sierra del Aramo. 

Se trata de un espacio de unos 2.500 km2 de extensión, en el que las formas del relieve responden en gran medida a la acción de la red fluvial sobre una potente serie de pizarras paleozoicas, teniendo una escasa o nula importancia orográfica las formas adaptadas a accidentes tectónicos o las derivadas de diferenciales litológicas. El Nalón y los colectores principales de su red, Caudal, Turón, Aller (Ayer), Negro (Negru), San Isidro, Huerna (Güerna) y otros, han tajado importantes series de pizarras con intercalaciones de conglomerados, areniscas y hulla, dando lugar a cordales formados por los mismos materiales que los lechos de los ríos. 

Según J. Muñoz, la cuenca central era a finales del mioceno una amplia zona de topografía suave y altitud reducida, situada entre los cordales de Somiedo y Ponga, que habría permanecido emergida desde el paroxismo herciniano sin haber sido afectada por la sedimentación mesocenozoica, y que desde el plioceno conoció el asentamiento de la red hidrográfica actual. Dado el desnivel con el Cantábrico, la topografía preexistente y las facilidades ofrecidas por el roquedo, la red fluvial se encajó con rapidez sin condicionamientos estructurales, originando el relieve actual, que en absoluto puede ser considerado una fase terminal.

La cuenca central asturiana es considerada como tal con criterios eminentemente mineros. De hecho, es una área delimitada al sur por las montañas de la divisoria, al norte por la cuesta cretácica de la depresión prelitoral o Depresión Longitudinal y al este al oeste por los limites de la cuenca hidrográfica del Nalón y su red. Geomorfológicamente, se trata de un bloque de materiales paleozoicos (pizarras, conglomerados, areniscas y hulla) disecado por los ríos de la red del Nalón (Caudal, Turón, Aller, etc.) en cuyos valles se ubican importantes yacimientos hulleros. El paisaje está fuertemente marcado por la actividad minera. Los establecimientos industriales y residenciales ligados a la minería aparecen por doquier, en especial siguiendo a los ríos, Nalón, Caudal y Aller.

Coincide aproximadamente con la llamada Cuenca Carbonífera Central y tiene un carácter deprimido, rodeada por escarpados relieves. Limita al Norte con la Depresión Longitudinal, en el tramo comprendido entre Oviedo y Nava. Este límite es el único que se marca por un descenso del relieve, desde los 600-700 m. hasta los 350 m., ya que los demás representan bruscas subidas hasta 1.500-2.000 m. La esquina Noroeste de la Cuenca no muestra una delimitación clara, ya que el relieve de la misma desciende a partir del Monsacro hasta enlazar con la Depresión Longitudinal, por lo que lo hemos trazado por los ríos Nalón y Bendones hasta el alto de Las Cruces. El resto del borde Oeste se encuentra claramente marcado por el escarpe de las sierras del Aramo y cordal de Lena que enlazan con las elevaciones de la cordillera Cantábrica. Esta constituye el límite Sur con las sierras de los Pasos de Arbas, de Piedrafita y Collaona que superan los 2.000 m. Al Este, un acusado y sinuoso escarpe que bordea las sierras de, Fuentes de Invierno, Collarroces y Peña Mayor, constituye el límite oriental, que separa a la cuenca de las agudas y sinuosas Sierras Surorientales.

Abarca esta Cuenca Central parte o la totalidad de los concejos de Oviedo, Langreo, San Martín del Rey Aurelio, Siero, Bimenes, Nava, Morcín, Riosa, Mieres, Laviana, Lena y Aller.

El sustrato geológico abarca la mayor parte del sector de la Cuenca Carbonífera, así como una pequeña parte de la unidad de Quirós del sector de Luanco-Belmonte y parte de la cobertera Permo-Mesozoica en el Norte. El sector de la Cuenca Carbonífera afecta a los concejos de Langreo, Siero, Bimenes, San Martín del Rey Aurelio, Laviana, Mieres, Lena y Aller; la unidad de Quirós a los de Oviedo, Langreo, Morcín, Mieres, Riosa y Lena. Por último, los sedimentos de la cobertera Permo-Mesozoica se encuentran en el sustrato de los concejos de Oviedo, Siero, Langreo y Nava.

Las rocas que constituyen los relieves de la Cuenca Central son todas ellas de edad Carbonífera. Por encima de la caliza de montaña y, como ya vimos con anterioridad, la sucesión está constituida por más de 6.000 m. de pizarras, areniscas y calizas alternantes, con frecuentes capas de carbón en algunos tramos o «paquetes», según la terminología minera, lo que ha condicionado la explotación industrial y los asentamientos urbanos en dicha cuenca. Como se ha colocado el límite de la Cuenca Central en los rebordes Este y Oeste, al pie de los escarpes formados por la caliza de montaña, que es la formación más masiva y resistente junto con la cuarcita armoricana en los macizos circundantes, esto quiere decir que dentro de la misma no se van a encontrar relieves de este tipo, sino los formados por las rocas situadas por encima de ellas, que no suelen presentar grandes espesores de capas resistentes masivas, con excepción de un nivel de caliza, llamada caliza masiva o de Peña Redonda, que llega a tener 250 m. y que constituye picos agudos, sobre todo cerca de los rebordes oriental y occidental.

Entre las elevaciones modeladas en la caliza de Peña Redonda tenemos en el concejo de Laviana, Travesera, (1.273), El Cordal (1.017). En el de Aller, la sierra de Piedrafita (2.042), Peña Redonda (1.826), Escollos de Carriza (1.230), Morrón de Rioseco (1.544), Mota (1.720) y sierra de Collarroces (1.232), y en el de Caso, Busllar (1.230). Todas estas cimas son agudas y estrechas y siguen direcciones sinuosas marcadas por la estructura plegada de las mismas, que suele ser Norte-Sur con variación en el límite oriental, Norte-Sur en el occidental y Este-Oeste en el Sur (puerto de Piedrafita).

En el interior de la Cuenca, la falta de capas cuya resistencia a la erosión sea manifiestamente superior al resto, junto con la estructura de conjunto poco definida y caracterizada por pliegues amplios y de grandes dimensiones, dan lugar a un relieve más suave, sin grandes es carpes y con alineaciones montañosas marcadas por la red fluvial, dominada por los ríos Nalón y Caudal y los afluentes de ambos. Los ríos Nalón y Aller atraviesan la Cuenca en dirección Sureste, mientras que el Caudal y el Pajares lo hacen hacia el Sur, debido a lo cual, las elevaciones próximas a ellos tendrán direcciones predominantes hacia el Noroeste o Norte respectivamente, con afluentes hacia el Noreste y Este, ya que el conjunto de rocas de la cuenca se comporta como un material homogéneo, con escaso control de la estructura tectónica. Esto se puede observar, por ejemplo, a lo largo del valle del río Pajares, en que los cordales que lo dominan son casi perpendiculares a la estructura geológica. Como ejemplo de los primeros tenemos el cordal de Murias y Santibáñez, en el concejo de Aller, y de los segundos, el cordal de los Llanos en el de Lena.

En el borde Norte, los cordales y sierras llevan dirección predominante Este-Oeste, paralela a la Depresión Longitudinal, por la que corre el río Nora, con estribaciones Norte-Sur, estando algunos de ellos formados por rocas Pérmicas, como por ejemplo el Pingarrón en el concejo de Bimenes. Entre los relieves del borde Norte, cuyo sustrato pertenece a la unidad de Quirós, tenemos algunas sierras con elevaciones constituidas por las areniscas Devónicas del Naranco, como la sierra de Grandota (501) en el concejo de Oviedo, y otros en el concejo de Siero, en que destaca la caliza de montaña, como Paranza (547) y Cadaval (505).  

Los restantes cordales de la Cuenca están formados por las alternancias de pizarras, areniscas y calizas del Carbonífero superior y su altitud aumenta de Norte a Sur. Citaremos entre los más importantes, a los siguientes: en el concejo de Siero, Lamuño (426) y Traspando (465); en Bimenes, la sierra de Llosona (591); en Oviedo, la sierra de Picajo (708); en Mieres, los de Cantorredondo (662), montes de Polio (1.046), Navaliego (1.106), cordal de Lusorio (1.004), Llano la Tabla (752) y Campusas (887). En Langreo, constituidos por Carbonífero superior-Pérmico, los de Peña Pando (478), San Justo (466) y San Tirso (430). En San Martín del Rey Aurelio, Embernal (837) y Cueto Treto (1.096). En Laviana, cordal de los Argayados. En Caso, sierra de Trapa (1.133) y Llomba Berruga (1.058); en Lena, el cordal de los Llanos (1.376), Peña Caballo (1.328), Brañavalera (1.482), cordal de Lena (1.395), cordal de Carrocedo (2.020) y sierra de los Pasos de Arbas (2.035). En Aller, cordal de Murias y Santibáñez (1.328), peñas de Cuaña (2.031), y Collaona (2.040).

 

¿Has encontrado lo que buscabas?

 

 

Nos gustaría poder contar con tu colaboración y que te pusieras en contacto con nosotros para hacernos llegar tus ideas y tus propuestas sobre esta página. También nos gustaría que colaboraras con nosotros, es gratis y sin compromiso. Si deseas hacerlo, puedes ponerte en contacto con nosotros mandando un correo e-mail, utilizando para ello la dirección que ves debajo.

Antes de nada, queremos hacer constar, de forma especial, que no somos una consultora ni tampoco tenemos la capacidad para responder a todas las preguntas porque a lo mejor, no podemos dar todas las respuestas.

Esta dirección no se puede copiar con las herramientas habituales porque se trata de una imagen. Para enviar el correo debéis copiar manualmente la dirección en la caja de direcciones de vuestro programa de correo electrónico.

Si lo que deseas es hacer alguna consulta de tipo académico o profesional, puedes intentarlo  a través del nuevo foro, seguro que alguien tiene una buena solución.

Te esperamos.

 

Vuelve pronto, te esperamos